domingo, julio 25, 2021

Cumplió 60 días de arresto domiciliario por decir «que guapa eres» a una chica

Pordría interesarte...

Decir fascista, machista, racista…es libertad de expresión. Llamar guapa a una chica es delito por injurias

Decir fascista, machista, racista, muerte al heterosexual, cagarse en Dios y la iglesia…todo eso es libertad de expresión. Echar un piropo, con educación, es un delito de injurias.

Eso es lo que está consiguiendo la inepta Irene Montero y su pandilla de feministas llena de complejos. Lamentable sí, pero a estas hienas ya se las veía venir. Es su negocio. Está de moda odiar al hombre porque cuatro frikis amargadas y llenas de envidia así lo han dicho para justificar sus suculentos sueldos. Es fácil influir en las mentes vacías de hoy en día. Lo peor de todo son aquellos hombres, si es que quedan, que todavía defienden a estas ‘locas’ que los desprecian a cada paso que dan simplemente por tener lo que ellas desean.

Fernando fue denunciado por piropear a una chica el verano pasado. Mientras trabajaba en una obra en Madrid, se fijó en una mujer, por llamarla de alguna manera, que pasaba todos los días por allí. Así que, un día se armó de valor y le dijo «Madre mía qué bien te parió tu madre y que guapa eres«.

Eso le costó una condena de sesenta días de arresto por un delito de injurias. Todo ello gracias a la nueva ley de libertad sexual, que considera como delito el acoso callejero, piropos incluidos. Así se afirma en el anteproyecto ley que ya funciona desde marzo.

«Me parece exagerado. Es demasiado por decirle a una chica lo guapa que es», comentó.

Una mujer de verdad se siente halagada por un piropo, desde el máximo respeto claro está. Pero Fernando tuvo la mala suerte de que se lo dijo una mente manipulada que va donde manda la corriente de moda; odiar al hombre porque sí.

Así que, ya saben caballero; no miren a las mujeres. Ni las ayuden. No muestren modales. Es más, actúen con total indiferencia, ya que en cualquier esquina puede estar una hiena deseando hundirles la vida.

Miedo a decir la verdad

Este lamentable hecho se dio a conocer en un programa de televisión de Telemadrid. La propia presentadora se quedó a cuadros cuando Fernando, aprovechando que el debate del programa iba sobre la igualdad y demás tonterías, entró en directo para exponer su caso.

Ésta no tuvo valor para opinar. Tal vez, por miedo a perder su trabajo. Ya saben, miedo al friki-gobierno y su control sobre los medios de comunicación.

Las que sí hablaron fueron sus colaboradoras. Por un lado, una mujer, de las que quedan pocas por desgracia, que tachó de lamentable la denuncia, apuntando al mismo tiempo que «a mí me llaman, machista, racista, fascista…si este hombre lo denuncian por piropear, ¿qué tienen que hacer con los que me dicen de todo por la calle?. Es lamentable. Me puede piropear lo que quiera».

Lógicamente, estaba la otra cara de la moneda; la progre guay. Ésta otra ya mostró maneras despectivas mientras debatía con Fernando. Después, con una lamentable actitud, añadió que «si a mí me dice lo mismo, también me ofende. No se puede piropear…» bla bla bla y mil tonterías más.

¿Realmente hemos llegado al punto de no poder ni mirar por la calle?

Piropear es denunciable. Palabras y amenazas mucho más graves, no

Hemos tapado la imagen porque esta niña es menor de edad. También porque no hemos podido verificar la información al cien por cien, pero, si es verdad lo que dice, es realmente alarmante.

Esta chica afirma, supuestamente, en las redes sociales que se ha comprado unas botas para «patear nazis». ¿Eso es denunciable? ¿Más grave que echar un piropo, ¿no?

Parece que para este Gobierno no.

Y decimos que es menor de edad porque en otro mensaje reciente señala que lo primero que hará cuando cumpla 18 años será «hacerme militante de Podemos»

Por lo que hemos podido ver en las redes sociales, esta criatura fue muy aplaudida por Podemos por eso de afiliarse. Pero hay que recordarles que esta misma chica mandó un mensaje animando al uso de la violencia contra gente que no piense como ella.

No vamos a juzgar a radicales de extrema izquierda y derecha. Ambos son iguales. Pero es lamentable que se juzguen a unos por piropos y a otros se aplaudan por decir sandeces.

Por cierto, un mensaje para esa niña: Si lo primero que quieres hacer el día que cumplas 18 años es afiliarte a un partido político…que vida más triste tienes.

Si quieres puedes invitarnos a un café y así ayudarnos a mantener el periódico aquí:

Últimos artículos