domingo, septiembre 26, 2021

Acosa a un compañero de clase, pide disculpas en una carta y se arroja al vacío

Pordría interesarte...

El joven de once años falleció poco después en el hospital

Ocurrió en París (Francia) el pasado lunes. Un niño de once años saltó de la ventana de su habitación. Minutos antes había escrito una carta pidiendo disculpas por acosas a un compañero de clase. El menor falleció en el hospital poco después.

Una vecina de la localidad francesa Vitry-sur-Seine, a las afueras de París, presenció la dramática escena y avisó a la madre del niño.

Una enfermera del barrio fue la primera en auxiliar al joven antes de ser trasladado al hospital, donde murió poco después a consecuencia de la terrible caída.

Al parecer, el joven fue castigado por el colegio ese día tras acosar a un compañero de clase. Una vez en casa, y tras la reprimenda de la madre, se encerró en su cuarto, escribió una carta disculpándose por acosar a un compañero y se arrojó al vacío desde su ventana.

Tan sólo tenía once años…¿qué está pasando con la sociedad del futuro?…

Lógicamente, se abrió una investigación para conocer las causas exactas que produjeron la muerte del ‘niño’ de once años, después de que el menor fuese sancionado por el centro educativo tras acosas a un compañero.

Muerte violenta de una niña de catorce años a manos de una pareja de quince

No es el primer caso en los últimos días que ha conmocionado a Francia. Una joven de catorce años apareció sin vida en el río Sena. Los culpables ya han sido detenidos y se enfrenta a una condena de veinte años, a pesar de que tienen sólo quince años.

Quince años y fueron capaces de planear la brutal muerte de una menor, también compañera de clase.

Al parecer, esta pareja (chico y chica) de quince años, se citaron con la víctima cerca del río Sena. Una vez allí, le dieron golpes hasta dejarla inconsciente. Una vez tirada en el suelo, la arrastraron hasta el río y la dejaron caer.

La autopsia dictaminó que la menor murió ahogada.

Curiosamente, fue la madre de uno de los ‘asesinos’ la que alertó a la policía. Una vez detenidos, no mostraron ningún síntoma de arrepentimiento. Con suerte, se pudrirán en la cárcel.

Si quieres puedes invitarnos a un café y así ayudarnos a mantener el periódico aquí:

Últimos artículos