martes, noviembre 29, 2022

«Un Estatuto obsoleto…»

publicidad

Pordría interesarte...

Artículo de opinión de Carlos León Roch

Un Estatuto de la Región de Murcia  que nació lastrado por el “ombliguismo” de las “Cuatro Esquinas”. Un Estatuto que ha sido retirado de su preceptivo trámite en las Cortes Generales, no por los defectos y lacras iniciales…sino por pequeñas batallitas barriobajeras  de banderías políticas; por si tenían que haber dos o más mandatos, por si los tránsfugas sí, o no… 

Nosotros, en nuestra ingenuidad ancestral nos congratulamos por esa retirada, que representa una esperanza- aún no frustrada- de que se respete la Constitución vigente y los irrenunciables derechos históricos de la Región…

Porque, pese a que les pese a muchos, la Región no es ”de” ninguna ciudad ni pueblo que la componen, sino de todos ellos. Y porque los lorquinos, los yeclanos, o los cartageneros no tenemos que ser denominados obligatoriamente como murcianos; tal como declaraba el retirado Estatuto. 

Una región lastrada y forzada desde su nacimiento, cuando en septiembre de 1978, antes de la vigencia de la Constitución, los entonces diputados provinciales, que representaban a los ayuntamientos regionales, solicitaban un régimen preautonómico  que “articule de forma equilibrada cada una de las comarcas…haciendo resaltar la significación de Cartagena en reconocimiento a su fundamento histórico…”( Real Decreto/Ley30 1978)

Pero, si estos requisitos estaban en el proyecto preautonómico regional en septiembre de 1978, en diciembre de ese año el Rey sanciona la Constitución vigente que en su artículo147, 1/A declara: “Los Estatutos de autonomía deberán contener: La denominación de la Comunidad que mejor corresponda a su identidad histórica…”.

Cualquier comentario, cualquier discrepancia  puede matizar  el alcance de esa “regla constitucional”, madre y referencia de todas las leyes, estatutos y reglamentos posteriores…pero nadie puede poner en duda de a quién corresponde esa identidad histórica de nuestra región.

Tres mil años contemplan a una; otra fue fundada en el 825…

La Constitución debería ser acatada hasta por los poderes fácticos. 

Ahora, el regreso del Estatuto frustrado nos abre- otra vez- la esperanza

Si quieres puedes invitarnos a un café y así ayudarnos a mantener el periódico aquí:

Últimos artículos

publicidad