miércoles, mayo 18, 2022

Rubén Gómez, hermano de Sara: «Nos consta que la defensa del supuesto autor, J.A.M, va a culpar al hospital Santa Lucía de casi todas las heridas de mi hermana»

publicidad

Pordría interesarte...

«El corporativismo en el sector médico es tremendo, y se impone a la humanidad»

Rubén Gómez, el hermano de Sara Gómez, la joven que perdió trágicamente la vida tras someterse a una lipoescultura, se puso en contacto con cuartaedicion.com tras la publicación de este diario de la noticia, en exclusiva, de lo que sucedió realmente aquel fatídico día en uno de los quirófanos de Virgen de la Caridad. Aquel día que Sara salió de la intervención con heridas de extrema gravedad. Heridas que a la postre pondrían fin a su vida.

Hoy hemos tenido el placer de entrevistar a Rubén. Sólo pide justicia. Exige justicia. No quiere, no puede permitir que la muerte de su hermana caiga en el olvido. Mientras aquellos supuestos máximos responsables continúan con su vida, la familia de Sara Gómez se hunde cada día un poco más.

Sin más preámbulos…

¿Cómo se encuentra la familia? Me comenta que el paso del tiempo no cura las heridas

Efectivamente, hemos bajado de la nube y la realidad es que cada día que pasa la echamos más de menos y nos apena mucho la idea de no verla. Han pasado ya más de dos meses desde que la enterramos y es muy duro para mis padres, sobrinos, hermana, abuelas, … pero somos fuertes y estamos unidos, con lo cual solo queda secarnos las lágrimas y recordarla con mucho orgullo y la mejor de nuestras sonrisas. Dios está con nosotros y tenemos paz en esos duros momentos.

Ahora sois más conscientes de la pérdida de Sara

SÍ. No es agradable ni humano decirle a una madre o a unos niños que nos ayuden a escoger y diseñar su lápida, o arreglar la documentación y los trámites de su fallecimiento, como tampoco fue nada fácil decírselo a su abuela materna de casi 90 años con quien tenía una relación muy especial.

Una familia, literalmente, destrozada…¿Qué piden los seres queridos de Sara Gómez?

Siempre decimos lo mismo; que se investigue a fondo, que se acabe el gran corporativismo médico que existe y que todo el peso de la ley recaiga con toda su contundencia sobre el o los culpables por la injusta y cruel muerte de mi hermana. No pedimos venganza, pero Sí justicia, y hemos demostrado 2 cosas: que no vamos a perder jamás las formas y que vamos a llegar hasta el final.

Nos han dicho “NO” a la prueba de drogas, a la inhabilitación cautelar, pero seguimos y seguiremos pidiendo al Poder Judicial justicia para Sara, y al Legislativo que no hayan más saras.

Habla de uno o más culpables en la muerte de Sara Gómez

Será la Justicia quién lo determine y aclare. En el quirófano hubieron muchas personas, cada una con su cometido, pero es cierto que quien introdujo la cánula en el cuerpo de Sara fue supuestamente el cirujano.

La realidad es que para hacer esas perforaciones se requiere una gran presión y fuerza, hay que traspasar la pared abdominal, adentrarse en los órganos y perforar, y no fueron una, ni dos ni tres perforaciones, fueron muchísimas y en muchos órganos vitales. Fueron, como ya dijo un perito, literalmente puñaladas internas.

Luego es cierto que en ese estado de extrema gravedad, y desangrándose, Sara pasa tres largas horas en la camilla de Virgen de la Caridad cuando la UCI está a cinco minutos. Esa espera mientras se desangraba provocó un shock hipovolémico y un fallo multiorgánico. ¿Por qué esa demora y esa espera en esa gravedad?

Hablando de culpables, ¿Cree que el hospital Santa Lucía tiene parte de responsabilidad? Por la supuesta parsimonia a la hora de tratar a Sara de las graves heridas causadas en el quirófano de Virgen de la Caridad

Del Santa Lucía solo tengo palabras de gratitud, ellos trataron de salvar la vida de Sara, quien ya llegó a ese hospital con heridas de muerte, en shock hipovolémico y con fallo multiorgánico. Agradezco su labor profesional y humano para con Sara y con la familia.

Debe ser duro que un cirujano trate de salvar la vida de una joven paciente por unas heridas y lesiones, supuestamente ocasionadas por otro cirujano.

De ellos, del Santa Lucía, solo esperamos que en sede judicial sean igual, o por lo menos la mitad, de duros, rotundos, contundentes y sinceros que fueron con nosotros en cuanto al estado de salud de Sara, y sabemos que lo harán, porque son grandes profesionales y mejores personas.

