domingo, abril 18, 2021

«Venden su honra por un sillón»

Pordría interesarte...

Artículo de opinión de Carlos José Márquez

Juan José Liarte Pedreño, Mabel Campuzano, Francisco Carrera De La Fuente… estos tres, estos tres ‘jetas’ que vienen a ser más de lo mismo, han dado su apoyo a un gobierno regional corrupto y mangante como jamás se ha visto.

Éstos mismos que decían que no querían cargos, los que pasean la bandera de los valores morales y cívicos, se han vendido por lo que se venden los traidores, por un sillón.

Si al menos hubieran negociado con el P.P. la reapertura del Rosell, quizás estaría justificado esta apoyo rastrero y servil con el que el samurái de pacotilla y sus dos secuaces han hecho posible que se sostenga al partido popular al frente del gobierno regional.

Estos tres que fueron expulsados de Vox y que inexplicablemente todavía siguen diciendo que son el verdadero Vox han actuado como siempre actúan todos los miembros de la despreciable casta política, yendo a lo suyo, a trincar sillones, a trincar prebendas, a rascar en el fondo de las maltrechas arcas públicas sin importarles para nada el beneficio del ciudadano y yendo al suyo propio.

Seguramente las hienas carroñeras africanas tienen mas y mejor gusto a la hora de llenarse la barriga, allá el la sabana africana que estos tres, con sus anchas tragaderas y su estómago tan recio como lleno de la porquería pepera con la que se llenan la barriga y los bolsillos.

Pero en fin, qué se puede esperar de tres individuos que han sido expulsados de un partido repleto en sus cargos orgánicos de personas poco ‘creíbles’ ( el caso de Víctor González Coello De Portugal ) y de trincones, que hace falta ser peor que los dirigentes de Vox como para que te expulsen del partido.

El mismo Ortega dijo del trío calavera que éstos habían montado un partido paralelo, el propio Francisco Carrera está denunciado junto a Pascual Salvador por presunta estafa y malversación… el mismo Francisco Carrera que siendo secretario económico de Vox Murcia le alquiló un cuarto piso a la familia de su esposa Inmaculada Marín Orenes como sede del partido Vox en Cartagena, el mismo Francisco Carrera que enchufó a su hijo Francisco Carrera Marín como asesor del grupo municipal de Vox en el ayuntamiento de Murcia por dedazo.

Y qué decir del señor Juan José Liarte, un abogado mediocre, el cual ha visto en la política un bote salvavidas al cual se ha enganchado con uñas y dientes, el mismo que asistió impasible a los desmanes en las cuentas del partido en Murcia y de las que tanto sabe y tanto se calla.

Y por último, la señora Campuzano, este personaje, puesta a dedo por Carrerone, a la que si se le pierde el papel que lee mientras da un discurso se queda más perdida que una cabra en un garaje.

Y mientras tanto estos tres, el trío calavera, con su tabarra del pin parental, justificando unos sueldos totalmente inmerecidos, en vez de doblar el lomo para trabajar en beneficio del pueblo, se dedican a pasear la manta por las televisiones, se ríen en nuestra cara, como si hubieran llevado a cabo un esfuerzo sobrehumano trabajando en beneficio del ciudadano, cuando solamente trabajan para ellos y sus bolsillos.

En sus manos estaba que se reabriese el Rosell…

Ya lo dijo aquel sabio: El que nace lechón muere cochino. Pero claro, estas son hienas…y ya se sabe…

Si quieres puedes invitarnos a un café y así ayudarnos a mantener el periódico aquí:

Últimos artículos