miércoles, mayo 18, 2022

Lluvia, pero de flores, para La Piedad

publicidad

Pordría interesarte...

El tiempo tuvo compasión y permitió que el estreno marrajo fuese a lo grande en las calles de la Trimilenaria

Todos miraban al cielo. Regresaba la Semana Santa a Cartagena. Regresaba La Piedad a las calles. El estreno marrajo tras dos años en el dique seco por culpa de la pandemia… y tocaba mirar al cielo. Podía llover a partir de las doce de la noche…pero nada. La Piedad desfiló y Cartagena se volcó con ‘la patrona’.

Miles de cartageneros y procesionistas escoltaron a la Virgen de la Piedad. Flores, aplausos y orgullo en la cara de la gran mayoría de fieles.

El guion, el establecido; el sudario, bien acompañado por el grupo femenino de acompañamiento de Nuestro Padre Jesús Nazareno. También la Agrupación de Granaderos y el Santo Cáliz con su carro bocina para dejar paso al primer tercio de La Piedad (trono insignia) y por último la protagonista bien cuidada por sus promesas.

Lágrimas de emoción en todo el recorrido de la primera procesión marraja marcada por los dos años de espera. Dos años muy largos por culpa de la pandemia. Todo ello hizo que La Piedad llegase, todavía más, a los corazones de los cartageneros y ‘fanáticos’ que acudieron en masa a ver la procesión de la Trimilenaria con La Piedad como gran protagonista. El momento cumbre, la salve cartagenera ya entrada la madrugada en su regreso a casa (antes se repitió la misma escena emotiva en la Caridad, como ya es tradición).

Tras la Salve, los espectadores regresaron a sus casas emocionados. La Piedad pudo desfilar. Nada se lo impidió. Hoy hay que mirar al cielo otra vez. Hay más probabilidades de lluvia. Hoy toca desfile californio; el traslado a Santa María del Santiago, San Juan y San Pedro. Un traslado, al igual que la procesión de mañana, que están en alerta , ya que hay muchas probabilidades de lluvia y los días grandes de los californios están en serio peligro.

Una ‘bendita’ crueldad tras más de 1.200 días sin procesiones y encima por lluvia, cuando aquí puede estar más de 1.200 días sin caer, prácticamente, una gota de agua…

Si quieres puedes invitarnos a un café y así ayudarnos a mantener el periódico aquí:

Últimos artículos

publicidad