Me consta que la defensa del supuesto autor, J.A.M., investigado como presunto autor de un homicidio, atacará al Hospital Santa Lucía y lo culpará de casi todas las heridas de mi hermana.

J.A.M., el anestesista…¿Algún dirigente del centro Virgen de la Caridad?

El anestesista tiene una responsabilidad tremenda en el quirófano, más allá de decirle al cirujano que acabe ya con la operación. Debe tratar de pararla por todos los medios, y más con episodios de hipotensión, con el color hemático de lo que estaba extrayendo. No vale que le diga que pare solamente, él debe y debió ir mucho más allá, pues la vida, las constantes, los parámetros, la tensión… depende de él, y creemos que una hora antes de que acabase la operación (esto es, a las 13:30 horas) algo sucedió en ese quirófano. El anestesista deberá decir qué pasó y qué medidas empleó desde que avisó al cirujano una hora antes que parase la operación. Pero repito, quien le ocasionó las lesiones que llevó a mi hermana a la muerte no fue él, sino supuestamente el cirujano.

Creemos que el Director de Virgen de la Caridad recibió, seguramente, llamadas de teléfono aquel día, e imagino que él daría órdenes sobre qué hacer al respecto en la toma de decisiones con Sara aquel 2 de Diciembre. Es el director y fue un caso excepcional de gravedad.

Por otro lado, No me entra en la cabeza que Virgen de la caridad y el cirujano firmen un contrato de trabajo un par de semanas antes de la operación de Sara, y éste (cirujano) presenta un seguro de responsabilidad civil cuatro días antes de firmar ese contrato. ¿Acaso Virgen de la Caridad no llega a plantearse que puede no tener experiencia previa si el seguro es recién sacado, y solo tiene pocos días?

En función de las declaraciones de los testigos, se sabrá qué pasó realmente en esas horas de operación y en las horas del pos- operatorio, y en función de eso, se podrá ir en contra de más personas si procede o no, ya sea por intrusismo, falso testimonio u omisión del deber sanitario si procediera. Estaremos investigando hasta el más mínimo detalle de cada declaración, por supuesto, que no lo quepa duda a nadie. Va a salir todo a la luz.

A raíz del artículo publicado en cuartaedicion.com se ha vuelto a armar mucho revuelo con el caso Sara. ¿Es tal vez de los artículos más acertados? Cuál es la realidad de lo que sucedió? ¿Qué pasó en quirófano? El anestesista, al parecer, ha cambiado de versión…

Sí, el artículo fue muy bueno. Dijo cosas y dio detalles que no salieron en ningún sitio, pero me sorprendió leer que fue una persona ajena, en este caso, deduzco según lo que leí, que la directora de Clínica Galena tenía especial interés en que se llevara a cabo la operación, y su decisión se impuso a pesar de haber rechazo. La realidad también es que Clínica Galena, por redes sociales y sin presupuesto de por medio, el día 24 de Noviembre hace un descuento de 2.800 euros al precio que le dio días antes a Sara que era de 8.500 euros.

Lo que pasó en el quirófano, somos nosotros después de la Justicia los primeros interesados, pero lo que es verdad es que Sara, en esas pocas horas que permaneció despierta en Santa Lucía, nos dijo que iba a morir, que le habían perforado los órganos y que vio muchísima sangre.

7RM nos graban al día siguiente y decimos literalmente esas palabras. Más tarde cuando abren para operar nos damos cuenta que Sara llevaba razón. Ella escuchó allí eso, no me cabe duda, de ahí que estuviese aterrada y que sus últimas palabras fueron para despedirse de su hija.

‘Ley Sara’

Habéis mantenido reuniones con muchos partidos políticos…¿Qué pedís? ¿Hay interés por parte de nuestras autoridades en este caso que ha saltado a todos los medios a nivel nacional?

Nos hemos reunido con todos y cada uno de los partidos con representación parlamentaria y todos nos apoyan en esa “Ley Sara”. La idea es votarla en pleno en la Asamblea, que se apruebe en consenso por unanimidad e ir al Congreso de los Diputados para que se apruebe allí.

Lo que nosotros pedimos es que se regule ese “vacío o laguna legal” que permite que un licenciado en medicina pueda operar prácticamente de todo, con el peligro que conlleva en un mercado tan creciente y demandado como el de la estética. No es normal que un cirujano que opera varices, sin la especialidad de cirugía plástica, reparadora y estética realice una operación invasiva como la que le hizo a mi hermana, sin que sea necesario presentar titulación ni experiencia alguna previa, sino simplemente por el hecho de ser cirujano. Es una especie de “intrusismo” que puede costar vidas como la de mi hermana. Esa especialidad debe tener bien restringidas y delimitadas sus prácticas, pues No todo vale.

