martes, octubre 19, 2021

Pablo Iglesias, ¿nuevo conspiranoico de la 5G?

Pordría interesarte...

El partido podemita podría estar pidiendo que se frene por inseguro el despliegue de la red 5G

La concejal de Unidas por Galapagar de nombre Celia Martell López de Soria se ha visto en la necesidad de pedir una moratoria en el despliegue de la red 5G únicamente en el municipio donde vive el señor Pablo Iglesias. En ningún sitio más que sepamos. ¿Se nos está volviendo conspiranoico su realeza podemita?

Pues necesitan encargar un estudio científico antes de la implantación de esta red en la localidad.

Son muchos los que afirman que precisamente los efectos de la 5G crean un efecto devastador en la biología y puede derivar a crear enfermedad que fácilmente se puede confundir con el famoso virus de moda.

¿Será que Pablo Iglesias se ha montado al carro de los que critican tal tecnología de intensa frecuencia perjudicial?

El caso es que Pablo Iglesias si se va a librar de estar sometido a las frecuencias de la tecnología 5G. Pero no comprendemos porque únicamente se lo aplica a su zona y por esa regla de tres deberían en ese caso, aplicarlo en todo el país. Si el vicepresidente tiene sospechas de efectos dañinos, debería ser generoso igual que es con el tema de las vacunas, con este tema de la radiofrecuencia 5G que a tantísima gente le preocupan y cada día son más.

Las ondas electromagnéticas que irradian las antenas es sospechoso de crear síntomas parecidos al covid-19 y estaría bien por lo tanto estudiarlo para no crear confusiones entre verdaderos enfermos del presunto covid-19 con otros síntomas en el ambiente que pueden ser dañinos a mediano o largo plazo.

Aplicar los principios de precaución sería lo correcto. Pues ya huele muy extraño tanto conspiranoico incluso dentro de la izquierda radical.

Pues parece que esta tecnología a nivel oficial no está aprobada ni investigada. No cuenta con los avales técnicos ni científicos adecuados.

Curiosamente, en Ginebra, lugar en donde nunca ha parecido existir una pandemia, solicita también moratorias. Y lo mismo Bélgica, Suiza, Eslovaquia y muchos lugares más que alargan la lista.

¿Pero a Pablo Iglesias le gustará que le tilden de conspiranoico también?

El caso es que quieren dejar muy claro que la concejala Celia Martell, quien pertenece a Galapagar en común-izquierda Unida, integra al grupo municipal de “unidas por Galapagar”, pero que la iniciativa han querido remarcar curiosamente, que ha sido únicamente formada por Galapagar en Común-IU, y que Podemos no ha trabajado en este proyecto de moción. Esto tenía que quedar enteramente aclarado para que al señor Pablo Iglesias no se le tache de algo que la izquierda siempre busca tachar a la derecha. Tipo como terraplanistas, etc.

El caso es que con tanto aguinaldo a los medios comunicativos privados, y tantos juegos del despiste en plena pandemia, ya no sabemos que pensar de nadie. ¿Al final quien es más conspiranoico? ¿El que por temor a un virus aún sin demostrar se ponga varias mascarillas una encima de otra o aquel que busca respirar sin ella para no llenarse de hongos y bacterias producidas que se acumulan y afloran en dicha mascarilla?

Aquí todos últimamente seremos tildados de conspiranoicos. Los conspiranoicos negacionistas del covid-19 y los conspiranoicos aceptistas que jamás cuestionaran los medios informativos de la televisión que aceptará regalos millonarios del generoso gobierno lleno de simpatías y empatías varias como ya hemos visto también con las continuas hordas de magrebíes que llegan en patera con su botellita de agua por cierto. Pronto llegarán las simpatías por el español autóctono, tengan fe por ello. El caso es que de la conspiración no se salva nadie. Ni de los cómicos burlones de tal círculo minoritario. Pero claro, la izquierda siempre apoyará a las minorías. ¿Tal vez sea una forma de simpatizar con los frikis del misterio no oficialista? En medio del apocalipsis de la bestia todo puede suceder. Seguiremos atentos a nuevas reacciones.

Si quieres puedes invitarnos a un café y así ayudarnos a mantener el periódico aquí:

Últimos artículos