jueves, noviembre 26, 2020

Menores delincuentes: Un grupo armado con navajas siembra el pánico en Espinardo y Guadalupe

Pordría interesarte...

Llega el fin de semana y ya están las pateras saludando a Cartagena

48 argelinos, muy sanos, esperan en Escombreras su prueba PCR Se acerca el fin de semana, se acercan las...

Coronavirus en la CARM: Prohibidas las reuniones de más de seis personas

Bodas, comuniones y bautizos, no más de treinta invitados La situación en la CARM con el coronavirus es más...

VOX Cartagena señala la inoperancia y el ninguneo del Gobierno ante un problema crucial como es la salud de los habitantes de la Aljorra

Presionarán para realizar un estudio epidemiológico y análisis de Bisfenol A en la sangre de los vecinos del municipio

Denuncian que el Gobierno confisca material hospitalario

Artículo de opinión de Elena González ¿EL GOBIERNO CONFISCA MATERIAL, SUPUESTAMENTE, PARA NO AYUDAR A LOS HOSPITALES?

La Policía no puede detenerlos porque son inimputables

¿Cuándo cambiarán las leyes? ¿Les preocupa el coronavirus? Ésta es la peor pandemia.

Un grupo de menores tiene atemorizado a vecinos de Espinardo y Guadalupe (Murcia).

Armados hasta los dientes (navajas, bates, puños americanos) son los principales protagonistas de los últimos robos cometidos en los pueblos murcianos.

Sus víctima suelen ser menores de edad también. Les intimidan, amenazan e incluso golpean con violencia para robar todo lo que puedan; dinero, teléfonos móviles, bicicletas.

Son un grupo de delincuentes que reside en Espinardo, pero también se mueven por localidades cercanas como Guadalupe. Todo el mundo sabe quiénes son, con nombres y apellidos. Hasta la Policía conoce perfectamente las caras de estos despojos de la sociedad, pero no pueden hacer nada. Están atados de pies y manos porque son menores y por tanto, inimputables.

Vecinos de la localidad llevan años luchando contra estos ‘animales’. Anteriormente se dedicaban a romper lunas de los coches con barras de hierro, pero con el paso de los años sus fechorías son cada vez más alarmantes.

Recordar que en este patético país la mayoría de edad penal es de 18. Con 14 años también se puede exigir responsabilidades, pero con menos hay que buscar soluciones en el ámbito familiar y educativo. Es decir, NADA.

Estos delincuentes comenzaron a dar rienda suelta a su salvajismo siendo unos niños, pero como la Ley los protege siguen campando a sus anchas.

Lo próximo, seguramente, una violación o asesinato. Entonces exigiremos explicaciones y comenzarán las lamentaciones.

Si quieres puedes invitarnos a un café y así ayudarnos a mantener el periódico aquí:

Últimos artículos

El mantenimiento de los 6.000 inmigrantes que hay en Canarias cuesta 300.000 mil euros al día

Baja alarmantemente el turismo en las Islas y los hosteleros temen por la mala imagen que están dando al mundo

Gatos, ratas y gastos

Artículo de opinión de Carlos José Márquez Es cierto que nuestro cartagenero ayuntamiento tiene historia, y mucha y esta...

Irene Montero despilfarró 22.000 euros en ‘maquillar’ el jardín del Instituto de la Mujer

El Ejecutivo excusa tal disparate ante el ataque de Vox señalando que "es necesario conservar las zonas verdes en perfecto estado botánico...