jueves, diciembre 1, 2022

El Ayuntamiento pudo parar las obras del CATE, pero miró para otro lado

publicidad

Pordría interesarte...

El suelo en el que se asienta actualmente el centro ‘temporal’ para inmigrantes tiene la calificación de Servicios Públicos de Protección y Defensa y es necesaria la obtención de una licencia que competencia de Urbanismo. Dicha licencia jamás se ha tramitado

Mucha palabra, poca acción. El Ayuntamiento de Cartagena pudo parar las obras del CATE, pero, sinceramente, no le dio la real gana.

¿Por qué? Buena pregunta, ya que, de cara al público, el Ayuntamiento y nuestra alcaldesa, Noelia Arroyo, siempre han vendido que estaban en contra del dichoso CATE, pero, a la hora de la verdad y cuando han podido dar al traste con las obras del centro de atención para inmigrantes, pues han mirado para otro lado.

Gonzalo Abad, concejal de Vox, aunque le pese a Antelo y compañía, presentó una moción el 9 de septiembre de 2021. Dicha moción dejaba bien claro que «los suelos en los que se asienta el CATE actualmente tienen la calificación de Servicios públicos de Protección y Defensa en el PGOU», afirmó Abad, añadiendo que «por ser suelo protegido, es necesaria la obtención de una licencia que otorgaría el Consejero con competencias en Urbanismo».

Pues no se ha solicitado ni tramitado la correspondiente licencia. Las obras, declaradas de emergencia, no han sido declaradas de interés general.

Que quede bien claro que Gonzalo Abad no se está inventando nada en lo absoluto.

Esta suspensión se basaría en la falta de licencia a la que hace referencia los artículos 94 o 95 de la LOTURM:

Artículo 94, Régimen excepcional de edificación y usos en suelo no urbanizable de protección específica.

En el apartado 2 queda reflejado que «podrán autorizarse excepcionalmente por la Administración regional los usos, instalaciones y edificaciones que se consideren de interés público, así como los usos e instalaciones provisionales, previo informe de dirección general competente en materia de urbanismo, con las condiciones y requisitos establecidos en esta ley».

Artículo 95, Régimen de edificación y usos en suelo no urbanizable protegido por el planeamiento o inadecuado para el desarrollo urbano.

En el apartado 2 deja bien claro que «podrán autorizarse, de forma excepcional, …justificando su ubicación y las razones de su excepcionalidad y su interés público…».

También en el artículo 101, Régimen transitorio de edificación y uso en suelo urbanizable sin sectorizar.

El Ayuntamiento está obligado a suspender las obras que carecen de licencia:

Artículo 275, Actuaciones sin título habilitante o incumpliendo sus determinaciones…«cuando los actos de edificación o uso del suelo o subsuelo se encontrara en fase de ejecución y se efectuasen sin licencia…se dispondrá la suspensión inmediata de dichos actos».

Y hay más artículos, pero no queremos hacerlo más extenso, ya que hay mucho que hablar. La triste realidad es que el Ayuntamiento pudo parar las obrar, PUEDE PARAR las obras, pero no le da la real gana.

«La Disposición Adicional Décima de la vigente Ley del Suelo y Rehabilitación Urbana, de ámbito nacional, establece en su apartado 2 la potestad por parte del Ayuntamiento de acordar la suspensión de la sobras promovidas por la Administración General del Estado que sean declaradas de urgencia o excepcional interés y estén sometidas a intervención municipal previa», terminó de decir el concejal Abad.

Como se puede apreciar, el Ayuntamiento pudo parar las obras con lo expuesto en la moción de Gonzalo Abad allá por septiembre de 2021, pero rechazó la moción. ¿Por qué?

«La rechazaron y no me dieron casi explicaciones. Decían que sí, que se podía construir, pero a la vista está que no. Es más, Arroyo reconoció que no había licencia. No entiendo por qué no se paralizó todo en su momento».

Todavía pueden parar las obras «pero ahora es más difícil, ya que está todo construido y se ha desembolsado un dinero para las obras. Ahora sí que es difícil, pero todavía se puede».

Presupuesto del CATE, casi cuatro millones de euros

El CATE, supuestamente, ha costado casi cuatro millones de euros. Exactamente 3,8 millones. Mucho dinero. Tal vez demasiado.

«He estado investigando y estas obras que tenemos aquí delante no valen cuatro millones de euros. Se han inflado los presupuestos. Como mucho, ésto ha costado un millón de euros», afirmó el concejal.

Queridos lectores, estamos hablando de una diferencia de tres millones de euros aproximadamente. ¿Dónde ha ido a parar ese dinero si realmente se ha inflado el presupuesto?

