lunes, octubre 25, 2021

Periodistas: criticados, marginados, denunciados…y siempre necesitados

Pordría interesarte...

Una palmadita por nuestro trabajo, de vez en cuando, tampoco viene mal

Aquí hay reconocimiento para todo ser viviente. El coronavirus ha sacado al mismo tiempo el lado más solidario y falso de los españoles; aplausos para todo el mundo desde los balcones con lágrimas en los ojos y un minuto después te cagas en la madre que parió al vecino, o lo que es peor, discutes con un familiar en las malditas redes sociales porque eres de izquierdas y tu primo de derechas o viceversa; luego están los sanitarios, les dices ‘ole y ole’ por su labor ante la pandemia y educadamente les sugieres que se busquen otro sitio donde vivir, porque somos tan analfabetos que pensamos que por saludarlos desde la terraza nos van a pegar el dicho virus.

Joder, si hay reconocimiento hasta para presos como violadores, terroristas…por lo mal que lo están pasando…Bueno, esto último sólo viene de nuestro querido Gobierno, que sigue pensando en ganar el voto fácil a pesar de que España, literalmente, se está hundiendo en la miseria.

Lo dicho, aquí aplausos hasta para la escoria. España se muere, SE MUERE, y nosotros aplaudimos todos los días a las ocho y luego a contar tonterías en Facebook, Twitter, Instagram y la madre que los parió. Que asco de verdad.

Pero en fin, ya puestos, los periodistas, como es mi caso, también podemos exigir un puto minuto de consideración, ¿no?

Lo que viene a partir de ahora va POR los periodistas de verdad, no para las cuatro burras que se ‘forran’ sin ser profesionales de la comunicación, no para los cuatro enchufados que ganan millones de nuestro Gobierno para manipular a la friki-sociedad. Este texto va para los periodistas que se sacaron su carrera y trabajan por una mierda de sueldo; que no tienen horario, que trabajan día sí día también, que no exigen absolutamente nada porque encima tienen que dar gracias por poder escribir para ganar una puta miseria; que no se les reconoce ningún derecho, que no tienen pagas extras, contratos que garantizan un futuro estable, vacaciones…que trabajan una media de 14 horas diarias para ganar un lamentable euro…

Periodistas que trabajan desde su casa, pegados al puñetero móvil e ignorando a la familia, repito, para ganar una MISERIA. Por no hablar de los que están en la calle, poniendo en riesgo su salud para informar a la sociedad de la bazofia que quiere nuestro Gobierno y la oposición. Sí, la oposición, porque en este artículo no se libra ni DIOS, literalmente.

Periodistas que se levantan todos los días con el corazón a mil por hora, porque hay que publicar, y hay que ser el primero paras ganar unos cuantos ‘likes’ y así hacer que tus ingresos suban VEINTE CÉNTIMOS…

¿Nadie se ha fijado en esto, verdad? Pues este es el día a día de la gran mayoría de periodistas…y ¿cuál es nuestra recompensa? Ninguna.

Los que te quieren y apoyan te mandan un mensaje diciendo «bien escrito, enhorabuena» tampoco pueden hacer mucho más la verdad. Intentan animarte cuando en el fondo piensan que te equivocaste de profesión..y vaya si te equivocaste. El resto de la plebe, si le gusta tu noticia, entonces aplauden la información y el contenido de lo que publicas, si nos les gusta, la culpa es del periodista y viene así la retahíla de calificativos; manipulador, fascista, perroflauta (soy un periodista de derechas, pero hablo en términos generales. Repito, en este artículo no me voy a casar con nadie).

Todos los días te llegan mensajes tan ‘maravillosos’ como «dais asco, eso es mentira, eso es un bulo…queréis crear alarma social para forraros…» ¿Forrarnos?…

Os voy a contar, ahora sí hablo de mí, lo que puedo ganar por publicar una noticia que se haga viral a nivel nacional; prácticamente nada…NADA…así que dejen de decir chorradas. Por norma general, el buen periodista que no está al servicio de los poderosos o tiene una flor en el culo, no puede vivir de esta profesión. Una licenciatura de muchas horas de estudio y en la que hay que estar cualificado en muchos ámbitos para trabajar y nuestra recompensa es nula…Así que no se quejen tanto aquellos que el día uno de cada mes ingresan ‘algo’ porque muchos no ingresamos absolutamente nada y, tal vez, merecemos más que la mayoría.

Por cierto, no puedo olvidar otros mensajes tan ‘bonitos’ que nos pueden mandar nuestros queridos ‘admiradores’, como «ojalá te mueras, te voy a matar a tí y a tu hijo…» y mil burradas más.

Ah, luego están las denuncias. Intentas, casi siempre, hacer un bien social y encima te ganas un ‘jamón’ que viene como notificación y que te puede arruinar la vida. Te juzgan como si fueses tú el culpable, cuando lo único que has hecho es informar de la escoria que vive y se beneficia, que es mucha, de la población.

Así que, si no es mucha molestia, dediquen un aplauso, sólo uno, a todos esos profesionales de la comunicación, que se están dejando la vida para informar al pueblo español y que son considerados siempre la última mierda.

cuartaedicion.com cambia su línea de publicación

Como el periódico es de servidor y puedo hacer lo que me plazca, ya que no tengo subvención ni sobre bajo mano de nadie (ya me gustaría), la línea editorial de cuartaedicion.com va a cambiar de manera drástica.

A mis queridos lectores, a los que les doy mil gracias, les invito a que sigan a otros periódicos en lo que se refiere a información diaria. Esta web no tiene los medios suficientes para seguir el trabajo de 24 horas pegado a la pantalla y no puedo dejarme la vida, como estoy haciendo hasta ahora, para ganar 50 céntimos al día.

Eso no quiere decir que cuartaedicion.com cierre la persiana, ni mucho menos. Pero, de momento, y hasta que los acontecimientos no cambien, el periódico publicará lo justo y necesario. Información que nadie quiere sacar a la luz por miedo al qué dirán. Un punto de vista más directo y sin pelos en la lengua. Un punto de vista al servicio de la justicia y que no dejará a nadie indiferente.

Al mismo tiempo, invito a todo aquel que quiera a escribir artículos de opinión. Aquí la censura no existe y será un placer dar voz a toda persona que así lo que quiera o necesite.

Me despido hasta mañana. Repito, este periódico continuará diariamente informando, pero centrará su contenido en menos noticias y opiniones pero que harán temblar a más de uno y de dos. Espero que quede entendido que no es por dinero (ojala). Seguiré informando porque disfruto haciendo ‘daño’ al que se lo merece y porque me encantan que critiquen mi manera de escribir cuando digo verdades como templos.

Si quieres puedes invitarnos a un café y así ayudarnos a mantener el periódico aquí:

Últimos artículos