martes, octubre 20, 2020

Desgarrador: «Puse una almohada en la cabeza de mi hijo y apreté quince minutos sin parar»

Pordría interesarte...

Coronavirus: 399 muertes en las últimas 24 horas

España, por primera vez desde marzo, baja de la cifra de 400 los fallecidos diarios. El número de contagios ya supera los...

Trump y su esposa, positivos por coronavirus

Pocas horas después de que se confirmase el contagio de su asistente principal Confirmado. Aquí no se salva ni...

El negocio de las pateras: Mientras que el Gobierno mira para otro lado y la Cruz Roja saca pecho, policías e inmigrantes son tratados...

Lamentables condiciones de higiene y seguridad en el recinto de Escombreras de Cartagena La situación es Escombreras es lamentable....

Abascal sobre el recorrido de la denuncia del PSOE: «5 kilómetros, los que hay desde Fiscalía hasta Moncloa

El líder de Vox ve absurda la denuncia puesta por los socialistas por delitos de odio, injurias y calumnias

Un futbolista de Turquía confiesa ser el responsable de la muerte de su propio hijo de 5 años cuando todo hacía indicar que el fallecimiento había sido a causa del coronavirus

Dramáticos hechos ocurridos en Turquía. Un futbolista, Cevher Toktas, del equipo Bursa Yildirim Spor, mata a su propio hijo «porque no lo quería desde el día en que nació».

Así de rotundo se mostró este animal que pasará, si la Justicia actúa como es debido, el resto de su vida entre rejas.

Cevher Toktas confesó al final. El 23 de abril su hijo ingresó en el hospital de la ciudad turca con fiebres altas y síntomas que hacían indicar que el pequeño estaba contagiado por coronavirus.

Horas más tarde, el propio ‘asesino’ llamó a los médicos informando de que su hijo tenía problemas respiratorios, siendo ingresado rápidamente en la unidad de cuidados intensivos. Pero ya era tarde. El niño había muerto.

Los días pasaron y el futbolista llamó a la policía para relatar con pelos y señales la atrocidad que había cometido. «Puse una almohada en la cabeza de mi hijo, que estaba bocas arriba, y la apreté durante quince minutos sin parar. Al principio mi hijo se resistió pero dejó de moverse y entonces retiré la almohada y llamé a los médicos para que no sospechasen nada», señaló para sorpresa y estupor de los agentes.

Luego añadió que «nunca lo quise. Desde el momento que nació no lo quise. No se por qué. La única razón de matarlo fue esa, que no lo quería. No tengo ningún problema mental», terminó de decir.

Lógicamente, la dramática historia es tan surrealista que las autoridades están investigando, pero todo hace indicar que la vida de este personaje será a partir de ahora entre rejas hasta que eche su último suspiro.

Si quieres puedes invitarnos a un café y así ayudarnos a mantener el periódico aquí:

Últimos artículos

Encuentran muestras vivas de coronavirus en paquetes de congelados

Podría usar los productos refrigerados como portadores Lo que faltaba. Cada día se descubre algo nuevo sobre este misterioso...

Sociedad del futuro: «Mi hija tiene once años y no sabe ni multiplicar»

Niños cada vez más ineptos por culpa del nuevo sistema educativo; ni notas ni deberes Una sociedad de futuro...

¡Viva el vino y las mujeres!

Artículo de opinión de Carlos José Márquez Sánchez Nuestro genial y eterno Manolo Escobar con esta famosa canción que...