jueves, octubre 28, 2021

Nos sueltan como ganado para justificar la cuarta ola

Pordría interesarte...

Los entendidos ya han puesto fecha mientras la plebe se hace sus selfies en las terracitas con su cervecita

Pandilla de ineptos.

El coronavirus, o en el coronatimo para los ‘negacionistas’, más que respetable, ha dejado muy claro que España es un país de borregos. Ahora se entiende por qué tenemos semejantes gobernantes, pero ese es otro tema…

Lo que vengo a decir es que los entendidos ya han puesto fecha para la cuarta ola al mismo tiempo que la plebe ha vuelto a la ‘normalidad’ como ovejas que van al matadero.

Dos semanas de libertad para justificar otro confinamiento y unos cuantos de miles de muertos más. Pero claro, como la gran mayoría serán ancianos, importa bien poco, ¿no? Hipócritas…

¿Alguien me puede explicar como salimos a la calle, abarrotando terrazas otra vez, sin mascarillas, sin distancia de seguridad…etc, etc, etc…mientras los máximos responsables miran para otro lado? Menudo negocio tienen montado estos caraduras.

No aprendimos después de la primera ola. Llegó el verano y ¡Viva la fiesta! Playa, lucir músculos, modelitos, fiestas y más fiestas….y vino la segunda ola. Pero no tuvimos bastante se ve.

Viene la tercera.

Como en España somos imbéciles parece ser y se ve que no aprendimos de los supuestos destrozos que causó la pandemia en las dos primeras olas, volvimos a salir como ordenó nuestro querido Gobierno.

No os juntéis con muchos familiares, pero despilfarrar en compras navideñas. Toque de queda en fechas señaladas, pero llenar los comercios durante el día para gastar y gastar. Respetar las normas y hundir al autónomo y hostelería por ejemplo, que ya abro clandestinamente el bar de mi amigo para desfasar sin control.

Se avisó mil veces de lo que iba a ocurrir y así fue; tercera ola y más muertes. Caos y nervios. Hospitales colapsados y dramas y más dramas.

Otra vez: Aplausos para los sanitarios, vídeos muy emotivos y mil gilipolleces más.

Y decimos gilipolleces porque es lamentable aplaudir todo eso cuando lo único que estás pensando es en cuándo este inútil gobierno me dejará salir.

Pues bueno, aquí lo tenéis herederos de la ley Celaá. Ya se ha abierto la veda. ‘Frikis y frikas’ ya podéis poneros vuestros modelitos y acudir a la terracita de turno para haceros vuestro selfie con la copa en la mano. Pero ojo, que hay fecha de caducidad. En dos semanas volveremos a los dramas.

Otra vez encerrados, hospitales colapsados y a sumar muertos.

Que quede claro que con este artículo de opinión no quiero echar la culpa a la hostelería. La culpa es de aquellos que salen a la calle como si nunca hubiesen pisado un par en su puñetera y robotizada vida. La culpa es de aquellos hosteleros, por llamarlos de alguna manera, que hacen caja saltándose las normas con el beneplácito de los ‘poderosos’…en Cartagena conocemos a más de uno…la culpa, en definitiva, es de aquellos que dicen que miran por nuestros intereses pero en realidad sólo buscan llenarse los bolsillos y que son incapaces de dimitir por más y más ridículos que hagan.

¿No entendéis que os han soltado y al mismo tiempo os están diciendo que la cuarta ola de coronavirus o ‘coronatimo’ llegará en breve? Es un sinsentido.

En fin, tampoco me sorprende la verdad. España dejó de sorprenderme hace tiempo. Una sociedad (menas y amargados de la vida) que se tira a la calle en manada en plena pandemia por un orangután que dice que es rapero y siembra el caos sin miramiento alguno con el apoyo de nuestros terroristas políticos pero que obedece como el perro más fiel cuando están jugando con su libertad y futuro, encerrados en casa y acatando órdenes de los más absurdas mientras sus padres y abuelos mueren como ratas, lo dice todo.

Si esta manada se hubiese tirado a la calle cuando subieron la factura de la luz una media del 25% en plena ola de frío, otro gallo cantaría. Pero como no saben ni lo que es una factura…

Y prepárense, que viene el circo del 8M, la guinda del pastel…

Luego no aplaudan a los sanitarios. Se merecen una patada en el trasero.

Si quieres puedes invitarnos a un café y así ayudarnos a mantener el periódico aquí:

Últimos artículos