domingo, mayo 16, 2021

¿Narcotráfico en la Junta del Santander?

Pordría interesarte...

Graves acusaciones fueron proferidas en la pasada junta por un accionista que preguntó a Ana Patricia Botín por su posible relación con el narcotráfico

En la pasada entrega de esta serie sobre el “banco del crimen”, como le llaman alguno de los afectados de sus fraudes, contamos como un accionista del Banco Santander preguntó a Ana Patricia Botín sobre su presunta relación con el asesinato de su padre, en ésta vamos a relatarles como ese mismo accionista inquirió a la presidenta del Santander sobre las noticias que la vinculan a ella, a su padre y al banco con el tráfico de drogas.

En la última junta de accionistas, celebrada en la ciudad corporativa del Santander en Boadilla del Monte el pasado 27 de octubre, el accionista Eduardo Martín-Duarte Rosa preguntó a la presidenta del banco y a los miembros del consejo de administración si tenían algo que decir sobre las noticias que vinculan a Ana Patricia Botín y a su clan familiar con el narcotráfico, y si la iban a cesar por ello.

Y se preguntarán; ¿qué y cuánto sabe ese accionista para interrogar a Ana Patricia Botín, en medio de una junta de accionistas del Santander, por su posible relación con el narcotráfico?

La respuesta es sencilla, pues existen noticias, libros, denuncias, investigaciones, indicios, sanciones, fuentes y testigos que vinculan al clan Botín y al Banco Santander con el narcotráfico, más allá del simple blanqueo de capitales de los narcos. Y esos sucesos, sobre los que preguntaba el accionista, son los que vamos a revelarles.

Panamá, el comienzo

Según fuentes, que presumen de disponer de información directa y solvente, la relación del clan Botín con el narcotráfico se remonta a la expansión del negocio en Iberoamérica en los años 80 y sus relaciones en Panamá, donde tenían trato con la todopoderosa familia Eleta. Uno de sus miembros, Carlos Eleta Almarán, sería detenido en Macon, Georgia, en abril de 1989 acusado de tráfico de cocaína y blanqueo de capitales, siendo posteriormente puesto en libertad gracias, supuestamente según publicaciones de The New York Times, a sus conexiones con la CIA con la que estaría preparando por aquellas fechas el derrocamiento del narco-dictador panameño Manuel Antonio Noriega.

Los Eleta emparentarían con los Botín mediante el matrimonio entre Guillermo Fierro Eleta y Lucrecia Botín, hija de Jaime, sobrina de Emilio Botín y prima de Ana Patricia Botín.

Botín y los sandinistas

Ya en 1984, la agencia de inteligencia americana, CIA, investigaba la existencia de cuentas de dirigentes sandinistas en el Banco Santander de Panamá. Así aparece en un reporte de la CIA que hacía referencia a una información facilitada por Edén Pastora el, en su inicio, revolucionario del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) y después cabecilla de la contrarrevolución, “la contra”, más conocido por su nombre de guerra, el “Comandante Cero”. Según dicha revelación, Tomás Borge, ministro del Interior del gobierno sandinista de Daniel Ortega, tenía la cuenta 15980027D abierta en el Banco Santander Panamá con fondos provenientes del tráfico de cocaína.

Es conocida la relación de los carteles colombianos con el régimen sandinista y especialmente la del narcoterrorista Pablo Emilio Escobar Gaviria que durante algún tiempo se escondió en Nicaragua y Panamá tras ordenar la ejecución del ministro de Justicia de Colombia, Rodrigo Lara Bonilla, en 1984. Las relaciones de Emilio Botín con los nicaragüenses se prolongarían durante décadas en las que le servirían de lugartenientes en sus operaciones, guardaespaldas e incluso sicarios. Sobre los esbirros, secuaces y ejecutores nicaragüenses de Emilio Botín les hablaremos en una entrega especial.

Pablo Escobar y Juan Ramón Matta Ballesteros y las cuentas en el Banco Santander

En esos mismos años 80, el narcotraficante hondureño Juan Ramón Matta Ballesteros, socio de Pablo Escobar y los hermanos Ochoa del cártel de Medellín y los hermanos Rodríguez Orejuela del cártel de Cali, residió en una casa de la lujosa urbanización “Las Lomas” de Boadilla del Monte y disponía de varias cuentas en la sede central del Santander en la plaza de San Miguel de Gijón con 3,6 millones de dólares de aquellos años. Igualmente, Gustavo de Jesús Gaviria Rivero, primo y mano derecha de Pablo Escobar, tenía abierta la cuenta 730816 en el Banco Santander con 2,2 millones de dólares. (Estos hechos pueden confirmarlos en los diarios de la época y en el libro “La conexión Gallega” de Perfecto Conde).