¿Sabe que de cada diez que realizan esas operaciones, nueve no tienen la especialidad?

Asimismo pedimos más controles e inspecciones a las clínicas o centros donde se realizan estas operaciones y los contratos de estas, y que se vigile y se vaya en contra de la falsa publicidad en redes sociales, pues en España solo existe la especialidad de cirugía plástica, reparadora y estética y NO eso de médico o cirujano estético, cirujano cosmético u similar que solo traen confusión u engaño y un “efecto llamada”

Es intolerable un máster de estética de 30 días semipresencial u online que abarque un poco de todo, pero sin profundizar en nada y que sirva a modo título, cuando la única cualificación homologada en España es la especialidad de 5 años después del MIR.

Debe haber más información, más claridad, facilidad y transparencia en cuanto al médico, su graduación y los procedimientos que va a realizar, así como más información y apoyo a víctimas de negligencias médica.

Si vas al banco, una cámara te graba. Si vas en taxi, una cámara te graba, incluso un policía es grabado cuando entrega la comida o la cena a un detenido en el calabozo, pero en un quirófano no hay cámaras. Si hubieran cámaras en un quirófano, igual lo tendríamos todo más claro, y créeme que eso no cuesta tanto.

No pedimos nada del otro mundo, es tan de sentido común, que todo esto se presentó, aprobó y firmó por todos los partidos políticos en el Senado en Octubre de 2020, y no se ha hecho absolutamente nada. Y en ese transcurrir de no hacer nada, mi hermana ha sufrido y ha muerto. Esta sociedad que tanto demanda y consume el mercado de la estética se merece la “Ley Sara” para protegerla de las inexpertas manos de avaros y codiciosos que prometen “cánulas especiales” y que ven la medicina como un negocio y no como una digna profesión.

¿Cuál es la actualidad del caso Sara Gómez? ¿Novedades?

Este mes declaran los dos supuestos investigados como autores del homicidio, y esas declaraciones van a ser muy importantes. De momento estamos en la fase de instrucción, la cual es secreta. No obstante todo sigue su curso y su proceso.

Las próximas declaraciones, entre ellas las personas que estuvieron en el quirófano, los cirujanos del Santa Lucía o los dos investigados, van a arrojar mucha más luz, pues aún es muy pronto para valorar, y el corporativismo en este sector es tremendo, y se impone a la humanidad.

¿Qué impotencia, no? El presunto máximo culpable sigue con su vida. Sale por ahí, vuelve a activar sus redes sociales como si nada…

Ya hemos dicho que no queremos venganza ni va haber odio ni violencia desde nuestra parte, pero opino que es una auténtica vergüenza que no esté inhabilitado de forma cautelar por el Ilustre Colegio de Médicos de Murcia, con lo cual, me preocupa más que él pueda operar hoy mismo de varices, del corazón o, sobre todo, de lipoescultura o liposucción, a que esté de paseo en la playa o de fiesta en Odiseo (de verdad que esto me preocupa bastante poco.

¿Le digo lo que la pasa a un policía si está implicado en un homicidio imprudente con su arma reglamentaria mientras trabaja, o un transportista que comete un accidente y muere una persona?

En algún lado tiene que estar el cirujano, no como mi hermana que está enterrada en el cementerio de Alcantarilla, o nosotros que estamos destrozados, abatidos, tratando de consolarnos y arroparnos mutuamente. Pero creo que el mayor peligro no es su Instagram, su Facebook o su vida social, el mayor peligro es que pise un quirófano, y creo que estoy en mi derecho de opinar esto, y advertir.

Este periódico se ha puesto en contacto con una chica que se iba a operar el mismo día…comentó que a Sara siempre le dieron largas sobre en qué iba a consistir la operación…incluso señala que le mostraron fotos de una mujer que operó el presunto culpable y cómo quedó tras la intervención (para convencer a Sara) y luego resulta que era todo mentira…¿Qué sabe al respecto?

Bueno, creo que Dios le ha dado una nueva oportunidad para vivir, pues ella podía haber sido perfectamente Sara, ya que tenía cita con el mismo cirujano, de la misma operación y el mismo día, así que le pido y deseo que valore lo bonito y rápido de la vida.

