jueves, octubre 28, 2021

Un tren muy largo

Pordría interesarte...

Artículo de opinión de Carlos Léon Roch

Con buen criterio, la Autoridad Portuaria de Cartagena declara su intención de adquirir terrenos en el Polígono de Los Camachos, para la creación de la ZAL (Zona de Almacenamientos Logísticos).

Ciertamente, en la actualidad, ni los muelles de la dársena de Cartagena ni la de Escombreras, tienen la superficie necesaria que permita el almacenaje y tráfico de contenedores y graneles sólidos, mientras que los líquidos (fundamentalmente combustibles) sí disponen de los puntos adecuados en la de Escombreras. Eso, con el tráfico actual, ya justificaría la adquisición de terrenos en Los Camachos, muy necesario para el creciente tráfico de contenedores… Pero la gran esperanza, la gran aspiración a de enorme desarrollo para la Comarca, para la Región e, incluso, para la economía nacional, para España, está en la gran dársena del Gorguel, donde, si Dios y los hombres quieren, arribarán enormes buques de 250.000 Tm; donde, si  Dios y los hombres quieren, llegarán los trenes de mercancías del «Corredor del ¡MEDITERRÀNEO!», naturalmente en las inmediaciones de esa gran dársena, que no tiene competencia posible en el  Mediterráneo Sur, especio donde ningún otro puerto puede ofrecer esos 25 metros de calado, a pie de muelle, imprescindible para el embarque y desembarque de esos ”superpanamá”. Buques que han de transportar esos cientos de miles de toneladas, cada uno, desde o hacia el canal de Suez, el norte de África…y hacer la ruta transatlántica… conectados en tierra -con la ZAL- a esos grandes trenes que conectarán El Gorguel con el norte de Europa… 

Esos futuros trenes pueden alcanzarlos 1400 m. de longitud, lo que requerirán terrenos que tengan, al menos, ese diámetro mayor… 

Esa necesidad de terrenos, obliga a la Autoridad Portuaria, a las Instituciones y al resto de las empresas de la Región con visión de un futuro apasionante a adquirir la necesaria extensión de terrenos en el Polígono de Los Camachos, junto a las dársenas, donde es perfectamente factible…no así en otras Zales previstas en terrenos urbanos o urbanizables. 

Cuando, en los años 40 se construyó el complejo de Escombreras en un minúsculo y desértico valle y ensenada de pescadores, el mayor de la península, no se adivinó que, 80 años después, otra grandiosa obra podía completar un emporio industrial y marítimo que nuestros nietos aplaudirán, como hacemos nosotros hoy, con Escombreras. 

¡Qué fortuna tienen los gobernantes locales, regionales, nacionales…y los grandes y pequeños empresarios, y sus representantes, y la sociedad civil, de poder contribuir y participar en este hito histórico! 

Y, si no, que se lo demanden.

Si quieres puedes invitarnos a un café y así ayudarnos a mantener el periódico aquí:

Últimos artículos