La extradición de Jorge Luis Ochoa y Gilberto Rodríguez Orejuela

Por las mismas fechas, 1984, Jorge Luis Ochoa Vázquez y Gilberto Rodríguez Orejuela residían también en España, y fueron detenidos a petición de los Estados Unidos; pero en vez de ser extraditados a los Estados Unidos lo fueron a Colombia, después de un jurídicamente rocambolesco procedimiento de extradición, en el cual entre 25 y 30 millones de dólares fueron repartidos entre políticos y magistrados españoles en pago de la “oportuna” extradición a Colombia. Así lo contarían tanto el hijo de Gilberto Rodríguez Orejuela, Fernando Rodríguez, en su libro “El hijo del ajedrecista”, John Jairo Velásquez alias “Popeye”, sicario de Pablo Escobar o Nacho Carretero en su libro “Fariña”. Alguna fuente mantiene que dichos fondos habrían sido manejados a través del Banco Santander. Los capos Ochoa y Rodríguez Orejuela quedarían en libertad a los pocos meses de su “conveniente” extradición a Colombia, donde continuarían durante años sus operaciones de tráfico de cocaína, en vez de pudrirse en una cárcel americana el resto de sus días.

Operación Círculo Polar

Más tarde, al comienzo de los años 90, el departamento de Justicia de los Estados Unidos llevó a cabo la “operación Círculo Polar” en la que se vio involucrado el Banco Santander por blanqueo de capitales de los cárteles colombianos. Fuentes de la ONU manifestaban entonces que los bancos blanqueaban anualmente 100.000 millones de dólares de los narcos anualmente.

Operación Casablanca

Años más tarde, el 16-5-98, la DEA y el servicio de Aduanas de EEUU llevaron a cabo la “operación Casablanca” sobre la que la revista financiera Bloomberg Markets Magazine informó que diferentes bancos, entre ellos, claro está, el Santander habrían permitido el blanqueo de miles de millones de dólares de los cárteles de Juárez (México) y Cali (Colombia). El Banco Santander en México proviene de la compra del Banco Mexicano adquirido en 1996 por Ana Patricia Botín, entonces consejera delegada de Santander Investment, y la adquisición de la Banca Serfin en el año 2000.

Tanto el Banco Santander Mexicano como la Banca Serfin fueron investigados en la “operación Casablanca”, que terminó con una gran dispositivo en Las Vegas ejecutado por agentes encubiertos en el que fueron detenidos narcos del cártel de Juárez y 22 gerentes de banca que, como cebo, habían sido invitados a una fiesta en el Hotel Casino Casablanca cerca de Las Vegas. Entre los detenidos se encontraban los directivos del Banco Santander Jorge Reyes Ortega González y Antonio Muñoz Tirado. (Tienen más información en el libro “El botín de Botín” de José Manuel Novoa o “El dilema de las operaciones grises” de Iris Pérez Serpa.

Denuncias por narcotráfico contra Emilio Botín

Por las mismas fechas, finales de los 90, el empresario Jacques Hachuel formularía una denuncia por narcotráfico contra Emilio Botín en Nueva York. Formular una denuncia en los Estados Unidos por narcotráfico no está al alcance de cualquiera ni sale gratis. En Estados Unidos las cuestiones judiciales pueden tener un coste muy alto, tanto económico como de consecuencias si la acusación es falsa, pues puede acarrear cárcel y sanción económica, por lo que parece descabellado pensar que Hachuel se arriesgase a formular una denuncia falsa.

Emilio Botín se libraría de la acusación, al parecer, gracias a la ayuda que recibió de los hermanos Mas Canosa, exiliados cubanos, relacionados en casos de narcotráfico, con muchas influencias políticas en Estados Unidos derivadas de su colaboración con la CIA para el intento de derrocamiento de Fidel Castro. Los Mas Canosa habrían influido en la decisión del fiscal cubano que ordenó el archivo de la causa.

Las mismas fuentes manifiestan que en los negocios turbios de las drogas tendrían relación también Portugal y Brasil y las relaciones con el millonario portugués “don Antonio” Champalimaud y su mano derecha Jorge Veigas.

Champalimaud que construyó su imperio empresarial bajo la protección del dictador Salazar, se le habría vinculado con el contrabando y sus negocios en Angola, Mozambique y Brasil, le vendió al Santander el banco portugués Totta & Açores y le introdujo en Brasil, donde vivió hasta 1992 desde el derrocamiento de Salazar en 1974.

Desde Lisboa vendría un cargamento de 2.500 kilos de cocaína cuya “desaparición” traería muchas consecuencias además de los dos muertos que se produjeron en el asalto a una vivienda en la lujosa urbanización La Moraleja de Madrid para recuperar el cargamento. A este suceso dedicaremos una entrega especial.

