viernes, junio 18, 2021

Encontronazo entre feminismo europeo y machismo islámico

Pordría interesarte...

Dos brazos financiados por George Soros

Feminismo, machismo…todo una farsa bien montada.

¿Qué pensarían si les dijese que la democracia es una farsa en sus dos vertientes y que desde décadas estaría siendo controlada por ordenes sectarias en todo el mundo que estarían reclutando e instruyendo a aquellos capaces de vender a su país por dinero y poder?

¿Me llamarían conspiranoica, verdad? Pues últimamente es lo que ya se está rumoreando a un alto nivel en todos los países, especialmente desde que se sabe del fraude electoral en estados unidos con hackeos y todo tipo de manipulaciones en los votos y que además Barcelona y George Soros están en el punto de mira.

Se sabe de la financiación de bancos a esos periódicos sobornados para callar y no hacer su trabajo correctamente. ¿Por qué no iban a ser los bancos una vez más los financiadores de esas logias que al final volverían a beneficiarles a ellos? Ese es el pensamiento que se está contagiando a un nivel sorprendente. Y más cuando se sabe que George Soros está metiendo una vez más la mano en bancos dentro de España.

El caso es que de alguna manera los magnates podrían estar jugando al ajedrez contra los pueblos cuando financian ideologías opuestas entre sí dentro de la izquierda radical comunista.

Tenemos el ejemplo de la ideología feminista radical extrema, que llega incluso a inculcar su odio al hombre por las chicas de George Soros con frases como “Si nos organizamos los matamos a todos” ¿Querrán matarlo a él también? Inculcando la maternofobia y el abortismo como si fuera cambiar de bragas. Los problemas más graves de estas mujeres a veces parecen ser el despatarre de los hombres en lugares públicos. Anna Dovgaliuk combatiria el “manspreading” rociando entrepiernas masculinas con lejía en el metro.

Aquí la incógnita viene cuando se trata de rociar entrepiernas de culturas radicales machistas que vienen de fuera de Europa. ¿En esos casos, que harán estás mujeres?

Lo curioso entonces será ver las reacciones del feminismo radical europeo con el machismo radical islamista por ejemplo. Dos brazos más que financiados por George Soros. Quien parece para nuestras sospechas, llevar esa agenda para el comunismo radical que defiende estas contrarias, opuestas y enemigas ideologías que para nada se toleran y se repelen de sobremanera. ¿Hacia donde nos quieren llevar con esta extraña mezcla? A una masacre dirán los tachados despectivamente de conspiranoicos.

Según la activista Rebecca Sommer, que ha trabajado muy duro a favor de la inmigración, acabó dándose cuenta que: “Los refugiados musulmanes consideran a las mujeres occidentales rameras y las cooperantes silencian los abusos que sufren”.

Ella explica que la taqiyya significaría “hacer trampa”. Taqqiya da permiso a los musulmanes para no ser sinceros y,hacerse pasar, por ejemplo, por no musulmanes. Los musulmanes pueden engañar y mentir a un infiel. No está castigado si ésto beneficia a la nación musulmana. Por lo que esto les estaría dando grandes beneficios a través de engañar al incrédulo ateo o cristiano. ¿Nos beneficia entonces que nuestros políticos estén continuamente entrando en acuerdos con las uniones islámicas? Pues estamos empezando a sospechar, algunos desde hace años, que los españoles solamente están pagando impuestos para estas ideologías tan opuestas: “feminismo” e “islamismo”. Es una forma disparatada de arruinar a un pueblo que se queda sin recursos económicos en medio de una paralización excusada de una pandemia en el mismo momento que la reserva federal hace aguas “causalmente” y que si el pueblo paga el diezmo “la imposición de impuestos” para regalarlo en ideologías que van a acabar en una masacre finalmente, o eso vemos venir los que miramos a largo plazo. Es como que nos empieza a disgustar por no decir otras palabras más duras.

¿Hacia donde quiere llegar George Soros con todo esto? Obviamente ya dijo lo siguiente en una entrevista que le hicieron: “Lo que hago es tan solo ganar dinero, yo no puedo y no voy a mirar las consecuencias sociales de lo que hago”.

La sociedad, un juego para George Soros

Recordemos que Soros es el financiador de Open Arms, que trae inmigrantes de características ideológicas extremadamente contrarias a las que se están aplicando hoy día en Europa por financiación especialmente suya. Está claro que estamos en manos de gente que para nuestras sospechas es peligrosa y que no tiene escrúpulos, incluso afirman no tenerlos cuando les da exactamente igual las poco éticas consecuencias de sus juegos de mercado usureros. El caso es que una persona a la que le da igual las consecuencias de Europa, también le da igual el refugiado real que si lo está pasando mal. ¿Estaría entonces George Soros utilizando las herramientas del Open Arms para crear una estrategia de ruina en los países por los que apuesta su caos. Tal vez el apuesta negativamente por un país y después crea las consecuencias que le hagan ganar. ¿Cómo entonces podemos confiarle su poder y control dentro de organizaciones pro refugiados a alguien que no tiene escrúpulos y que además pueden ser carnaza como medio usado para un fin concreto que atenta en contra de nuestro bienestar? El mismo admite sus pensamientos abiertamente. ¿Cómo es posible entonces que no se tomen cartas en el asunto? ¿Somos un juego para esta clase de gente que es capaz de mover las piezas de nuestra patria como quiere solo por tener el poder del dinero?

Esto es un escándalo de proporciones colosales porque estamos trayendo gente que por medio de la Taqqiya no te va a admitir que está a favor de la lapidación y amputación de genital femenino.

La izquierda radical estaría metiendo gradualmente en los poderes políticos a representantes de estas ideologías adversas y contrarias de las ideologías feministas europeas. Lo cual preocupa a los europeos neutrales que no están a favor ni de una ni de otra, pero que saben del peligro que esto puede acarrear. Mientras el cristianismo es apaleado por el comunismo, este mismo comunismo financia el avance de nuevas mezquitas y normalidad de esa cultura impuesta en la nuestra como dictadura que es hoy España.

¿Qué clase de igualdad es esa en la que Europa siempre pierde? ¿En la que el hombre europeo pierde contra el feminismo radical y que al mismo tiempo, el feminismo radical europeo con el tiempo también acabará perdiendo contra el islam? Quien tenga ojos que vea. Mientras tanto, jovencitas europeas, sigan dejándose influenciar por música de la talla de Maluma “amigos con derechos” que te preparan para ser vista de ramera ante los ojos de aquellos que vienen en patera y que en cualquier momento pueden estar aplicando la taqqiya contra tí sin que lo sepas.

Si quieres puedes invitarnos a un café y así ayudarnos a mantener el periódico aquí:

Últimos artículos