martes, noviembre 30, 2021

Carta abierta a Fernando López Miras

Pordría interesarte...

Artículo de opinión de Carlos José Márquez

Hola Fernando:

La verdad es que no se muy bien cómo comenzar esta carta abierta que va dirigida hacia tí, ya que son tantas las cosas que tengo que decirte sin ser faltón ni ofensivo, pero es que Fernando, criatura mía, son tantas las pifias cometidas por tí y tantos tus despropósitos…

Pero voy a ser indulgente contigo, Fernando. Voy a ir al grano. Voy a comentarte sobre un asunto que nos afecta a los cartageneros y por extensión a las gentes del campo de Cartagena.

El tema es ¿Por qué demonios no procedes a la reapertura del Rosell?

Habiendo como hay promulgada una ley, emanada del parlamento español, el cual representa (según dicen) a la voluntad del pueblo español, la ley 3/2016. Sí, esa misma que es muy explícita y que obliga al gobierno regional a la reapertura del hospital del Rosell con todos sus equipamientos, personal y con todas las garantías necesarias para su correcto funcionamiento, y que tú y tus compañeros de fechorías de este gobierno regional repleto de incompetentes os pasáis por el forro de vuestros reales.

Que sepas Fernando que el incumplimiento reiterado y continuado en tiempo y forma de una ley a sabiendas de que se está haciendo mal supone incurrir en un delito de prevaricación, pero claro, eso a tí y a tus compinches os da exactamente igual y os mantiene en una completa indiferencia, ya que allí, en Murcia, vosotros los que chupáis de la teta de la política os permitís el ‘lujazo’ de tener los hospitales a docenas y no corréis el riesgo de estirar la pata en lo alto del puerto de la cadena si os aqueja un problema grave de salud.

Y es que Fernando, tal vez sea esa abundancia de hospitales y centros médicos (por no hablar de esa sanidad privada de la que los políticos disfrutáis y que nosotros los pringados de la plebe tan generosamente le pagamos a una pandilla de inútiles como vosotros)… pues bien, ya sea por esa cantidad de centros médicos o porque os importamos un pimiento las gentes de Cartagena, tenéis un hospital cerrado a cal y canto en unos momentos tan delicados y de extrema necesidad como son estos que corren.

O quizás Fernando, quizás te estés saltando la ley 3/2016 a la torera por no incomodar o fastidiarle el negocio a alguna antigua compañera de partido, en concreto a una exconsejera de sanidad, la cual está casada con un señor que forma parte de la sociedad privada que gestiona el hospital del Santa Lucia, un hospital construido con dinero público y que está gestionado por una empresa privada, la cual le factura la nada despreciable cantidad de 700 € diarios por cada cama ocupada, además de otros servicios, como es el de urgencias, que por cierto es un robo en toda regla y una poca vergüenza.

Quizás Fernando pese más en tu conciencia el chafarle el negocio a unos chupasangres parásitos que mercadean con la salud de los habitantes del campo de Cartagena, quizás Fernando para tí no tenga importancia alguna quién vive y quién se muere mas allá del puerto de La Cadena pero a mí y a cientos de miles de gentes del campo de Cartagena sí nos importa.

Fernando, tú y tu cohorte de prevaricadores que incumplís las leyes con la misma alegría con la que os vais a un convite de 150 ‘golfos’ saca barrigas como tú, saltándose las normas de distancia social, uso de mascarilla, aforo y todo lo que os salga de las narices, vosotros que cerráis bares, nos quitáis la sanidad, matáis el Mar Menor y robáis, algún día os encontraréis con que la gente ya no se va a creer vuestras mentiras y dejará de votaros.

Pero mientras os vais u os echan mantendréis un hospital como es el Rosell cerrado. Cerrado y desaprovechado con tal de no chafarle el negocio a los amigos del partido, y seguiréis exprimiendo el limón de las arcas de Murcia, gastando hasta el último céntimo en vuestro propio beneficio. Y seguirás prevaricando junto a esas sanguijuelas encorbatadas que formáis el gobierno regional.

Aplícate el cuento Fernando.

Si quieres puedes invitarnos a un café y así ayudarnos a mantener el periódico aquí:

Últimos artículos