martes, noviembre 29, 2022

Condenado a 300 años de cárcel el pederasta (rumano) más peligroso de España, pero cumplirá un máximo de 20

publicidad

Pordría interesarte...

Abusó de una veintena de niñas. Además, grababa los hechos y los difundió

La Audiencia de Madrid ha condenado a casi 300 años de prisión al acusado de abusar de 23 niñas de entre 4 y 13 años en Colmenar de Oreja (Madrid), grabar los hechos y difundirlos, después de que el procesado reconociera en el juicio lo sucedido, por los que no obstante estará un máximo de 20 años en la cárcel. Así es nuestra Justicia.

El condenado reconoció en el juicio que sí, que aprovechaba que los padres de su pueblo, todos de nacionalidad rumana como él, le confiaban a sus hijas para que las recogiese del colegio, para abusar de ellas, grabar las imágenes y difundirlas en redes sociales (en una red de pedófilos).

Como excusa ante tal atroces delito, señaló durante el proceso que era alcohólico desde joven y pidió perdón a las familias de las niñas.

Según informó el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) ayer, la Sección Quinta de la audiencia madrileña le condena como autor de seis delitos continuados de elaboración y distribución de pornografía infantil, ocho delitos de elaboración y distribución de pornografía infantil, cuatro delitos continuados de abuso sexual con penetración, dos delitos continuados de abuso sexual sin penetración, tres delitos de abuso sexual con penetración y cinco delitos de abuso sexual sin penetración.

También le condena por un delito de tenencia y distribución de pornografía infantil y nueve delitos de descubrimiento de secretos, con la concurrencia de la circunstancia agravante de abuso de confianza en los delitos cometidos sobre seis menores.

Además, tendrá que indemnizar a varias víctimas con cantidades que oscilan entre los 10.000 y 20.000 euros y entre 2.000 y 3.000 euros a los padres de las menores.

Dimitru R.N. fue arrestado en julio de 2018 en la denominada operación Balrog de la Policía Nacional, después de que la Policía de Queensland (Australia) compartiera en la base de datos International Child Sexual Exploitation (ICSE), gestionada por INTERPOL, unas grabaciones con abusos a menores en España. El nombre de la operación se debe a los demonios que describió Tolkien en sus libros.

Un depredador sexual sin patologías psicológicas

Cuando las autoridades registraron la casa de este pederasta encontraron hasta cinco cámaras que utilizaba para grabar los abusos. Además, de numeroso material pornográfico infantil con éste individuo como lamentable protagonista.

Había numerosos vídeos de Dimitru abusando de las niñas. Algunos eran aberraciones difíciles de visualizar, con este individuo penetrando anal y vaginalmente a las menores.

Los magistrados consideran que «no es posible la aplicación de circunstancia atenuante alguna» dado que aunque Dimitru «presentaba un hábito alcohólico» continuado, sin embargo «no se aprecia en él patología psíquica con incidencia o alteración de sus facultades cognoscitivas y volitivas ni afectación en relación a los hechos enjuiciados»

Todo quedó probado. Un verdadero monstruo que volverá a las calles antes de lo que nos imaginamos. Ya saben, en España cumples más condena por no pagar una multa que por cometer actos verdaderamente abominables.

Si quieres puedes invitarnos a un café y así ayudarnos a mantener el periódico aquí:

Últimos artículos

publicidad