viernes, junio 18, 2021

Ana Patricia Botín lleva a la ruina la banca española

Pordría interesarte...

Los grandes bancos españoles acabarán en manos de la banca inglesa, del HSBC

La ruina de la banca española gracias a Ana Patricia Botín.

Como muchos de ustedes ya sabrán, el Santander se encuentra en una situación económica tan nefasta que, según los rumores, va camino de ser absorbido próximamente por el banco británico de nombre chino HSBC, acrónimo de Hong Kong and Shanghai Banking Corporation.

Algunos se llevarán las manos a la cabeza y pensarán que eso no es posible, que ¿cómo el mayor banco español por activos puede acabar en manos de un banco británico constantemente sancionado por blanqueo de capitales y conocido como “el banco de los cárteles” por sus vínculos con el narcotráfico? (si están interesados pueden ver en Netflix el documental sobre el HSBC titulado “Cartel Bank” dentro de la serie “Dirty Money” -dinero sucio-).

Otros se preguntarán ¿de dónde sacan estos de cuartaedicion.com la información?, y vamos a explicárselo porque los indicios nos parecen claros, pero juzguen ustedes mismos.

El HSBC ya desembarcó en el Santander en septiembre de 2020 mediante el nombramiento de Antonio Simoes como responsable regional de grupo Santander para Europa, quien en abril de 2021 fue además designado consejero delegado de Santander España sustituyendo a Rami Aboukhair.

Simoes formó parte del HSBC, desde septiembre de 2007 hasta agosto de 2020, donde desempeñó los cargos de consejero delegado para el Reino Unido (2012-2015) y Europa (2015-2018) y consejero delegado de banca privada global (2018-2020) siendo consejero del grupo y miembro del comité ejecutivo desde 2015.

Más recientemente, en mayo de 2021, Ana Patricia Botín salió del consejo de administración de Santander UK, siendo sustituida por Antonio Simoes.

Procesos de reestructuración

Estos rumores se producen en un momento en el que tanto el HSBC como el Santander están inmersos en procesos paralelos de reestructuración con recortes de 35.000 empleos en el banco británico y la reducción de 1.000 millones de costes en el Santander mediante el cierre de sucursales en Reino Unido y el despido de empleados en diferentes países. Recuerden ustedes que el Santander viene realizando constantes ajustes del valor de su fondo de comercio desde los 27.000 millones de euros de 2016 a los aproximadamente 14.000 millones actuales (rebajas de 3.400 del negocio en Estados Unidos y más de 7.000 en el de Reino Unido).

El HSBC tiene 2.440 millones de euros en activos siendo el nº 1 europeo y el nº 7 del mundo por activos, mientras que el Santander sólo tiene 1.508 millones y es el 4º a nivel europeo y el 16º a nivel mundial. El HSBC es el banco nº 12 del ranking mundial por capitalización bursátil mientras que el Santander es el nº 29 con una capitalización bursátil la mitad que el británico.

Conforme a la comparativa de estos datos y los cargos ejercidos por Simoes en HSBC y Santander, parece evidente que su paso del banco británico al cántabro es un retroceso profesional, salvo que Simoes sea la cabeza de puente del HSBC para tomar el poder en el Santander mediante su absorción auspiciada por Ana Botín.

Desaparición de Ana Patricia Botín de los puestos ejecutivos

Algunos rumores del sector mantienen que culminado, en dos años, el proceso de reestructuración del HSBC y de saneamiento del Santander y producida la absorción del banco español por la entidad británica, el HSBC tomaría el mando único de la entidad resultante y Ana Patricia Botín desaparecería completamente de puestos ejecutivos. Suponemos que eso llevará implícito la compensación multimillonaria que se llevaría la actual presidenta del Santander por traicionar a los accionistas y a todos los españoles.

Tampoco podemos olvidar la buena relación del HSBC con los Botín desde antiguo, gracias a la cual el clan Botín ocultó 2.000 millones de euros durante décadas en el HSBC de Ginebra, fondos descubiertos con la “Lista Falciani” que es objeto de instrucción en el Juzgado Central de Instrucción nº 5 de la Audiencia Nacional con un más que sospechoso sobreseimiento provisional decretado por Santiago Pedraz.

