jueves, diciembre 1, 2022

Mujer apuñala a un hombre en Palma al que confundió con un policía

publicidad

Pordría interesarte...

Y todo porque se negaron a darle una habitación de hotel, ya que estaba completo, y se pensaba que era culpa de la víctima

Ya saben, la sociedad del futuro. Esa donde la mujer se ha convertido en toda una especie que hay que investigar a fondo gracias a las absurdas ideas que les han vendido unas cuantas ‘femiprogres’.

Una joven de 23 años ha sido detenida en Palma por apuñalar a un hombre. Y todo porque no había habitaciones disponibles en un hotel de el Arenal y se inventó una película de discriminación, pagando el pato un cliente que se encontraba en ese momento a su lado y fue confundido por la agresora con un policía.

Surrealista a más no poder. Los hechos tuvieron lugar en la madrugada del 18 de febrero a las afueras del hotel Playa Sol, situado en el número 244 de la carretera Militar.

El hombre se encontraba en la barra de bar de un hotel cuando aparecieron en escena una joven (la agresora) junto a otra amiga y dos individuos de magrebíes.

Querían una habitación de hotel y así se lo hicieron saber al responsable del hotel y encargado del bar. El problema viene cuando el responsable del establecimiento comunica a la individua en cuestión de que no hay habitaciones disponibles.

Comienza así una discusión entre el empleado y la joven (alentada por sus acompañantes) en la que se ve involucrado el cliente que se encuentra en la barra y que es confundido por la agresora, absurdamente, con un policía.

«Te vamos a matar, vamos a acabar con tu vida madero de mierda, hijo de puta», le dijeron al cliente, según se recoge en el atestado de la policía.

La discusión continúa y el recepcionista invita a la joven y sus ‘amigos’ a que abandonen el establecimiento. La ‘pelea’ se traslada a la calle, donde los cuatro jóvenes y el cliente, que es confundido con un policía, sigues discutiendo. En un momento, dado, una de las mujeres saca un objeto punzante y apuñala en el costado al hombre para luego abandonar el lugar junto a sus amigos.

La víctima regresa al bar y es cuando el recepcionista del hotel se da cuenta de que el cliente lleva un agujero en la chaqueta. Éste se quita la prenda y es cuando ve su camiseta llena de sangre.

Rápidamente la víctima fue trasladada a un centro de salud al tiempo que el encargado del hotel llamó a la Policía Nacional.

Fue fácil dar con la agresora, ya que presentaba una herida en la mano con la que apuñaló al hombre y además presentaba sangre en su ropa. Regresó, acompañada de los policías, al hotel mientras que la víctima era entrevistada por otros agentes.

«¿Qué estás diciendo, que por tu culpa no nos han dado habitación?», llegó a decir con voz amenazante. Cuando los agentes le preguntaron por la herida en la mano la agreasora lo confesó todo sin mayores problemas. «Sí, Si. He sido yo. ¿Qué pasa?»

La individua en cuestión ha sido detenida pero no pasará mucho tiempo, por no decir nada, entre rejas. Así funciona nuestra Justicia y esta mujer lo conoce perfectamente.

Apuñaló al hombre porque se pensaba que era «un puto madero. Eres policía y por eso no nos dan la habitación».

Pudo quitar la vida a una persona por motivos más que absurdos, como así ha quedado probado. Por suerte, la víctima se recupera si mayores problemas de las heridas sufridas.

Si quieres puedes invitarnos a un café y así ayudarnos a mantener el periódico aquí:

Últimos artículos

publicidad