viernes, enero 22, 2021

Josele Sánchez, en Guatemala viviendo en la indigencia

Pordría interesarte...

Un año sin La Tribuna de España tras el cierre del periódico y la huida de España de su director

cuartaedicion.com es el primer y único medio de comunicación que ha localizado al periodista huido de la justicia Josele Sánchez, y decidimos publicarlo justo ahora que se cumple el primer aniversario del cierre definitivo del periódico La Tribuna de España y del exilio obligado de su polémico director y cuando podemos hacer público, sin perjudicarle, el lugar donde el controvertido periodista y escritor ha pasado los últimos doce meses ya que se ha visto obligado a trasladarse de ciudad y de país; un problema grave de salud le obliga a recibir tratamiento médico diario que no proporciona la humilde y tercermundista población guatemalteca que le ha servido de refugio durante este último año.

Precisamente ahora que el gobierno social-comunista de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias ha anunciado que controlará todo lo que se publique en cualquier medio de comunicación y que será el propio Ejecutivo quien decida qué es verdad y qué es mentira, qué se puede publicar y qué debe ser censurado al más puro estilo estalinista, cobra más valor la entrevista con Josele Sánchez, el único periodista en la historia de la democracia española (hasta la fecha) detenido en dos ocasiones sin que ninguna de las asociaciones  de prensa que ahora claman contra la censura totalitaria que anuncia el gobierno dijera nada al respecto, sin que prácticamente ningún compañero de oficio (al menos los más reputados) mostrara su solidaridad con el director de un periódico que era esposado, encerrado en un calabozo y posteriormente conducido ante el juez por el único delito de atreverse a publicar lo que disgusta a la policía del pensamiento, por desvelar las miserias y los delitos cometidos por los más poderosos (políticos, banqueros y jueces) que el resto de medios de comunicación viene silenciando, desde hace décadas, con absoluta complicidad con un sistema que ha convertido el periodismo en un oficio absolutamente prostituido.

La frontera entre Guatemala y México y muy próximo, también, a la frontera con Belice (cuestión importante porque éste pequeñísimo país centroamericano es el único que no tiene convenio de extradición con España) es el lugar donde Josele Sánchez ha vivido estos últimos doce meses, desde que escapara de España en una moto acuática la noche del sábado 9 de noviembre, sólo unas horas antes de que se abrieran los colegios electorales que llevarían, para desgracia de nuestra nación, a Pedro Sánchez al poder en coalición con los bolivarianos de Podemos y con los votos de los filo-terroristas de Bildu y de los separatistas catalanes y vascos.

Ese 9 de noviembre, a las 10 de la mañana, el periodista Josele Sánchez recibía el título de Académico de Honor de la Muy Ilustre Academia Internacional de Ciencias, Tecnología, Educación y Humanidades como reconocimiento a su periodismo de investigación y a su compromiso con la verdad; el acto, celebrado en el Monasterio San Miguel de los Reyes de Valencia, vestía sus mejores galas para la ocasión y Josele Sánchez acudía a recibir tan importante reconocimiento con el protocolario chaqué. Ninguno de los asistentes a la ceremonia podía imaginar que sólo unas horas después, el ilustre nuevo académico abandonaría España huyendo desde Algeciras en una moto acuática, aprovechando la oscuridad de la noche y cargando todas las pertenencias que cabían en una pequeña mochila sobre sus espaldas.

¿Por qué el ilustre periodista que por la mañana era nombrado académico de honor de la Muy Ilustre Academia Internacional de Ciencias y Humanidades, al caer la noche escapaba de España como si de un criminal se tratase?

La respuesta a esa pregunta está en la persecución y el acoso que el director de La Tribuna de España venía sufriendo por parte de todos los estamentos del Estado (con sus cloacas incluidas) y que iba a materializarse con su nueva detención, esta vez para decretar su inmediato ingreso en prisión, el lunes 11 de noviembre, aprovechando que toda la actualidad informativa estaría centrada en el resultado de las Elecciones Generales celebradas el día anterior.

La historia, la verdadera y desconocida historia del acoso y derribo del periodista más valiente de España y del único medio de comunicación que se enfrentó al pensamiento único del sistema del Régimen del 78 debería estudiarse en las facultades de periodismo; sin embargo, la ingeniería socia del sistema, con sus grandes medios de comunicación al servicio de los más poderosos y de la agenda globalista del Nuevo Orden Mundial, ha presentado a la opinión pública a Josele Sánchez como un loco o un malvado, y al periódico que dirigía como una fábrica de «fake news».

cuartaedicion.com puede contar la verdadera historia de Josele Sánchez y de La Tribuna de España casi en primera persona y con absoluto conocimiento de causa; no en vano su director, Daniel Negroles, vivió el proyecto periodístico de Josele Sánchez desde sus inicios y hasta casi su final: primero fue contratado como jefe de deportes, después ascendió a Redactor Jefe y acabó siendo director de La Tribuna de Cartagena cuando Josele expandió su iniciativa a nivel nacional y salió a la calle La Tribuna de España, un medio que llegó a tener ¡8 periódicos regionales más!, una emisora de radio y una canal de youtube en el que los programas más importantes ¡superaron el millón y medio de visualizaciones…!