La absorción del Santander por el HSBC, propiciada por Ana Botín, demostraría que el clan Botín ha llevado a la ruina no sólo al Santander sino a toda la banca española, ya que con la absorción del Santander pasarían al poder del banco británico los antiguos Banesto, Banco Central, Banco Hispanoamericano y Banco Popular. Es decir, que el clan Botín se habría cargado a cinco de los “siete grandes” bancos españoles como eran conocidos en los años 80 esos cinco bancos más el Bilbao y el Vizcaya.

Y la culpa de todo esto sería del clan Botín que a lo largo de los 70 años de poder absoluto en el Santander han saqueado sus arcas y las de los otros bancos de los que se han apoderado con el consentimiento de los poderes políticos y los supervisores. ¿Exigirán los nuevos mandatarios y accionistas del HSBC resultante de la absorción la devolución de todo el dinero del que se han apropiado los Botín y sus secuaces durante décadas?

El resultado es que la banca española representada por instituciones de la solera del Banco Central, el Banco Español de Crédito (Banesto), el Banco Hispanoamericano y el Banco Popular desaparecerían absorbidos por la banca inglesa por el mal hacer del clan Botín sumado al de los políticos españoles, el Banco de España y la Comisión Nacional del Mercado de Valores que han permitido los desmanes, desvíos y saqueos de los Botín que son sobradamente conocidos en el sector.

La situación se produce porque el clan Botín, capitaneado por Emilio Botín y su hija Ana Patricia, ha venido aplicando la política de quedarse con los bancos mencionados con la complacencia de los sucesivos gobiernos de González (Banesto, 1994), Aznar (Central Hispano, 1999) y Rajoy y Sánchez (Popular, 2017); y aprovechando los fondos públicos que han sido insuflados, como ocurrió en Banesto, para que al final el que creían gran banco español desaparezca en las manos del HSBC representante de la “Perfida Albión”.

Si no fueron suficientes Drake y demás piratas ingleses que saqueaban el oro y la plata de nuestros barcos con la “patente de corso” de Inglaterra, ahora, de nuevo, la banca británica se apropiará de los fondos españoles y nos volverá a colonizar como un nuevo Gibraltar que se extenderá de color rojo (el rojo también es el color corporativo del HSBC) a lo largo de todo el territorio nacional.

¿Pedirán perdón entonces, todos aquellos que han rendido injustificada pleitesía al clan Botín por haber consentido sus tropelías con la excusa de ayudar al gran banco español, y que lo único que han conseguido es que se regale nuestra banca al Reino Unido?

Ya se retuercen en sus tumbas los Villalonga (Central), Basagoiti (Hispanoamericano), Garnica (Banesto), Valls Taberner (Popular) sólo de pensar que la tradición de los grandes bancos españoles desaparecerá en las manos de la banca inglesa del HSBC, por la catástrofe generada desde 1986 por Emilio Botín y culminada por su hija Ana Patricia desde 2014, mientras que el clan continua con la fortuna amasada a costa de saquear los bancos mencionados y los fondos públicos. (En la foto que ilustra la noticia aparecen, de izquierda a derecho los retratos de los grandes banqueros de la historia de la banca española: don Ignacio Villalonga, presidente del Central; don Antonio Basagoiti, presidente del Hispanoamericano; don Pablo Garnica, presidente de Banesto y don Luis Valls, presidente del Popular).

Demasiados rescates

Mucho se ha hablado del rescate de las cajas, pero los rescates del Santander que se han ido produciendo gracias al asalto y saqueo de Banesto o el Popular y la fusión con el Central Hispano no se quedan a la zaga.

¿Están los accionistas minoritarios del Santander (que pintan poco o nada), sus clientes y los españoles en general dispuestos a regalar todas las históricas entidades bancarias españolas al HSBC y la “Perfida Albión” ahora fuera de Europa tras el Brexit?

¿Permitirá el Gobierno español una nueva derrota de la “Armada Invencible” a manos de la banca inglesa?

El tiempo lo dirá.

Si quieres puedes invitarnos a un café y así ayudarnos a mantener el periódico aquí:

Últimos artículos