miércoles, octubre 20, 2021

«Unos más ilegales que otros»

Pordría interesarte...

Artículo de opinión de Carlos José Márquez

Ayer, mientras desayunaba mis humildes tostadas de tomate y aceite (con sal no, que tengo la tensión alta ), me ha tocado leer en el periódico la noticia de que se ha desarticulado una red de personas que se dedicaba a introducir ilegalmente personas desde África hasta España.

Parece ser que la red era algo así como un clan familiar, esposas, cuñados, hijos, el gato y un primo medio lelo que veía Tele 5 cuando no se tocaba la pirindola a la sombra de un garrofero. Así, hasta un total de 24 personas, todas del mismo grupo familiar.

Y ahora es cuando a mí, pobre ciudadano de a pie, me asaltan las dudas en el interior de esta plebe ya cabeza, y me digo a mi mismo … ¿Qué diferencia hay entre lo que han hecho esta gentuza y lo que han venido haciendo en cuanto a materia de inmigración se refiere los diferentes gobiernos que han pasado por España?

¿Qué diferencia hay entre lo que el barco de la Open Arms hace y lo que este clan mafioso lleva a cabo en la comarca del campo de Cartagena?

Porque si nos vamos a la hemeroteca (esa que tanto odian los politicuchos estos de tres al cuarto que nos gobiernan), podemos comprobar como los que saltan la valla de Ceuta y Melilla agrediendo a los agentes de la autoridad, lo hacen con el beneplácito de los jerifaltes de turno, y que decir tiene del patrón del barco Open Arms, cuya financiación por parte de la Open society de George Soros es más que evidente, un lacayo de Bilderberg y de sus oscuros propósitos para llenar España y por consecuencia Europa de una inmigración más que ilegal convirtiendo esta situación en un mero negocio.

Pero claro, estos golfos que trafican con seres humanos, justificándose con manidas razones humanitarias, están bendecidos por los padres del sistema, amparados por unas leyes hechas a la medida de estas mafias que están instaladas ya en las más altas élites mundiales, incluyendo a ministros, ong’s, fundaciones, casas reales y gobiernos enteros que se benefician de las ayudas que en materia de inmigración llegan de una Europa corrupta que ve en esto una manera de canalizar el dinero del ciudadano hacia una serie de personas y chiringuitos afines para así poder justificar un dinero que se pierde y despilfarra.

Se ve que estos, los del clan familiar del primo lelo que se la zurre mientras no ve Tele 5 no formaban parte de esas élites que trafican con seres humanos y se llenan los bolsillos a costa del sufrimiento de otros como Óscar Camps, como las ong’s coñazo que sin remordimiento alguno defienden la inmigración ilegal mientras ponen el cazo. No, estos los detenidos en Fuente Álamo iban por libre, no tenían padrino que les acomodase el colchón, estos no formaban parte del selecto club legalizado que trafica con vidas humanas, que esclavizan a gente mientras les cae el maná celestial de la sopa boba estatal, no, estos no son delincuentes de guante blanco, por eso estos irán a la cárcel, mientras los golfos que legislan para que la inmigración ilegal se pueda seguir produciendo están sueltos, engordando sus barrigas y sus cuentas en paraísos fiscales.

Si en España existieran (que lo dudo mucho porque la justicia es un cachondeo), un par de jueces con un par suficiente y el tribunal constitucional se decidiera a actuar de oficio, la mayor parte de los gobiernos que han pasado por España deberían de estar en la cárcel por las tropelías que se han cometido y se siguen haciendo en cuanto a la materia de inmigración se refiere, incluyendo a las asociaciones creadas alrededor de este negocio que tan bien se nutre y que tanto dinero se lleva del contribuyente.

Es más que evidente que el clan del primo lelo eran un estorbo, ya que la pasta de este tráfico humano no se puede controlar por parte de las autoridades, no se pueden justificar los expedientes de acogida y admisión, no hay un control por parte de las ong’s que ven como se les escapan los cuartos de sus ávidas manos, no. Está más que claro que hay unos que son más ilegales que otros.

Si quieres puedes invitarnos a un café y así ayudarnos a mantener el periódico aquí:

Últimos artículos