sábado, septiembre 25, 2021

Reabren una investigación contra Albert Donaire, líder de los Mossos independentistas, por revelación de secretos

Pordría interesarte...

«Totalmente improcedente» que se archivase la causa

Se tiene que hacer justicia sí o sí. Albert Donaire, líder de los Mossos independentistas, tiene que pagar ante la justicia por los supuestos delitos contra la intimidad y revelación de secretos.

La Sección Cuarta de la Audiencia de Barcelona ha reabierto una investigación por los supuestos delitos contra la intimidad y revelación de secretos contra el líder de los Mossos independentistas y candidato a Junts Per Catalunya a las elecciones catalanas, Albert Donaire.

Todo se remonta a la denuncia de nuestra colaboradora y cabo de la policía, Inma Alcolea, tras la difusión en las redes sociales de su intimidad.

La denuncia fue archivada en principio, sorprendentemente, por el Juzgado de Instrucción 3 de Gerona. Pero ahora la Audiencia considera el sobreseimiento acordado totalmente «improcedente».

«Examinada con detalles las actuaciones es innegable que el denunciado, el señor Donaire, probablemente por su condición de Mosso d’Esquadra y debido al largo y enconado enfrentamiento que sostiene con la señora Alcolea, tuvo acceso, primero a la información relativa a la interposición de una denuncia contra la misma por un altercado con una tercera persona y, sobre todo y más relevante, tuvo acceso a las propias diligencias policiales, pues hizo uso en sus redes sociales de una fotografía incorporada a dicha denuncia, identificando con nombre y apellidos a la señora Alcolea». El rechazo al independentismo de Alcolea le ha costado serios ataques por parte de Donaire.

Para la Audiencia, lo importante no es la captación de la imagen de la denunciante, más bien la utilización de la misma que se encuentra en un archivo policial.

Hay que recordar que el artículo 197 CP castiga no solo a quien obtenga directamente información que afecte a la intimidad de una persona, sino también (artículo 197.2) al que sin estar autorizado utilice en perjuicio de tercero, datos reservados de carácter personal o familiar de otro que se hallen registrados en ficheros o soportes informáticos, electrónicos o telemáticos, o en cualquier otro tipo de archivo o registro público o privado.

Por todo ello, parece más que lamentable que este delito quedase impune. La Audiencia ve sorprendente el sobreseimiento acordado y lo califica en auto más que contundente de «totalmente improcedente», ya que el denunciante utilizó datos extraídos de una denuncia policial contra la recurrente, la colaboradora de cuartaedicion.com, Inma Alcolea.

Si quieres puedes invitarnos a un café y así ayudarnos a mantener el periódico aquí:

Últimos artículos