martes, septiembre 28, 2021

‘Los mayores’ se sienten estafados por los bancos: Cierre de oficinas y recortes de horarios de atención directa

Pordría interesarte...

El uso de las nuevas tecnologías en la banca, una manera de ‘fulminar’ a las personas de más edad


‘Los mayores’, esos que trabajaron toda su vida para tener una jubilación algo digna, se sienten estafados por esta nueva sociedad. Las nuevas tecnologías, esas que supuestamente llegan para mejorar nuestro estilo de vida, pueden ser un ‘cáncer’ para gente de avanzada edad.

Nuestros mayores han dicho basta. Se sienten estafados y marginados por esta banca de futuro que lo único que hace es recortar y recortar. Recortes de horarios de atención directa y el cierre de numerosas oficinas bancarias afectan de manera alarmante a los principales usuarios de estos bancos; nuestros mayores.

Ahora todo funciona por tecnologías. Tecnologías que, si ya son un embrollo para la sociedad actual más puesta en las nuevas App y todas esas tonterías, imagínense para una sociedad que todavía no usa el móvil con soltura. Una discriminación en toda regla. Una manera de pasas a nuestros mayores a clientes de3 segunda o tal vez de tercera.

Empecemos por los horarios de caja. Cada vez son más reducidos. El tiempo de atención directa pasa a una media de dos horas al día. Lo que conlleva a que se formen colas interminables de personas mayores…y en plena pandemia.

Tal vez se debería reducir el horario de cajas, pero no para personas de una avanzada edad que le cuesta, como es lógico, lidiar con las nuevas tecnologías. Están jugando con su dinero y encima todo son pegas, excusas y hasta sanciones.

Para más inri, la llegada del coronavirus lo único que ha hecho es reducir todavía más esa atención directa que en más de una ocasión ha salvado el mes a estos mayores que son para muchos un estorbo de la sociedad.

Luego está el problema de los cajeros. Cada día, den una vuelta por cajeros de su ciudad, se puede apreciar colas kilométricas para utilizar dicha herramienta del demonio. Si ya la mitad nunca funcionan, luego está el problema, para nuestros mayores, de la dificultad para llevar a cabo sus operaciones al no estar familiarizados con el uso de las nuevas tecnologías. Seamos sinceros, hasta el más moderno le ha dado algún golpe que otro al cajero de turno.

Hay que adaptar dicha herramienta para aquellas personas que no sean del mundo de las nuevas tecnologías. Tienen todo el derecho del mundo, ya que todo este ‘circo’ funciona gracias al dinero que se han ganado con mucho esfuerzo trabajando toda su vida.

Cada año es más difícil acceder a nuestro propio dinero. Es difícil ‘entender’ el sistema bancario para una persona familiarizada con las app y toda su parafernalia. Imaginen para una persona que todavía cambia el canal de la tele con el dedo.

Más formación

Aunque mucho se habla de proteger al más vulnerable, la verdad es que justamente ha pasado todo lo contrario y todo porque no se desarrolla una labor pedagógica con los mayores que no tienen acceso a las nuevas tecnologías.

Hay una necesidad imperiosa de llevar a cabo cursos de formación para este sector de la sociedad, que para más inri es el más partidario de la interacción con los bancos.

Cierre de sucursales

Al problema de las dichosas nuevas tecnologías, hay que sumarle el cierre de sucursales en toda España. Se estima que en los próximos dos años unas cuatro mil sucursales cerrarán sus puertas. A ello, súmenle que en los últimos diez años han finiquitado su trabajo alrededor de 21.000 sucursales en el territorio español. Cerca del 50% del panorama nacional. una auténtica barbaridad y que afecta y mucho a la sociedad que no está familiarizada con las nuevas tecnologías, principalmente, nuestros mayores.

Si quieres puedes invitarnos a un café y así ayudarnos a mantener el periódico aquí:

Últimos artículos