martes, agosto 3, 2021

Sociedad del futuro: «Mi hija tiene once años y no sabe ni multiplicar»

Pordría interesarte...

Niños cada vez más ineptos por culpa del nuevo sistema educativo; ni notas ni deberes

Una sociedad de futuro aborregada. Eso es lo que busca el nuevo Gobierno. Una sociedad de inútiles fáciles de guiar.

‘Que pasen de curso con todo suspenso’…eso es lo que quiere inculcar el ministerio de Educación, y aquí tienen un claro ejemplo de cómo lo van a conseguir.

Estamos en Cartagena, concretamente en el colegio Feliciano Sánchez Saura de Barrio Peral, dependiente de la Consejería de Educación, Formación y Empleo de la Región de Murcia, que educa a alumnos y alumnas de Educación Infantil y Primaria.

Varios padres del centro se han puesto en contacto con cuartaedicion.com para informar de cómo se las gastan en este colegio de la Trimilenaria. Y, la verdad, es preocupante lo que quieren hacer, según informan los que han contactado con el periódico.

«Mi hija tiene once años y no sabe multiplicar y dividir. Los críos no aprenden. No hacen nada. Ni deberes. No hay notas. Todo se hace por objetivos. Dan los temas de 9 a 11 horas y el resto de tiempo es libre. Ala, dos horas y luego a jugar. Está claro que pasan de curso sin saber nada y a mí me preocupa», señaló una madre al periódico.

No saben multiplicar con once años. No hay notas. Sólo objetivos y pasan de curso sin saber nada. Y Educación también informa ahora de que pueden pasar de curso con ‘mil’ suspensos…un claro ejemplo de la sociedad que quiere este Gobierno para el futuro; una sociedad de analfabetos, con perdón. Una sociedad fácil de comprar y con un pensamiento único e inculcado. PREOCUPANTE.

Al margen de ello, casualmente, el alumnado de este colegio es la gran mayoría marroquí. «La mitad de los alumnos que empezaron con mi hijos se han ido. Han tenido la suerte de poder colocar a sus niños en otros centros, pero los que no tenemos más opciones, pues tenemos que fastidiarnos», señaló la madre.

Ojo, no se han ido porque la gran mayoría de alumnos del centro público ahora sean inmigrantes (las actas son expuestas en castellano y marroquí y hay grupos de estudios dentro del centro que son enteramente marroquí), aunque tampoco ayuda «ya que retrasan el poco nivel de enseñanza que hay. Si hasta meten en la misma aula a chicos de cuarto, quinto y sexto de primaria…la verdad, no se qué van a aprender así».

Sistema de seguridad cuestionable

Otra cuestión que critican y mucho varios padres del centro son las medidas de seguridad anti covid impuestas. «Nosotros a principios de curso pagamos cien euros para material. Pero es un material común. Lo comparten todo. Mi hijo usa un material que acaba de dejar otro niño y no se si eso es muy recomendable», informó.

Material (una tablet para dos alumnos entre otras cosas), que por cierto, según cuentan varios padres que llevan a sus niños al Feliciano Sánchez Saura, no pagan todos por igual. «Muchos marroquíes no pagan el material y lo dicen abiertamente. Conozco a más de una que ha dicho que no piensa pagar. Eso no es justo porque sus hijos lo usan igual».

En fin, la educación del futuro en los centros públicos; pocos estudios y mucho ‘paz y amor’, lo que obligan a los padres a tener que asumir gastos extras si quieren que sus hijos tengan una enseñanza adecuada y no lo que quiere imponer este patético Gobierno. El problema viene cuando muchos no pueden permitirse gastos extras y tienen que ‘tragar’ con lo que impone este dictatorial Gobierno.

«He pedido explicaciones al director del centro pero me dice que es lo que hay. Que si no me gusta, pues nada», terminó de decir (este medio intentó contactar con el colegio público en cuestión para que diese su versión de los hechos, pero no hubo manera).

Colegios públicos con número de inmigrantes superior al de españoles. Colegios públicos donde la enseñanza es nula. Bienvenidos a la España que quieren imponer en un futuro; un futuro donde tu hijo es un cero a la izquierda.

Lo curioso es que todos estos políticos (ministros y demás caraduras que nos gobiernan) que presumen de ‘tolerancia’, ‘integración social’ y demás gilipolleces, luego llevan a sus hijos a colegios privados, y cuanto más caros mejor, donde el sistema de estudio es como antaño; estudiar y estudiar, nada de tonterías…distinción de clases sociales de esta ‘nueva izquierda’.

Si quieres puedes invitarnos a un café y así ayudarnos a mantener el periódico aquí:

Últimos artículos