jueves, agosto 5, 2021

VOX exige que se cumpla la ley y se retire toda la simbología LGTBI de espacios públicos como bancos o pancartas

Pordría interesarte...

Pepe Gosálbez: «Supone una privatización de ese espacio público, representado una opción excluyente y electoralista»

El portavoz del Grupo Municipal VOX, Pepe Gosálbez, ha presentado una moción al Pleno del Ayuntamiento en la que pide que se aplique la doctrina del Tribunal Supremo sobre la neutralidad de las Administraciones, y exige que retire la simbología no oficial del exterior de los edificios y espacios públicos, como las pancartas o la pintura de los bancos con los colores LGTBI.

Para Pepe Gosálbez, “el empleo por parte del Ayuntamiento de Valencia de simbología que constituye una reivindicación de una parte de los ciudadanos, haciendo uso y exhibición de ello mediante su colocación en el espacio público de uso común como el mobiliario urbano, en especial pintada de banco, supone una privatización de ese espacio público, representando una opción excluyente y electoralista”.

El Grupo político ha recurrido al Tribunal Supremo, que en mayo de 2020 (Sentencia 1163/2020 de 26/05/2020), señaló que “no resulta compatible con el marco constitucional y legal vigente y, en particular, con el deber de objetividad y neutralidad de las Administraciones Públicas, la utilización, incluso ocasional, de banderas no oficiales en el exterior de los edificios y espacios públicos”, aunque estén colgadas con la bandera de España y otras banderas oficiales.

VOX ha solicitado expresamente en la moción la retirada de los colores LGTBI de los bancos situados en plazas y calles de Valencia, ya que “vulnera los principios de objetividad y neutralidad institucional”, basándose en la sentencia 579/2018 de la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña.

El Grupo Municipal ha recalcado que “no se niega que la bandera y simbología LGTBI constituye un símbolo para una parte de los ciudadanos, pero carece de reconocimiento legal válido como símbolo oficial en ninguna administración territorial y por tanto sólo puede ser calificado de parcial y electoralista en cuanto que, asociado a una parte de los ciudadanos identificados con dicha bandera no oficial, no es representativa de la mayoría de los ciudadanos que no pertenecen a ese colectivo o no se alinean con dicha opción”.

El portavoz ha dejado clara la postura de VOX sobre el uso político de estas cuestiones: “En todos los partidos políticos hay gente de distintas tendencias sexuales, homosexuales o heterosexuales. Pero la condición sexual no debería tener ninguna relación con la toma de decisiones políticas. En VOX no nos metemos en la cama de nadie, y entendemos que el lobby LGTB no representa el sentir de todos los homosexuales, ni siquiera de una mayoría. Creemos que este lobby busca imponer su ideología a toda la sociedad. El que quiera exhibir sus pancartas que lo haga como todos, en lugares privados como balcones, ventanas, etc”.

En su iniciativa, VOX ha defendido también el fin de las subvenciones públicas a asociaciones y organizaciones de proselitismo ideológicos, que dichas asociaciones se mantengan con las aportaciones de sus afiliados y simpatizantes, y abogan por una auditoría de la totalidad de las subvenciones otorgadas en los últimos cuatro años y una exigencia de responsabilidades en caso de uso indebido.

Si quieres puedes invitarnos a un café y así ayudarnos a mantener el periódico aquí:

Últimos artículos