miércoles, mayo 18, 2022

Hicham, el marroquí caníbal que se devoró a sí mismo, agrede a su pareja y causa pavor en un restaurante de Bullas

publicidad

Pordría interesarte...

Destrozó la cristalera del local al tiempo que exigía que saliese su pareja del establecimiento que la protegió. También amenazó de muerte a clientes del restaurante

La multiculturalidad y esas cosas tan bonitas que nos ha traído la sociedad ‘moderna’. Y NO, no es murciano. Es marroquí y se llama Hicham. Y estaba en la calle, de rositas, después de devorarse a sí mismo tras consumir droga caníbal el 1 de enero en Cehegín (Murcia). Estaba en la calle porque nadie puso una denuncia y, supuestamente, sólo se autolesionó el día que consumió droga caníbal y tuvo que ser atendido en el centro de salud de la localidad. Pero sí, intentó agredir al personal sanitario y a los policías que fueron llamados ante la tremenda e impactante imagen de ver a un hombre fuera de control y devorándose a sí mismo.

¿De verdad este hombre no era peligroso? Este hombre, con gravísimos problemas, estaba en la calle…y aquí tienen el resultado de tan brillante decisión. Ahora que vuelvan a soltarlo.

Hicham, marroquí de 29 años con serios problemas y una autentica amenaza para la sociedad, ha vuelto a liarla, como bien ha informado el diario El Español.

Esta vez ha sido en Bullas, la pasada noche, en un restaurante muy conocido de la localidad.

Al parecer, según testigos presenciales, todo comenzó por una pelea con su pareja sentimental. Supuestamente, este marroquí perdió nuevamente el control de sí mismo y comenzó a agredir a su pareja. No paraba de pegar a la mujer mientras ésta pedía auxilio.

Más fuentes confirmaron a El Español, que sí, que tenía a la chica agarrada por el cuello y que varios clientes del restaurante salieron a auxiliarla porque estaba en peligro.

Una vez dentro del local, el dueño del establecimiento decidió bajar las persianas para proteger a la chica y sus comensales, ya que Hicham estaba fuera de control. Hicham se fue a su coche y sacó una barra metálica con la que golpeó la cristalera del restaurante al tiempo que gritaba que saliese su pareja y amenazaba de muerte a todo el que la protegía. Estaba, otra vez, fuera de sí. ¿Más droga? No importa, en dos días a la calle…hasta que ocurra una desgracia.

Este individuo sólo paró cuando llegó la policía al lugar de los hechos. Fue trasladado al hospital de Caravaca de la Cruz y pasó la noche en el calabozo. En breve pasará a disposición de los juzgados.

Y en breve este marroquí estará nuevamente en circulación porque nuestra Justicia funciona así de lamentable.

Si quieres puedes invitarnos a un café y así ayudarnos a mantener el periódico aquí:

Últimos artículos

publicidad