martes, diciembre 6, 2022

Lo que los medios ‘manipulados’ esconden: Ocho casos de violencia y brutalidad cometidos por inmigrantes ilegales

publicidad

Pordría interesarte...

Asesinatos, violaciones, palizas…y todo en ocho días, aquí, en España

Los medios manipulados no lo van a contar pero cuartaedicion.com sí.

Ocho caso alarmantes. Ocho casos de una brutalidad pasmosa han ocurrido en España en los últimos ocho días. Ocho casos que llevan el sello de la inmigración ilegal.

¿Hubo mas actos violentos cometidos por españoles esta semana? Sí, pero eso ya se lo cuenta la prensa de Pedro Sánchez y su séquito.

Nosotros vamos a contarles lo que ‘los bien queda’ no quieren que se sepa porque tira por tierra su política mercenaria.

Como es el caso de un delincuente marroquí (con numerosos antecedentes), que intentó asfixiar a una anciana en Jaén para robarse en su domicilio.

Otro caso fue el de otro marroquí, también con antecedentes, que intentó violar a una joven en Igualada (Barcelona) hace una semana.

Pocas horas después, la policía detenía en Alicante a dos marroquíes, que colaboraban con el terrorismo yihadista, y a otro en Madrid que asaltaba a conductores.

¿Quieren más casos? Continuamos.

Un inmigrante violó, robó y golpeó hasta no poder más a una mujer de 43 años en Málaga.

En Madrid fue detenido un marroquí que atropelló mortalmente a una joven. Al mismo tiempo, una banda latina dejó dos heridos graves en Alcalá de Henares y un hombre murió apuñalado por otro inmigrante en Cercedilla.

Y la semana que viene habrá numerosos casos más pero no lo sabrán porque los medios de comunicación de este Gobierno desviarán su atención con ‘noticias’ como el lenguaje inclusivo, la vacunación contra el dichoso covid, la marginación de colectivos minoritarios, pañuelos morados y mil sandeces más.

Bienvenidos a España, donde las puertas a la delincuencia están abiertas de par en par…y con paga incluida.

Si quieres puedes invitarnos a un café y así ayudarnos a mantener el periódico aquí:

Últimos artículos

publicidad