domingo, mayo 16, 2021

Mensaje para los ‘papis’ y mamis’ modernos; menos redes sociales para sus hijos y más fomentar el diálogo y el deporte

Pordría interesarte...

Jóvenes cada vez más obesos, incultos y gandules. La sociedad de futuro que quieren imponer los que nos gobiernan

Malditas redes sociales. Y no se justifiquen en el patético coronavirus, que ésto viene de antes.

Un periódico, una bolsa y una alcantarilla…ya tenías la pelota y las porterías de fútbol. Ahora tienen en urbanizaciones mini-campos de fútbol privados, porterías con ¡redes!, balones de marca, equipaciones profesionales…y si no baja el papá a la pista, no hay quien la pise. Que triste.

¿Qué está pasando con la juventud? No me critiquen por lo que voy a escribir a continuación. Bueno sí, me la trae al pairo lo que me digan. Es lo que veo en las calles y nadie me lo puede negar. Dicho esto…

Llevo tiempo analizando a los niños de hoy en día (la gran mayoría). Jóvenes cada vez más inútiles, sin educación, sin modales, cada vez más gordos e incultos. Lo siento…es así.

¿Por qué? Muy simple. Los papis y mamis modernos, ocupados en sus trabajos y demás, no tienen tiempo para sus hijos y van a lo fácil; toma móvil, ordenador, tablets, videoconsola y lo que quieras. Enciérrate en tu cuarto y no me des el coñazo.

Lo que están consiguiendo con ello es crear monstruos que no saben ni articular dos palabras. Analfabetos e incultos (ya que los colegios de hoy poco ayudan a mejorar este grave problema) que no saben ni saludar. El buenos días ya no existe. Y si te dicen hola, ni te miran a la cara, ya que van con su puñetero teléfono móvil viendo tonterías. Eso si hablamos de la educación, que ya brilla por su ausencia, pero hay cosas más sorprendentes.

Ya no saben ni jugar. Se ponen delante de una pantalla a ver jugar a otros. Es triste pero es así. Se acabó el fútbol, el escondite, la pillá…se acabó el hacer ejercicio. Campos de deportes vacíos mientras que el futuro de la sociedad se encadena en sus cuartos móvil y ordenador en mano.

Tampoco hay la comunicación y las charlas de antes. Sólo conversaciones frías sobre juegos absurdos de matanzas y el…¿tic toc?…se dice así, ¿no? Perdonen pero no he visto cosa más absurda que eso. Hay que ser muy imbécil para hacer un tic toc cuando puedes estar en la calle jugando con amigos a lo que sea.

La falta de comunicación lleva lógicamente a la escasez de amistades de verdad. Fíjense hasta que punto se ha perdido la empatía hoy en día que, si un ‘colega’ tuyo se pelea, no vas a defenderlo como antaño. Ahora sacas el móvil y grabas la paliza que le meten para subirlo a las redes sociales y ganarte unos likes. Que duro y que triste. Que poco inteligentes la verdad.

Nivel cultural alarmantemente bajo

Son muchos ya los que se quejan de la incultura de los niños de hoy en día. El colegio, repito, no enseña como antes (no enseña casi nada todo sea dicho. Van a tener quince años y van a estar todavía multiplicando en la escuela) y la falta de comunicación en casa no ayuda tampoco. Ya no se ve la televisión en familia. No se atiende a los telediarios. No hay juegos de mesa educativos en los armarios de casa (y si los hay están todavía con el precinto sin quitar). Cada uno está en su cuarto chateando y haciendo el moñas. Los jóvenes de ahora quieren ser influencer, youtuber…no se si lo he escrito bien, pero tampoco me voy a molestar en buscar la manera correcta. Me la suda. Menuda carrera les espera.

Sedentarismo puro y duro. Niños cada vez más gordo porque su vida consiste en esclafarse en un sofá y darle a los dedos con las redes sociales de fondo.

Repito, no me hablen de confinamiento y demás. Ésto viene de antaño.

Y este es el futuro de los españoles queridos lectores; gente analfabeta y manejable (me juego lo que quieran a que la gran mayoría de adolescentes de hoy en día les hacen unas veinte preguntas de cultura general básica y no aciertan ni la mitad).

Jóvenes que se contentarán con ‘la paguita mínima vital’ de 400 euros para no dar palo al agua y decir sí a todo lo que los poderosos digan. Les importará un bledo lo que pase en el mundo. Teniendo sus redes sociales estarán satisfechos y plenos. Y ese es uno de los mayores problemas; los políticos de hoy en día están idiotizando el voto del futuro, comprando su gandulería por unos míseros euros.

Acaben con esta situación padres y madres ‘modernos’. Están a tiempo y sus hijos se lo agradecerán. Y sus nietos, si los tienen, porque a este paso…más todavía.

Por cierto, perdonen si no he dicho niños y niñas y niñes y niñus…ni nietos, nietas, nietes..y demás gilipolleces. Esas tonterías del lenguaje inclusivo las dejo para los centros educativos, que para esas bobadas sí tienen tiempo. Para eso y para condicionar la vida sexual de los niños del futuro.

Si quieres puedes invitarnos a un café y así ayudarnos a mantener el periódico aquí:

Últimos artículos