miércoles, abril 14, 2021

El Gobierno enseña el camino a las pateras y Cartagena sufre las consecuencias

Pordría interesarte...

¿Si pedir que se regule la migración, y solo se acepten aquellos que vengan con contrato de trabajo a nuestro país, es de ser racista? Yo lo soy. De todos es sabido la falta de mano de obra en el campo y en otros sectores que por desgracia no quieren los españoles (como nos
pasó a nosotros con Francia y Alemania en otros tiempos) aquí se les recibirían con agrado y pasarían a tener trabajo e integrarse en la sociedad y cotizar como lo hacemos los propios, así seguro que les solucionaríamos la vida a miles de migrantes que no pueden vivir en sus países, bien por las guerras interminables o el odio entre etnias.

Ahora bien, haciendo llamada desde España a todo aquel que coja una patera e intente llegar a nuestras costas ofreciéndoles ropa, comida, hotel o residencia, y un sueldo fijo –sin trabajar— entiendo que sean capaces de jugarse la vida por llegar a “la Tierra Prometida”. Esto es lo que el actual gobierno vende como solidaridad y amor al prójimo, eso sí, al que venga de fuera, que inmediatamente se le pueda fijar residencia donde sea, para que pueda ejercer el derecho a voto, teniendo claro que ese gasto que se produce no sale de los bolsillos de los “Srs. Pedro & Pablo”, sino de los impuestos que pagamos todos los españoles y que miles de ellos están en la indigencia más absoluta y no se les trata igual que a los extranjeros, da la sensación, que a nuestro gobierno le importamos muy poco. Navegando un poco por nuestra historia, no me extrañaría que se volviera a las Cartillas de Racionamiento de aquellos
años en la que el gobierno lo controlaba absolutamente todo. Sin duda creo que estoy exagerando, pero visto la forma a donde nos quiere llevar este gobierno, que todo apunta aun proyecto muy claro, implantar una dictadura totalmente intervencionista, me lo puedo
esperar todo; ojalá y eso no volviera a suceder jamás, pero mucho me temo que dependerá de la reacción Pueblo Español.

Les voy a hablar de casos concretos que están sucediendo en Cartagena y que hemos podido contrastar. Siguen llegando a la costa cartagenera pateras arribando incluso con personas portadoras del “Coronavirus”. Lean Vds. y entenderán porque arriesgan sus vidas: Se les recoge del mar, se le dan víveres, mantas y demás objetos para salir del estrés, se les hace un reconocimiento e inmediatamente se les da asilo, ropa, ubicación y sueldo. Puesto al habla con la dirección del Hotel Manolo, me confirman que de la última patera un grupo de 40 personas ocupan sendas habitaciones donde pueden utilizar los servicios con que está dotada
cada habitación, baño, TV, radio, ropa de cama que se le cambia a diario y se les sirve, desayuno, comida y cena todos los días en la propia habitación. ¡¡Díganme Vds. si esto no es una llamada al “Paraíso”!!. Sabemos de fuentes totalmente fiables que los miserables especuladores que se enriquecen con estos embarques están haciendo una campaña en todos estos países donde están pasando calamidades para seguir haciendo su agosto y haciéndole el
juego a nuestro Gobierno.

Quede claro, que no digo de abandonarlos en alta mar, solo que llegará un momento, dado la magnitud de la respuesta a la llamada desde España, que se hará insostenible, ¿No creen Vds. que sería mejor regularlo y hacer una llamada justa a aquellos que quieran venir a rehacer su vida en nuestro país y poder hacerlo con todos sus derechos y también sus obligaciones?. Se eliminarían a los malditos especuladores, se solucionaría el problema del campo y cotizarían como cualquier trabajador a la sociedad que les ha dado esa oportunidad de cambiar su vida. Así sucedió a un gran número de emigrantes españoles, que unos quedaron a vivir en esos países y otros cuando tuvieron posibilidad de volver a España, así lo hicieron.

Si quieres puedes invitarnos a un café y así ayudarnos a mantener el periódico aquí:

Últimos artículos