martes, octubre 19, 2021

Unos más iguales que otros

Pordría interesarte...

Artículo de opinión de Carlos José Márquez

En esta España en la que se premia el entrar ilegalmente y que se hacen leyes para fomentar y ‘okupar’ casas ajenas con el beneplácito gubernamental y estatal ya nada nos puede sorprender.

Pero lo de este P.P. rastrero y vendido al mejor postor que manda en Murcia ya es de juzgado de guardia. Es tanta la impunidad con la que se maneja este atajo de ineptos, corruptos, ladrones de guante blanco y traje de corbata que colma el colmo.

Y para muestra un botón, las últimas medidas tomadas por este ejecutivo regional compuesto de jetas inoperantes, esas ayudas al sector de la hostelería, esas migajas que se componen de 4.000 euros para los bares y restaurantes de la CARM y 42.000 euros para el grupo Orenes.

Y es que claro, parece ser que estos ilustres incompetentes que gobiernan no les entra en la cabeza que el motor de la economía regional son el turismo y la agricultura, pero que especialmente el turismo es el más castigado.

A mi personalmente no me llegaba la sangre al corazón cuando escuché de boca de López Miras cuando le escuché promulgar las medidas dictadas por él y su comité de lerdos principales para combatir este ‘estafavirus’ que no consisten en otra cosa que es asfixiar al pobre y llenarle más la barriga a sus amos, los ricos dueños de este cortijo que es Murcia, lleno de mansos sin sangre en las venas, que con cara de póker pasan por el aro de lo que un puñado de caciques ordenan y mandan a golpe de talonario y favores a familia y barraganas.

Éstos, los de siempre, los que ya gobernaban en Murcia cuando nuestros padres vestían de corto, a éstos que cada cuatro años les siguen votando, esos sátrapas a los que el ciudadano les importa una mierda, esos son los que gracias a unas ayudas que no necesitan van a escapar gloriosa y fantásticamente de este ‘estafavirus’ y de la más que nefasta gestión de este servil ‘amo’, el cual cumple fielmente el mandato del señorito del cortijo, al cual lame sus botas y se traga con sumo gusto sus esputos y miasmas.

Como reza el dicho, siempre hubo clases y esa famosa coletilla con la que estos políticos estafadores se justifican cuando el peso de la ley cae sobre el pueblo «todos somos iguales ante la ley «, debería cambiarse por «unos somos más iguales que otros».

4.000 euros de migajas limosneras para los hosteleros que trabajan honradamente de sol a sol (cuando les dejan) y 42.000 ‘eurazos’ para el grupo Orenes ¡Que no los necesita para nada! Y que para vergüenza y oprobio de los murcianos ha permanecido abierto de par en par y fomentando la ludopatía a diestro y siniestro. 

Pero que os quede bien claro a todos aquellos que tengan a bien leer este artículo de opinión, que todo esto sucede con la complicidad y anuencia de los tres partidos que gobiernan en la región y el apoyo de los tres diputados expulsados de Vox. Acordaros de esto en las próximas elecciones.

Todos iguales… ¡y un carajo!

Si quieres puedes invitarnos a un café y así ayudarnos a mantener el periódico aquí:

Últimos artículos