La lista Falciani y el narcotráfico

Entre los españoles que figuran en la Lista Falciani de titulares de cuentas en el banco HSBC de Ginebra, además del clan Botín, aparecen Arturo del Tiempo Marqués y José Mestre ambos empresarios españoles condenados por narcotráfico.

El empresario zaragozano Arturo del Tiempo fue detenido en 2010 en Barcelona y condenado en 2014 a siete años de prisión por introducir, a través del puerto de Valencia, un alijo de 1.200 kilos de cocaína proveniente de República Dominicana. Con anterioridad a la aprensión de dicho cargamento, habría conseguido realizar al menos once envíos con éxito, pero le fue incautado otro de más de 900 kilos en el puerto dominicano de Caucedo, por el que no fue detenido por las autoridades dominicanas. Los cargamentos de cocaína eran ocultados en contenedores entre piezas de granito que eran importadas por Arturo del Tiempo.

Arturo del Tiempo construyó una imponente torre de apartamentos en la capital dominicana, cuya primera piedra fue puesta por el expresidente dominicano Leonel Fernández y entre cuyos compradores se encontrarían el ex jefe de la Policía Nacional, su hijo entonces jefe de la Policía; y el responsable de la Dirección Nacional de Control de Drogas. Tras su detención en España, las autoridades dominicanas se incautaron de su mansión en La Romana, desconociéndose si las españolas embargaron su vivienda en Somosaguas, misma zona en la que se encuentra la vivienda familiar del clan Botín.

Del Tiempo tenía vínculos directos con el Santander ya que fue consejero delegado de Gestiones y Desarrollos Patrimoniales y del fondo Vista Capital de Expansión -participado en un 50% por el Santander- y consejero de Santander Carbón Finance. Algunas fuentes manifiestan que dichos cargos tal vez le habrían podido servir para abrirle algunas puertas y como carta de presentación para obtener del Banco de Reservas la financiación para la construcción de la Torre Atiemar.

También en la lista Falciani, junto a los Botín, aparecía José Mestre, propietario de la mayor operadora de contenedores del puerto de Barcelona, que vivía en un palacete en Pedralbes de cuatro plantas, con tres cajas fuertes, obras de Picasso y Miro y un garaje para 20 coches en el que aparcaba un Rolls Royce, Mercedes McLaren, Porsche Cayenne, Audis, etc.

El “virrey del puerto”, como era conocido Mestre, también fue condenado en 2014 a 9 años de cárcel por intentar introducir por el puerto de Barcelona 180 kilos de cocaína. Pero, gracias a los servicios penitenciarios de la Generalidad catalana accedió de manera excepcional al tercer grado tras cumplir sólo un año de prisión de los 9 de condena, pese a que para disfrutar de tal beneficio penitenciario debería haber cumplido al menos 4 años y medio de prisión. Gracias a ello sólo entra en prisión exclusivamente para dormir.

Periódicos mexicanos desvelaron en 2011 que Mestre era uno de los empresarios de los que se servía el cártel de Sinaloa para introducir la cocaína en Europa.

José Mestre figuraría en el “selecto” grupo de invitados de Emilio Botín a su finca “El Castaño” para sus cacerías.

El clan Pujol y sus inversiones en oficinas del Santander y plantaciones de café

Entre los más importantes condenados en España por blanquear capitales del cártel de Sinaloa se encuentra el abogado barcelonés Joan Piqué Vidal, cerebro del diseño del entramado societario para el lavado de dinero, que, dentro de la “operación Tacos”, reconoció en juicio haber blanqueado el dinero sucio de los narcos más sanguinarios de México. Piqué Vidal fue el abogado y hombre de confianza de Jordi Pujol en el caso de Banca Catalana.

Los Pujol, según diferentes informaciones, habrían recurrido al mismo conducto para el blanqueo de capitales a través de la casa de cambios utilizada por el cártel de Sinaloa, Casa de Cambio Monex.

Los Pujol, según una investigación de la UDEF, habrían blanqueado 290 millones de euros mediante supuestas inversiones en plantaciones de café en México del grupo cafetero Sanroke del empresario santanderino afincado en el país azteca, Domingo Muguira Revuelta, vinculado con el narcotráfico. En el informe de la UDEF se relaciona el blanqueo de capitales con operaciones ligadas al tráfico de estupefacientes. En 2018 un preso colombiano, compañero en la cárcel de Soto del Real de Jordi Pujol Jr., le implicó en un intento de blanqueo de entre 50 y 100 millones de euros mediante la compra de plantaciones.

No podemos olvidar que el magistrado de la Audiencia Nacional, José de la Mata, acordó en julio de este año en un auto de transformación en procedimiento abreviado, de más de 500 páginas, enjuiciar a los Pujol por organización criminal, blanqueo de capitales y fraude fiscal.

