jueves, octubre 28, 2021

Los manteros, un virus permanente para los comerciantes de La Manga

Pordría interesarte...

Las autoridades no castigan a estos ‘delincuentes’ que se pasean por las playas con total impunidad

La gran mayoría de los comerciantes de La Manga están sufriendo lo indecible para sacar adelante su negocio. El maldito coronavirus está haciendo mella en un negocio que ya de por sí año tras año sufre.

Ya no está esa alegría del turista para comprar sin reparos y encima ahora te encuentras a esos vendedores ambulantes ilegales a cada paso que das. Un mantero cada veinte metros que te ofrece productos falsificados de todo lo que te puedes imaginar, haciendo competencia ilegal y desleal al pequeño y mediano comerciante que vive de ésto y hace su agosto en estas fechas en La Manga.

Son muchas las quejas de estos comerciantes que les espera un invierno muy duro, ya que han sido completamente olvidados y no están sacando el rendimiento esperado al negocio. Quejas y frustación, ya que saben que no van a conseguir nada.

Frustación que se transforma en menos puestos de empleo y más crisis para un sector ya de por sí muy tocado y todo por la incompetencia de nuestro Gobierno, que ha vuelto a mirar para otro lado ante un problema de fácil solución pero que no interesa abordar; ya saben, los inmigrantes ilegales y sus chanchullos.

Las autoridades no hacen nada por perseguir a estos delincuentes que cometen numerosas irregularidades que pueden ser castigadas.

Parece importar bien poco a los ‘poderosos’ que las personas que cumplen con la Ley y tienen en regla todos sus permisos no puedan sacar adelante su negocio, y por tanto a su familia, por culpa de estos manteros que infectan las playas de La Manga con sus productos falsos. Sin permisos y haciendo negocio a base de vender mercancía ilegal de todo tipo. Dinero que no declararán lógicamente. Dinero en negro. Dinero que va a parar en muchos casos a la financiación del terrorismo islámico.

Estas mafias lo controlan todo ya. Tenemos las playas de la Trimilenaria llenas de estos ilegales que ofrecen sus productos falsos, que en muchas ocasiones suponen un riesgo para la salud, ya que no pasan ningún tipo de control y ahora encima con lo del coronavirus…

Pero no se hace nada. El Gobierno no hace nada para frenar esta injusticia. ¿Por qué?

Sólo hay que darse una vuelta por nuestras maravillosas playas para comprobar de lo que hablamos. Cada veinte metros te encuentras a un mantero que te vende todo lo que te puedas imaginar, de manera ilegal y perjudicando seriamente el futuro de La Manga. A veces, hasta montan su ‘chirinquito’ en plena arena, a la vista de todo el mundo (como se puede apreciar en la imagen principal de la noticia).

Todo el mundo saben dónde operan estas mafias, pero nadie hace nada al respecto.

Toallas, zapatos, deportivas, relojes, altavoces, comida…todo lo que se puedan imaginar venden estos puestos ambulantes ilegales, quitando ventas a los comerciantes que pagan sus impuestos y provocando al mismo tiempo despidos de dependientes y cierres de establecimientos.

¿Y dónde está la Policía Local? Ni está ni se les espera. No hay agentes. Están controlando la llegada de pateras y los patéticos botellones…¿Y la Guardia Civil? Más de lo mismo. No hay nadie para acabar con esta mafia.

¿Y dónde están los responsables de acabar con este problema? De vacaciones. En las playas y tal vez comprando algo a estos manteros. LAMENTABLE.

Infracciones administrativas por venta ambulante sin licencia municipal, infracciones penales por delitos contra la propiedad industrial, infracciones sanitarias por la venta de productos de alimentación sin control sanitario y sin estar autorizado para la manipulación de alimentos.

Tenemos una crisis sanitaria y económica sin precedentes y las autoridades miran para otro lado. Luego, frikis, no echen las culpas a cuartaedicion.com por publicar el nombre de un establecimiento donde hubo relación con el coronavirus. No nos tachen de querer hundir negocios. Aquí tienen los culpables, con nombres y apellidos.

Si quieres puedes invitarnos a un café y así ayudarnos a mantener el periódico aquí:

Últimos artículos