martes, noviembre 30, 2021

Celaá saca adelante su ley para idiotizar a la sociedad del futuro con el apoyo de los que odian a España

Pordría interesarte...

El proyecto de la izquierda está claro: Jóvenes sin principios ni valores equivalen a votos seguros en un futuro

Un político me dijo una vez que «la izquierda quiere que los jóvenes de hoy en día sean cada vez más tontos, que no quieran estudiar. Que se conformen con poco. Así en un futuro son manejables y fácil de convencer. Quieren idiotizar a la sociedad del futuro para manipularlos»…me lo tomé como algo bastante exagerado. Pues, ¿saben qué? Empiezo a creerlo.

Esto que tenemos como ministra de Cultura, Celaá, sacará adelante su aberrante ley educativa, la octava ley de educación de la democracia.

Aunque, sinceramente, esto de ley tiene bien poco. Más bien es un asesinato contra la sociedad del futuro. Un crimen para todo aquel que quiera dar uso a su cerebro. Y, por desgracia, una maravilla para aquellos frikis que no quieren pensar. Aquellos que se conforman con la ‘paguita’ mientras dispongan de redes sociales para hacer el ridículo. En definitiva, una maravilla para la frágil y débil sociedad que espera a esta triste España.

¿Y qué van hacer todos estos esperpentos que vemos por la calle con cara de zombis pegados al móvil? Pues votar a esta gentuza. Manipulación conseguida. Voto al bolsillo.

Celaá sacó adelante su ‘ley’, como no, con el apoyo de los independentistas (esos que aman tanto a nuestra patria) y con la negativa de Vox, PP y Ciudadanos (que van unidos en casi todo pero son incapaces de unir fuerzas para acabar con esta dictadura bolivariana).

Una ley que tendrá luz verde en el Pleno del próximo 19 de noviembre, con los votos de PSOE, Podemos y su carroña (Bildu, Más País y bla bla bla). Una ‘ley’ con el apoyo de la izquierda e independentistas que quiere fulminar los principios básicos de la educación para dar rienda suelta al inepto, al gandul y, en definitiva, al voto fácil del futuro.

Lógicamente, la supuesta derecha mostrará su contundente NO a este plan del Gobierno, ya que consideran que la norma es un texto ideológico y partidista sin consenso alguno, un crimen para la enseñanza en castellano y que bajará el nivel de exigencia, todavía más, en colegios e institutos. las tres formaciones avanzaron que pedirán al Tribunal Constitucional que decrete su ilegalidad y el PP, que reclamó la dimisión de Celaá, aseguró que tumbará la ley en cuento cambie la actual correlación de fuerzas en el Parlamento.

También han mostrado su repulsa los representantes de centros concertados, padres, sindicatos y un largo etcétera. Han recogido un millón y medio de firmas para la paralización de esta aberración. Docentes como Anpe, CSIF, FSIE. Lógicamente, los sindicatos desaparecidos desde que empezó la pandemia, CCOO y UGT respaldan a la izquierda y a los independentistas.

Vergonzosos cambios en el nivel académico

La futura ley, que ya quieren ‘meter’ en el curso académico 2020-21 se inventa una serie de normas absurdas con la única idea de incrementar el porcentaje de alumnos que pasan de curso y logran así títulos. Incrementar el número de ineptos para una futura manipulación y compra de votos.

Las evaluaciones en Primaria serán cada dos años y no al finalizar el curso; se puede promocionar en ESO sin límite de suspensos, en función de lo que acuerde el equipo docente correspondiente; plan de refuerzo para el repetidor y el Bachillerato se podrá cursar en tres años.

Además, el Bachillerato se podrá conseguir con un suspenso y darán más facilidades para el acceso a la FP media.

La red pública pasa a tomar el control, fulminando así a la concertada. No se cederán terrenos públicos para colegios privados y se potenciará la creación de centros públicos.

Pero ojo, esta basura política seguirá llevando a sus niños a centros privados con el dinero de los españoles…continuamos…

Evitar la segregación con el reparto equilibrado de alumnos con necesidades de apoyo educativo, discapacidad, vulnerabilidad económica o extranjeros. Ya saben, este Gobierno no para de traer inmigrantes para crear una España mejor…y la compra de más votos claro está. También se prohíbe el concierto de centros que separe por sexos.

La lengua castellana, tratada como basura

Celaá elimina el castellano como lengua vehicular de la enseñanza en todo el país y la Religión se queda sin valor académico y sin asignatura alternativa.

En su lugar, se impartirán ‘gilipolleces’, con perdón, como valores cívicos y éticos. Valores cívicos y éticos que ellos quieren imponer, al margen de lo que las familias de esos ‘niños, niñas, NINIS’ quieran para sus hijos.

Por último, el Gobierno y las autonomías fijarán por ley los criterios y requisitos para el funcionamiento de la educación de 0 a 3 años.

Otro tema que seguro que dará mucho que hablar es la educación sexual en los centros educativos de los menores (eso que tanto le gusta a la izquierda que nos gobierna). Porque para esta ‘gentuza’ es más importante enseñar a los niños cómo tienen que masturbar y masturbarse antes que enseñarles a leer y escribir.

Hoy en día un adolescente no sabe ni dónde está Cáceres por ejemplo, pero pregúntenle sobre ‘el sexo moderno’…saben más que los padres.

Con todo ello, bienvenidos a la España del futuro. Disfruten lo votado, por no decir otra cosa.

Si quieres puedes invitarnos a un café y así ayudarnos a mantener el periódico aquí:

Últimos artículos