domingo, julio 25, 2021

Coronavirus en la CARM: Toque de queda y reducción del aforo de restaurantes y bares

Pordría interesarte...

Prohibido comer y beber en espacios públicos

Aprobado el nuevo estado de alarma en toda España y con la Región de Murcia como una de las comunidades donde más daño está haciendo el misterioso virus, Salud decreta nuevas medidas severas para frenar la pandemia.

La idea es muy clara; encerrar a todas las personas y evitar en lo posible cualquier contacto social. Sorprendente la verdad, cuando no tienen ni idea, todavía, de cómo funciona el coronavirus.

Entre las medidas destaca especialmente el toque de queda. La CARM, salvo excepciones, estará desierta de 23.00 horas a 6.00 horas, manteniendo así el horario fijado por Pedro Sánchez.

La idea es acabar de una vez por todas con los botellones y las fiestas nocturnas de los ineptos jóvenes.

Se levanta, eso sí, las restricciones en las terrazas. Podrán ocuparse al 100% pero no se puede comer y beber en espacios públicos. Es decir, trozo de tortilla a la boca, trago de cerveza y rápidamente la mascarilla. RIDÍCULO.

Las visitas en los centros de mayores y en las viviendas tuteladas estarán restringidas salvo supuestos excepcionales. Los centros sociales y los centros de día permanecerán cerrados, ofreciendo estos últimos atención telemática.

La práctica del deporte al aire libre será permitida, pero se suspende toda actividad de eventos deportivos no profesionales. Lógicamente, con el futbol profesional no se meten porque deja mucha ‘pasta’.

De momento, no se limitará la libre circulación entre comunidades, que dependerá también de la decisión tomada por otras comunidades claro está.

No se podrán instalar más del 75% de los puestos en mercadillos y se reduce el aforo a la mitad en establecimientos minoristas.

En definitiva, vuelto, más o menos, al fatídico mes de marzo. Una muestra más de la ineptitud de nuestro Gobierno y supuestos expertos.

Llegaron tarde al comienzo de la pandemia, permitiendo actos multitudinarios por intereses económicos para luego confinarnos absurdamente como animales.

Más tarde, después de una tregua, nos dieron demasiadas libertades, especialmente a los jóvenes sin dos dedos de frente, permitiendo actos suicidas en favor del coronavirus y ahora, otra vez, nos encierran.

Una muestra más de lo poco que conocen a este misterioso virus, que terminará por hundir España en muchos aspectos.

Bienvenidos a la dictadura del coronavirus.

Si quieres puedes invitarnos a un café y así ayudarnos a mantener el periódico aquí:

Últimos artículos