Desconozco si enseñó fotos de otra chica o no, si es así estaré encantado de ver o las fotos o hablar con la chica, lo que sí sé es que Sara murió plenamente convencida de que la operaba un gran profesional cualificado, con una gran y dilatada experiencia en ese tipo de intervenciones, pero no porque ella se lo inventó, sino porque él así se lo hizo saber y creer en muchas veces, y la realidad es que no quiso decirle ni el procedimiento de esas cánulas especiales “para que no me lo copien” (en alusión al audio de él a Sara). Eso ni es serio, ni ético, ni profesional, como tampoco lo es que no acompañase aquel día mi hermana cuando entró en la UCI en ese estado fatal, donde tuvieron que llamarlo para que diera la vuela y fuese al Santa Lucía.

Hablando de cánulas…¿Algo nuevo?

¿Qué cánulas? ¿Las “especiales” con las que hasta en dos audios él engatusa a Sara, o las que se han presentado en sede judicial?

Será el forense quien determine el grado de compatibilidad de las cánulas presentadas con las múltiples perforaciones intestinales de 0,5 a 2 cm, pero de Virgen de la Caridad de Cartagena es normal y lógico que yo, como mínimo, sospeche de su transparencia y colaboración con la justicia. Pero es mi humilde opinión.

Manifestación el domingo 27 de marzo a las 12.00 horas en la plaza del Ayuntamiento de Cartagena

Habrá una manifestación en Cartagena en breve, ¿no?

Sí, Cartagena es el epicentro de todo, allí entra el 2 de Diciembre sana y por su pie a las 08:30 horas al Centro médico Virgen de la Caridad llena de vida y de ilusión, de allí sale con heridas mortales en ambulancia con las sirenas puestas pasadas las 18 horas de la tarde con dirección al Santa Lucía, donde tratan de estabilizarla y salvarla la vida. Allí, casi un mes después, muere, (01-01-2022) y es allí, en Cartagena, donde se está juzgando y donde nos hemos reunidos con todos los paridos políticos para pedirles que la “Ley Sara” sea una realidad. ¿Hay un mejor sitio que Cartagena? No. Además, aquí hemos recibido un apoyo y un amor inimaginable, y es por eso que pedimos con la mano en el corazón, con lágrimas en los ojos que nos acompañen el próximo DOMINGO 27 de MARZO a las 12 HORAS en la Plaza del Ayuntamiento de Cartagena.

Allí estaremos familiares, amigos y allegados para pedir justicia por Sara, para pedir al Poder Legislativo esa “Ley Sara”, y leeremos un manifiesto. Nos va a acompañar un autobús desde Alcantarilla.

¿Confía en la Justicia de este país?

Partiendo de la base en que confío plenamente en la Justicia Divina y que España es un país demasiado garantista y con unas leyes muy blandas, mantengo mi absoluta confianza en la Justicia española, por supuesto. Es en lo único en que coincido con el supuesto autor del homicidio, en que ambos confiamos plenamente en la justicia (alusión a su única declaración en las puertas del juzgado de Cartagena).

Mire, si algo es admirable de las leyes, justicia, protocolos de actuación e incluso las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado de este país, es la contundencia y firmeza con la que actuamos (me incluyo por mi profesión) ante la violencia de género, que al menor indicio se arresta, separa al supuesto agresor de la víctima, llevándolo al calabozo y se toman medidas cautelares y preventivas para garantizar la seguridad a las víctimas y así tratar de proteger de nuevos episodios.

Si se pudiera actuar así, es decir, con medidas cautelares, ante el supuesto homicidio de Sara, estaríamos evitando posibles víctimas. Con esto quiero demostrar lo contundente que es la justicia cuando tiene la ley de su mano. Si con un supuesto homicidio tan grave, tan brutal y tan desastroso, que recordemos, sólo dejó el corazón como órgano sin destrozarlo, no se inhabilita cautelarmente, ¿Cuándo se hará? Creo y defiendo la presunción de inocencia, pero mientras yo contesto a esta pregunta, él puede hacer exactamente la misma operación que le hizo a Sara y no pasaría absolutamente nada. Creo que los pacientes merecen más cuidado y protección de parte de la administración.

Poco más hay que añadir. Desde aquí invitamos a cierto dirigentes de Virgen de la Caridad, o de la clínica que Rubén ha mencionado en una de las preguntas, a que expresen su opinión, punto de vista, sobre la muerte de Sara Gómez. ¿Por qué operó este individuo? ¿Por qué lo dejaron operar si no es el protocolo marcado por este establecimiento?

Si quieres puedes invitarnos a un café y así ayudarnos a mantener el periódico aquí:

Últimos artículos

publicidad