miércoles, mayo 12, 2021

Sólo 16 años de cárcel para la madre que abandonó a su bebé hasta la muerte en Málaga

Pordría interesarte...

Esta marroquí llegó incluso a celebrar una fiesta por su veinte cumpleaños mientras su hija agonizaba sin comida ni bebida encerrada en un piso a oscuras

¿Qué tiene que decir de este caso Irene Montero y sus hienas? ¿Le damos otra paguita ‘hermana’?

Esta mujer debe pudrirse en la cárcel, pero estará en la calle mucho antes de lo previsto.

Sólo 16 años de cárcel para una mujer que cometió el peor crimen posible: abandonó a su bebé hasta la muerte. ¿Se imaginan lo que tuvo que sufrir esa criatura?

Esta mujer, marroquí, quedó embarazada en su país y animada por el ‘yo sí te creo hermana’ y todas esas gilipolleces, puso rumbo al paraíso español.

Llegó a tierras andaluzas en marzo de 2017. Dio a luz a su ‘mascota’ y se trasladó a Málaga en mayo de 2018 con su recién nacida. Comenzó así su fiesta particular. Pasó de ser un trapo en su tierra a disfrutar de pagas y piso por no hacer nada. Bueno sí, tenía un bebé, su pasaporte para la ‘tierra prometida’. Su excusa para llevar una vida de fiestas y placer al tiempo que torturaba a su niña.

Encontró trabajo en una discoteca de Málaga y pasaba el tiempo de camarera y relaciones públicas. Es decir, fiestas y más fiestas con amigos. Demasiado tiempo fuera del hogar y cero cuidados a su hija recién nacida.

Por cierto, ¿dónde estaban los organismos responsables de controlar a esa mujer y su bebé?

Seguimos.

La mujer, por llamarla de alguna manera, pasaba todas las noches fuera del hogar, dejando sola a la niña, por entonces de 15 meses. Más de quince horas con un biberón y sin aseo. Quince horas en una habitación cerrada, sin luz, comida y agua. DRAMÁTICO.

Pero la cosa fue a más con el tiempo. Cuando terminaba su turno de ‘trabajo’, en vez de volver a casa, se quedaba en casa de un amigo a dormir. Volvía a su piso de alquiler para darle un biberón a la niña y se escapaba nuevamente.

Cuando amigos y pareja le preguntaban sobre la niña, ella decía que había una persona a su cargo. Todo mentira. Sabía que si seguía en esa actitud iba a matarla, pero todavía fue a más.

Fiestas, salidas y diversión, dejando un día entero a su hija abandonada encerrada en cuatro paredes. Repetimos, nada de aseo y cuidados y un biberón cada veinte horas. Es difícil imaginarse lo que tuvo que pasar esa criatura.

Abandono total. Hasta la muerte

Un día, por octubre, decidió no regresar más a la vivienda. Le dio un biberón, unas galletas, la puso sobre la cama, cerró las persianas, la habitación y se marchó de casa para no regresar. Sólo tenía llaves del piso esa indecente madre. Sabía que iba a matar al bebé, pero decidió abandonarla a su suerte.

Iba a terminar con la vida de su hija de la manera más cruel y el bebé sólo tenía 17 meses.

No dijo a nadie sus intenciones. Ni a su pareja sentimental, amigos y familiares. Es más, celebró una fiesta por todo lo alto por su veinte cumpleaños y siguió su vida nocturna con total normalidad. Todo eso mientras su hija agonizaba encerrada en una vivienda.

¿Por qué no comunicar a nadie el paradero de su niña? ¿Por qué dejarla morir así? ¿Dónde estaban las autoridades correspondientes que debían hacer u seguimiento?

Se hace muy difícil llegar a entender cómo una persona puede estar de fiesta y dormir sin resentimiento alguno cuando sabes que en un piso hay una criatura que va a morir porque tú quieres que así sea. Que puedes remediarlo fácilmente y no haces nada por ello.

Todo salió a la luz cuando hermanos de esta asesina fueron a visitarla a España. Preguntaron al ‘animal’ que dónde estaba la niña. Ella mintió, diciendo que había una persona a su cargo, pero los familiares insistieron y al final confesó.

Cuando la policía acudió al hogar informados por los hermanos de la ‘asesina’, se encontraron al bebé muerto. Ese frágil cuerpo llevaba sin vida al menos un mes, según los expertos.

Abandono infantil. Cuadros de malnutrición, inanición, deshidratación y falta de cuidados médicos e higiénicos adecuados.

La cruel asesino lo reconoció todo. Dando detalles de cómo vivía y cómo abandonó a la criatura. Y sólo le han caído 16 años de cárcel. Quince por un delito de asesinato y otro por abandono temporal del menor.

Sólo 16 años por maltratar hasta la muerte a una criatura indefensa que no llegaba a los dos años de vida. ¿Es justo?

Si se descuidan, cumplen más condena los de ‘La Manada’…

Si quieres puedes invitarnos a un café y así ayudarnos a mantener el periódico aquí:

Últimos artículos