martes, noviembre 30, 2021

Anciana con grave herida en la cara y cita para atención presencial no es atendida porque su doctora está de vacaciones

Pordría interesarte...

Ocurrió en un centro de salud de Cartagena. Lleva desde principio de año con una lesión que no mejora y el médico sustituto no se dignó ni a mirarla

De verdad que a veces pasan cosas de los más surrealistas. Y siempre pagan los mismos por desgracia.

Una mujer de Cartagena, de 80 de años, con cita desde hace diez días en su centro de salud (no podemos decir el nombre porque la familia tiene miedo a represalias) para atención presencial, queda literalmente ignorada. Acude a su cita, con el esfuerzo que ello le conlleva ya que tiene 80 años y con los tiempos que corren…y cuando llega al centro sanitario, el médico, sin mirarla a la cara, le dice que se vaya y le da cita para dentro de otros siete días para que la vea así su doctora habitual, que llegaba al día siguiente de vacaciones.

¿Lo ven lógico? Pues ha sucedido aquí, en Cartagena.

«Mi madre, que ya es mayor, tenía su cita para que le viesen una herida ‘fea’ en la cara. La sorpresa es que cuando llega, el médico sustituto, ya que su doctora habitual está de vacaciones, le dice que le da cita para dentro de una semana, que ya estará de vuelta su doctora», señaló la hija de la afectada.

La anciana, sorprendida, le comentó al sustituto que al menos le mirase la herida, ya que ésta no mejoraba y llevaba así desde principios de año. Para eso es médico. Pero éste, con pocos modales, se negó. «Le dijo a mi madre que no se bajase la mascarilla. Ella le dijo que era para que viese la herida, pero nada. Ni la miró. Ya se encargaría de eso su doctora la semana que viene», afirmó.

Entonces, ¿para qué le dan la cita si saben que no van a verla? Esta mujer, repetimos, tiene 80 años y dificultades para desplazarse. Es absurdo hacer que salga de casa para NADA.

Además, una mujer de esas edad, con una herida en la cara desde principios de año que no mejora, es para que fuese atendida, fuese su médico u otro cualquiera.

«Es que mi madre lleva mal muchos meses. Tendría que verla, ya que además está con medicamentos por una lumbalgia que hacen que le suba el azúcar. Tendrían que verla, aunque fuese otro médico. ¿Para eso está ahí, no? Una segunda opinión no viene mal», apuntó.

Sorprendente la verdad. Luego vienen las madres mías si pasa una desgracia. Y se preguntarán por qué. Pues aquí tienen un claro ejemplo.

La pobre señora, con mucho esfuerzo, tuvo que abandonar el centro de salud sin ser atendida, a pesar de que tenía cita de atención presencial. Se fue con su herida y sin soluciones. Ahora a esperar otros ocho días sin saber cómo está su lesión que no mejora absolutamente nada.

¿Falta personal cualificado?, ¿Saturación por el covid? Que pongan remedio los máximos responsables. Para eso se les paga. Tenemos un hospital muy hermoso muerto de risa y mucha gente cualificada con ganas de trabajar.

Lo que es realmente lamentable es que siempre salgan perdiendo los mismos; nuestros ancianos.

Si quieres puedes invitarnos a un café y así ayudarnos a mantener el periódico aquí:

Últimos artículos