Negroles también sufrió los daños colaterales del periodismo de Josele Sánchez; padeció un asalto a su domicilio buscando información, dos ataques de los terroristas callejeros llamados «antifas» a la redacción del periódico, amenazas e insultos. Y aguantó como director de La Tribuna de Cartagena (y como uno de los más estrechos colaboradores de Sánchez) hasta que ya no pudo soportar la falta de medios económicos a la que condenaron a este proyecto periodístico cortándole todas las fuentes de financiación publicitaria. El director de cuartaedicion.com ha sido testigo de cómo Josele Sánchez llegó a pagar de su bolsillo, mientras pudo, el sueldo de sus redactores cuando Ana Patricia Botín dio la orden de asfixiar económicamente al medio que denunciaba su presunta implicación en el asesinato de su padre.

Tras escribir un último editorial tan triste como silenciado por el resto de periodistas, Josele Sánchez ha cumplido su palabra y se ha alejado absolutamente de los focos: es más, ni siquiera ha respondido a ataques demoledores y maliciosos publicados en diferentes medios ni a las traiciones de quienes pasaron de amigos íntimos a acérrimos enemigos en sólo unas horas, como los buitres al olor de la carne fresca.

Estos últimos doce meses han supuesto un cambio absoluto en Josele Sánchez que de ser un periodista y combativo escritor, siempre en la primera línea de la guerra informativa, ha pasado a convertirse en un anacoreta, en un hombre solitario que vive absolutamente para Dios y que dedica todas las horas del día a la oración.

La impactante transformación física que ha sufrido el periodista no es nada comparada con el cambio interior que se ha producido en un hombre que ahora vive en unas condiciones de miseria (perdón, Josele insiste en que la diferencia entre la pobreza y la miseria radica en la limpieza del entorno y en la higiene personal). Para el otrora periodista combativo, la pobreza en la que vive no es una consecuencia sino una opción personal. Nos ha contado cómo, en una situación límite de supervivencia, en lugar de derrumbarse o cargar contra su injusta situación, hizo como el Padre Pío y preguntó a Dios: «Señor, en estas circunstancias, ¿qué quieres de mí?»

Y ha vivido los últimos 12 meses en una cabaña (como una caseta de obra) a 10 kilómetros de la guatemalteca ciudad de Ayutla, una pequeña población de 30.000 habitantes situada en el Departamento de San Marcos y que hace frontera con el mexicano Estado de Chiapas, el mismo donde, años atrás, Josele Sánchez vivió como reportero una revolución zapatista que, como todas las revoluciones, acabó por no haber servido para casi nada. La vivienda de Josele tenía el suelo de cemento y el techo de uralita, una sola estancia con una chimenea (que además de para calentarse tenía que usarla como cocina), dos palés de madera que hacían las veces de somier y que sujetaban un colchón de lana una mesa y una silla… ni luz eléctrica, ni agua corriente, ni WC; por supuesto ni ordenador, ni teléfono móvil, ni televisión, ni un transistor de radio. Y a pesar de todo Josele se ha mostrado absolutamente feliz y dice no precisar nada.

Es tal la fuerza de su fe y la contundencia con la que ha expuesto sus argumentos a Daniel Negroles que horas de conversación grabadas pretende el director de cuartaedicion.com llevarlas a un libro. Porque no sólo ha hablado con Josele de los casos más importantes desvelados por su investigación periodística (el posible asesinato del presidente del Banco de Santander, el Caso Bar España, la mayor trama de pederastia en la historia de nuestro país… etc); Josele habla de todo, del sistema capitalista actual que se hunde, de la ausencia de valores, de la educación de los niños, de la ideología de género, de la destrucción de España y de Europa, de la islamización de nuestro Viejo Continente, del sionismo y su poder internacional… Josele habla con la misma carga de profundidad con la que siempre ha defendido sus posicionamientos, pero ahora rodeado de una serenidad en su discurso y unas maneras en su voz y en sus gestos que nos recuerda a un José Luis Sanpedro, a un Saramago o a un Benedetti.

Pero Josele no quiere que se divulguen sus palabras. Nos ha costado presionarle para que aceptara esta primera publicación y ahora todo nuestro empeño radica en convencerle para que se publiquen en un libro esas conversaciones que ha mantenido con Daniel Negroles. Y queremos que salgan a la luz y se conviertan en un libro porque las reflexiones que hace Josele, porque sus respuestas a cada pregunta del director de cuartaedicion.com, unas preguntas y una conversación entre dos compañeros y amigos (que nunca se planteó como una entrevista para ser publicada) merecen ser conocidas por todos los que intentan salirse de la senda del pensamiento único. Habrá que seguir presionándole porque el periodista cree que no tiene nada nuevo que aportar, que nada de lo que diga puede ser aprovechado. En este medio pensamos lo contrario. Por eso hoy les ofrecemos este adelanto de la entrevista que Daniel Negroles ha realizado y que Josele Sánchez nos ha autorizado a su publicación.

En los próximos días podrán leerla los lectores de Cuarta Edición en exclusiva.

Si quieres puedes invitarnos a un café y así ayudarnos a mantener el periódico aquí:

Últimos artículos