martes, septiembre 28, 2021

«Caciques murcianos y peces atontados»

Pordría interesarte...

Artículo de opinión de Carlos José Márquez

Como era de esperar ha sucedido otra vez, esa cochina manía que tienen los peces de salirse de su hábitat natural para respirar aire atmosférico. ¡Serán atontados! ¿A quién se le ocurre?

Como es normal en la naturaleza, los pescados, langostinos, caracolas y demás animalillos del Mar Menor, cuando tienen calor se salen del agua en vez de buscar aguas mas profundas y más frías. Claro, porque la lógica de unos animales tan estúpidos les lleva a hacer estas tonterías. O al menos eso es lo que nos quieren hacer creer estos golfos chanchulleros de la comunidad autónoma, los cuales obtienen más rentabilidad de un Mar Menor moribundo y podrido que de uno sano, y los cuales achacan su mal estado a cuatro barcos y al ‘Currito’ que toda su vida ha trabajado para poder tener una casita en la playa a la que poder ir para combatir las calores veraniegas.

Se me vienen a la memoria las palabras del diputado regional ex vox, ese virtuoso y cristianísimo cartagenero Juan José Liarte, echándole la culpa del estado del Mar Menor al ‘Currito’ que tenía una casa en Los Nietos, Islas Menores, Mar de Cristal, Los Urrutias, o La Manga por ejemplo. Menuda jeta.

¡ No, no y no ! La culpa de que el pescado atontado se muera es del mismo pescado que quiere salirse del agua, ¡ Juanjo hijo mío! ¡Que no das una chiquillo!

Si aquí hay alguien inocente, que mira por el medioambiente, la naturaleza y preocupado por el pescado, esos son los que mandan en Murcia, esos que estando la calle más caliente que el cenicero de un bingo no se quitan ni la chaqueta ni la corbata, así caiga plomo derretido. Esos que cobran buenos sueldos, que enchufan a dedo a parentela, amantes y barraganas como buenos miembros de esta nueva nobleza surgida de los fondos de cajón de unos partidos políticos corruptos hasta el tuétano y en los que se refugian los más tontos y los más golfos de cada casa.

Si ya lo dicen los técnicos y los políticos (que saben y mandan más que los técnicos), que no hay falta de oxígeno, que el agua del charco pútrido en el que han convertido al Mar Menor es casi, casi utilizable como agua bendita, y que algún obispo que otro puede hacer gárgaras con ella. Hasta se está pensando en envasarla en viales para combatir la tontuna y la golfería de tanto político ‘mursiano’ en forma de vacuna. Ya, que digo yo, que si cacarean tanto las excelencias de la vacuna del estafa virus no les importará meterse otra mierda cualquiera.

¡Otro sí digo! Que estos santos varones encorbatados que chupan del bote de lo público, y que tanto entienden del medioambiente, no tienen en modo alguno la culpa de que los bancales de lechugas que hay plantados en las inmediaciones del Mar Menor echen nitratos a los acuíferos del subsuelo y que cada vez que llueve se embarre la laguna tal que la jofaina de un minero.

Es más, también añadir y decir que los tan ilustres mangantes que nos chulean y estafan no son tampoco los culpables de que los estériles de las minas del municipio de La Unión estén colmatando el Mar Menor con lodos y metales pesados ¡No! Eso es culpa de la puñetera naturaleza, que hace que llueva a mala leche y llena de mierda y veneno nuestro charco.

¡Y que lo sepa todo el mundo! ¡El dragado de las golas del Mar Menor es una tontería! Claro, cómo va a ser beneficioso dragar unas golas que antes se dragaban y que contribuían a regenerar el agua de la laguna, (esto es lo que también dicen los ‘ecolo jetas’ subvencionados). Y es que claro, cuando se cobra pasta pública hay que bailar al ritmo de los caciques que te endiñan la pasta, que de eso hay algún ‘ecolo jeta’ melenudo que sabe mucho, mucho…como se dice en Murcia.

¡Cómo va ser la culpa de lo que pasa en el Mar Menor de esta gente tan seria! Ellos, tan preparados con sus másteres y licenciaturas de la UCAM, con su honra sin tacha, tan inteligentes, bien ‘peinaicos’ y oliendo a colonia de la buena.

La culpa es del pescado. Si es que no os enteráis…

Si quieres puedes invitarnos a un café y así ayudarnos a mantener el periódico aquí:

Últimos artículos