Tampoco se puede pasar por alto que el menor de los Pujol, Oleguer, compró al Banco Santander 1.152 de sus oficinas por más de 2.100 millones de euros con un préstamo del propio Banco Santander. La compra se habría llevado a cabo en noviembre de 2007 mediante una sociedad, creada un mes antes con un capital social de 3.010 euros. Las circunstancias de la operación llevaron a la Fiscalía Anticorrupción a considerar que tras la misma se podría ocultar una operación de blanqueo de capitales.

La avioneta estrellada en la finca de El Castaño de los Botín cargada de droga

Muchos de nuestros lectores de cuartaedicion.com desconocerán que la finca “El Castaño” de Emilio Botín (tras su muerte propiedad de su hijo Javier) de 110 millones de metros cuadrados (11.000 hectáreas) en la localidad manchega de Luciana (Ciudad Real) tiene dos pistas de aterrizaje, que para sí quisieran algunos aeropuertos españoles. La finca se encuentra totalmente vallada y dispone de 10 torres de vigilancia y en ella viven 20 familias en las diferentes viviendas de que dispone para los trabajadores.

Muchos más lectores aun desconocerán también que en una de ellas, la inicialmente construida de 25 metros de ancho y 900 de largo, se estrelló en abril de 2008 una avioneta cargada con más de 270 kilos de droga muriendo dos de sus tres ocupantes. Junto a la pista de aterrizaje estaban esperando, en la finca de Emilio Botín varios vehículos para recoger el cargamento.

Tras dicho incidente el banquero se hizo construir otra pista de aterrizaje más grande, tal vez para evitar más accidentes. La nueva pista tiene unas dimensiones de 40 metros de ancho y 1.500 de largo.

Dicha finca de caza ha tenido muchos visitantes “ilustres”, que durante sus visitas no eran molestados porque, según alguna fuente, se daba orden a las fuerzas de seguridad de que no aparecieran por la zona.

Junto a dicha finca se encontraría colindante la que es propiedad de Ana Patricia Botín “Santa María”, en la que, según publicó nuestro compañero Josele Sánchez, se habrían construido, ocultos bajo tierra, diferentes oquedades en las que poder guardar o esconder todo tipo de enseres…

Alguno de los lectores habrán leído u oído hablar del supuesto amante de Ana Patricia Botín, un presunto narcotraficante colombiano llamado Jesús Samper Gaviria, que habría sido el ejecutor de Emilio Botín según la querella que por el asesinato del padre de Ana patricia Botín se presentó ante los tribunales. Pero de esa historia nos ocuparemos más detalladamente en mejor ocasión, pero aprovechamos ya para adelantarles el apodo de Emilio Botín alias “el bizco”.

Las preguntas del accionista sobre la posible relación con el narcotráfico

Pero volvamos al accionista que sacó a la palestra la presunta vinculación de Ana Patricia Botín con el narcotráfico en la junta de accionistas. Además de formular la pregunta en la junta de accionistas, ya anteriormente había dirigido varias cartas al consejero delegado del banco, José Antonio Álvarez, preguntándole sobre esas posibles vinculaciones de los Botín y el Santander con el tráfico de drogas. Por tanto, la pregunta del accionista no debió pillar de sorpresa a la presidenta y al consejero delegado del Santander en la junta de accionistas.

En las cartas anteriores a la junta, el accionista preguntó sobre si era cierto que en la operación de la compra de las 1.152 sucursales por más de 2.100 millones se habían blanqueado capitales del cártel de Sinaloa, sobre la relación del banco con Arturo del Tiempo Marqués condenado por narcotráfico, si en las cajas de seguridad de la Banca Serfin -propiedad de Santander México-, se oculta cocaína, sobre su supuesta relación con familias vinculadas con el narcotráfico en México y Colombia y la existencia de dudas con ellas y si alguna de ellas se habría satisfecho con fondos del banco.

Ante esos rumores y sospechas que recaen sobre la presidenta del Santander, su clan familiar y el banco, el accionista ha solicitado en varias ocasiones, por escrito y en las juntas de accionistas, la creación de una comisión forense independiente que lleve a cabo una investigación sobre los hechos para disipar todas las sospechas que constantemente rondan al Banco Santander y al clan Botín, ya que las mismas perjudican notoriamente su imagen perjudicando a la entidad y a los accionistas.

Pese a las peticiones del accionista y a los rumores que se repiten asiduamente, la entidad no ha constituido ninguna comisión forense independiente ni tampoco el departamento de cumplimiento ha abierto investigación alguna dentro del banco como si ha hecho, por ejemplo el BBVA respecto al “caso Villarejo”.

Con comisión de investigación o sin ella en cuartaedicion.com seguiremos contándoles todo lo que sabemos del clan Botín y del Banco Santander para que ustedes saquen sus propias conclusiones, sin que nadie les engañe.

Si quieres puedes invitarnos a un café y así ayudarnos a mantener el periódico aquí:

Últimos artículos