martes, agosto 3, 2021

Contaminación en Escombreras: Policías e inmigrantes acaban en el hospital

Pordría interesarte...

Náuseas, irritación y sequedad de garganta, dolores de cabeza… son algunos de los síntomas

cuartaedicion.com informó por activa y por pasiva del aire tóxico que están respirando en el campamento de Escombreras. Hay un informe de riesgos laborales elaborado por distintos sindicatos policías que dan buena prueba de ello. Pero la Delegación del Gobierno ha hecho oídos sordos y ya tenemos las primeras consecuencias.

Este periódico ha sido informado de que varios policías que custodian a inmigrantes en Escombreras han tenido que acudir al hospital a consecuencia de la contaminación en el aire.

Náuseas, irritación y sequedad de garganta, dolor de cabeza…son algunos de los síntomas que han presentado diferentes miembros del cuerpo de seguridad.

También un inmigrante tuvo que ser trasladado ayer al hospital Santa Lucía con problemas asmáticos debido al aire que se respira en el campamento.

Es realmente preocupante que la Delegación del Gobierno siga haciendo la vista gorda y permitiendo que policías e inmigrantes permanezcan en esas condiciones en Escombreras; respirando aire tóxico que puede acarrear consecuencias graves.

No obstante, la presión de la autoridad portuaria y de los sindicatos policiales, y que policías e inmigrantes se viesen afectadas por la contaminación puede, al fin, abrir los ojos de los máximos responsables.

Centro para inmigrantes cerca de Navantia en diciembre

El Gobierno dejará de utilizar el improvisado y patético campamento de Escombreras en las próximas semanas.

Y es que está previsto montar, de manera provisional, un centro en el aparcamiento al aire libre cercano al Muelle del Carbón, en las inmediaciones del astillero de Navantia.

Allí, supuestamente, serán trasladado los sucesivos argelinos que lleguen a las costas de la CARM a partir del próximo mes.

El Gobierno nunca reconocerá que dicho traslado de lugar ha sido debido en gran parte al aire tóxico que se está respirando en Escombreras. Aire tóxico del que informó los sindicatos policiales a través de un informe de riesgos laborales.

La presión de la autoridad portuaria, sindicatos policiales y de algunos jefes de la policía (los que no van de la mano del Gobierno a cambio de un puesto superior) han hecho que se lleven a cabo estas medidas provisionales que para nada satisfacen al pueblo cartagenero.

Al margen de ello, varios policías han informado a este medio que la situación no va a quedar así, ya que la Delegación del Gobierno sabía desde hace tiempo de la precariedad del campamento de Escombreras y ha tardado y mucho en tomar decisiones. Hasta el punto de que policías e inmigrantes han tenido que acudir a centros sanitarios por culpa de su incompetencia.

Si quieres puedes invitarnos a un café y así ayudarnos a mantener el periódico aquí:

Últimos artículos