martes, noviembre 30, 2021

Familia denuncia a su hijo por Okupa en Sevilla

Pordría interesarte...

El ‘inquilino’ aprovechó la muerte reciente de sus abuelos para colarse en la vivienda junto a un grupo de ‘delincuentes’

Ver para creer. Una familia de Sevilla ha denunciado a su propio hijo por okupa, pero la Policía no puede detenerlo ni desalojarlo.

Los hechos fueron denunciados el 30 de abril de 2020, cuando una vecina de Sevilla, concretamente de la localidad de San Jerónimo, avisó a los dueños de la vivienda de que su casa había sido forzada y se había metido gente.

Rápidamente la familia afectada se personó allí con la Policía Nacional y la sorpresa fue que el okupa era el hijo y sobrino de los propietarios. La casa okupada era de los abuelos de éste, fallecidos recientemente.

Como el abuelo falleció en fechas cercanas al confinamiento, los hijos y dueños de la vivienda no habían realizado ningún trámite de partición de herencia ni adjudicación del piso, que se había quedado por tanto vacío.

El okupa, nieto de los propietarios e hijo y sobrino de los nuevos dueños de la vivienda, aprovechó la situación para colarse pues ya estaba empadronado allí.

Se había empadronado porque había estado diez años en prisión y necesitaba un domicilio a efectos del tercer grado, pero no había fijado allí su residencia habitual, sino que entraba y salía (de hecho, no se encontraba en la casa viviendo cuando murió su abuelo, por eso tuvo que forzar la cerradura).

Imagen de lugar por donde se colaron en la vivienda

Hay grabaciones que demuestran cómo forzaron la cerradura de la vivienda, ya que los dueños de la casa pusieron cámaras para controlar a sus padres cuando éstos no podían estar allí cuidándolos. Desde dichas grabaciones se puede comprobar como un individuo, amigo del hijo, entra en el piso y fuerza la cerradura desde dentro y permite la entrada a otros individuos al domicilio. Al parecer, delincuentes conocidos de la zona.

Pero lo mejor está por llegar…

Los okupas cambian la cerradura de la vivienda pero conocen que la familia y la Policía Nacional va de camino a la casa, por lo que deciden abandonarla, dejando sólo al hijo de los denunciantes.

La Policía, al llegar y ver que el okupa tiene llaves de la vivienda porque ha cambiado la cerradura y para más inri está empadronado allí, pues no puede detener ni desalojar a nadie.

Ahora la familia tiene que esperar a la vista de mayo del 2021 para proceder al desalojo. Tiene que esperar un año…

«Es un caso muy particular porque la Justicia, aunque se expresaran estas circunstancias, ha decidido poner todo en tela de juicio. La propia madre del okupa lo ha denunciado y sin embargo la Justicia cree que es asunto familiar y no ha querido echarlo por el procedimiento exprés, sino que les hace ir a juicio en mayo del 2021, además de tener que pagar la luz y agua. Ojo, como si tuvieran una mansión de cinco plantas con cuatro piscinas», señaló el abogado de la familia, Cayetano Gil, a cuartaedicion.com

Otro lamentable hecho de cómo funciona la justicia en este país, donde el delincuente siempre tiene las de ganar ante las familias honradas. En este caso, aunque sea el propio hijo.

Si quieres puedes invitarnos a un café y así ayudarnos a mantener el periódico aquí:

Últimos artículos