viernes, junio 18, 2021

«La policía de la Generalidad: Vergüenza y pena da»

Pordría interesarte...

Que vergüenza y que pena da, ver en que se ha convertido esta policía de la Generalidad , desgobernada por unos políticos vergonzantes que creen que incumplir la ley es parte de sus derechos como mandatarios de una ccaa.

Que bochorno de mandos policiales cuya ideología política, se antepone a su obligación y al cumplimiento de la  ley y de su código deontológico

Que vergüenza da,  tener que interponer una denuncia interna contra un jefe de denuncias de la comisaría de Olot por la elaboración reiterada de diligencias informativas falsas, partidistas y carentes de la neutralidad y la lógica imparcialidad que debe presumirse en cualquier policía en la elaboración de atestados o diligencias, además de venir obligado por su código deontológico.

Que pena observar como un personaje indigno de llevar un uniforme policial y cobrar un sueldo público  presenta de manera reiterada denuncias por hechos inexistentes, incongruentes, falsos, donde llega a decir se que le persiguen por las calles de Gerona o que le mandan mails privados.

Que bochorno que ese personaje denuncie en la justicia de manera reiterada y cada día en un domicilio diferente para que los jueces de su localidad no se den cuenta de su locura y falsedad.

Que vergüenza ver como una familia de manera reiterada interpone denuncias falsas alegando amenazas inexistentes, o publicación ilegal de domicilios que no corresponden al suyo personal.

Que bochorno que, el personaje en cuestión se haya hecho con informes médicos ajenos, de manera ilegal , y los haya publicado en las redes sociales, i y que luego tenga la desfachatez de interponer denuncias penales falsas bajo el falso «comodín de la homofobia».

Que asco que un jefe policial de mozos elabore diligencias informativas sin ninguna prueba ni justificación, con el exclusivo motivo de beneficiar a un compañero de trabajo en base al compañerismo, amiguismo o más probablemente a la afinidad ideológica al independentismo.

Que vergüenza que, esas diligencias informativas de denuncias carentes de credibilidad y de pruebas por parte de un jefe policial induzcan a error a los jueces , provocando actuaciones procesales contra una persona, básicamente por no tener la misma ideología política que el cabo y su agente.

Que bochorno ser acusada por parte de una mando policial, en diligencias informativas falsas de ser autora de un delito de amenazas inexistente o de un delito de odio sin ningún fundamento ni prueba que lo sustente.

Que bochorno que un mando policial que no te conoce, que no te ha visto en su vida, que no ha hablando contigo jamás ni sabe lo que piensas, que nunca ha coincidido contigo a nivel laboral TE CATALOGUE COMO UNIONISTA en unas diligencias policiales sin explicar los motivos, sin explicar el significado y solo para marcar como buen independentista a los que no nos doblegamos con la doctrina del golpismo elaborado durante 40 años por esta generalidad de Cataluña que nos secuestra.

Que vergüenza ver como toda una familia, a pesar de no residir en la localidad donde se elaboran esas falsas diligencias informativas, cocinadas a su favor y contra la enemiga ideológica, se presenten todos a denunciar en esa misma comisaría donde realizan diligencias que les benefician

Que asco infinito ver como, un pseudo policía se jacta en sus redes sociales de denunciar con la única intención de extorsionar económicamente a los ciudadanos a los que denuncia sin fundamento

Que pena que, cuando acudes a los juicios por hechos inexistentes los jueces busquen y rebusquen entre las diligencias o pantallazos presentados, cuales son las amenazas efectivas que realizo o en que se fundamente el presunto delito de odio falso del que me acusa en las diligencias cocinadas con mucho odio por el mando policial.

Que pena da ver como juicio tras juicio y declaración tras declaración, eres absuelta de manera absoluta e inmediata pero que, la locomotora procesal que han activado el falso denunciante y el prevaricador mando policial, te ha obligado a gastar en abogados y procuradores habiéndose hecho efectivo el deseo del delincuente a ser extorsionada económicamente con sus falsas denuncias y las de toda su familia

Que suerte la nuestra que, todavía nos queda la justicia sin prostituir y no se la pudieron llevar los independentistas indignos tal como pretendían con el estatuto de Cataluña de 2006

Que suerte la mía que al final, el tiempo pone a cada uno en su lugar y este delincuente y sus secuaces tendrán el final que merecen. De eso me encargo yo.

Si quieres puedes invitarnos a un café y así ayudarnos a mantener el periódico aquí:

Últimos artículos