Lógicamente, esta información no podemos afirmarla para nada. Son opiniones. Suposiciones. Entendidos en la materia hablan de un presupuesto demasiado alto. Desorbitado. Estamos hablando de una diferencia de tres millones…

No vamos a meternos en terreno pantanoso porque, repetimos, son suposiciones. «El presupuesto que se afirmó para las obras del CATE fue de 3,8 millones de euros y yo he estado investigando y estas obras valen un millón como mucho. ¿Los otros tres? Ni idea. Pero ya sabemos cómo funcionan hoy en día las cosas. El problema es que es muy complicado obtener las pruebas», apuntó.

Recordar que dichas obras se adjudican a dedo. A dedo…

Llega uno y dice…lo vas hacer tú…nada de concurso…todo a elección de los interesados…y ya está, a llenarse los bolsillos para luego distribuir al libre albedrío, ya sean campañas políticas y un largo etcétera.

Repetimos, hasta la saciedad, todo son suposiciones. No podemos afirmar nada. Lo único que apuntamos a que, supuestamente, el precio se ha inflado.

Ubicación definitiva

Mucho se habla también de la ubicación definitiva del CATE. Pues bien, éste, que de temporal tiene poco, se va a quedar ahí, en El Espalmador, para siempre. No se va a mover de dicho suelo.

«Aunque el Ayuntamiento hable de otros sitios, aquí no hay má sitios. No van a mover nada. Se habló de otro emplazamiento, justo al lado de donde está actualmente, en el Muelle del Carbón. Eso se dijo en las reuniones. Pero hubo otra reunión secreta entre Interior y Defensa y se apuntó al sitio donde está actualmente», afirmó Abad.

Una reunión secreta a espaldas de las autoridades de Cartagena…No es nada nuevo la verdad. ¿Se acuerdan de cuando iban a imponernos un CETI en el Hospital Naval?

Todo fue a espaldas de nuestro Ayuntamiento y, para más inri, el diario La Tribuna de Cartagena fue señalado de mentiroso cuando publicó la información. Que todo era un bulo…

Más tarde se comprobó que de bulo nada y nuestras autoridades municipales quedaron en evidencia.

En definitiva, Cartagena tendrá su CATE, que de temporal tendrá muy poco. Viene para quedarse para siempre. Ha costado una millonada, tal vez demasiados millones. Y han operado a espaldas de nuestro Ayuntamiento, que ha pecado de ‘buenismo’ y ha mirado para otro lado cuando realmente pudo paralizar las obras con la ley en la mano. Todavía puede…

Gonzalo Abad, en contra de que el Mar Menor tenga personalidad jurídica

Gonzalo Abad, aprovechando el paseo que nos llevó hasta las instalaciones del millonario CATE, también comentó su punto de vista sobre que el Mar Menor tenga personalidad jurídica.

«Estoy en contra. Estoy a favor del vertido cero o que se rebaje el nivel del acuífero, pero lo que se va a hacer…para nada. ¿Quién se va a encargar de la personalidad jurídica del Mar Menor? Quién lo va a elegir? ¿Quién es el responsable ahora de decir…tú te encargas? Es todo política y se va a dañar más la imagen del Mar Menor. Hay mejores maneras. Lo que han hecho va a enfrentar todavía más a la gente, ya que ahora cualquiera puede denunciar por lo que sea y van a entrar en juego muchas estrategias políticas», señaló.

Gonzalo Abad comparte opinión con sus ‘colegas’ de Vox y también del Grupo Parlamentario Vox Murcia. Todos coinciden en que con dicha medida no se va a proteger más. Lo único para lo que sirve dotar al Mar Menor de personalidad jurídica es para crear un consejo rector, en el que estarán asociaciones de vecinos y ecologistas radicales. Y se hará lo que ellos quieran.

También coinciden en que el PP, mostrando su apoyo a ‘tal disparate’, lo único que hace es mantener una estrategia para no perder votos, ya que ellos estaban en contra de tal decisión.

Abad gana el juicio a Vox

Hace escasos días Gonzalo Abad conoció que la justicia le daba la razón en el caso de su expulsión injustificada e irregular de Vox, al igual que ocurrió con Francisco Carrera y Juan José Liarte, diputados del Grupo Parlamentario Vox en la Asamblea de Murcia.

Gonzalo siempre fue de Vox y pretende seguir ligado al partido. «Todavía no hay sentencia firme. Supongo que recurrirán. Tampoco se han puesto en contacto conmigo, pero mi idea es ofrecer una tregua y seguir trabajando juntos, ya que es el partido afín a mis ideales», afirmó.

«La pelota está en su tejado ahora. Pero lo que es una realidad y una pena es que Vox, mostrando las luchas internas que tiene y que va perdiendo en juicios, está desperdiciando muchos votos en Cartagena», terminó de decir.

Si quieres puedes invitarnos a un café y así ayudarnos a mantener el periódico aquí:

Últimos artículos

publicidad