jueves, mayo 19, 2022

Una mujer es condenada a 14 años de prisión por encerrar a su madre e intentar quemarla prendiendo fuego a la vivienda

publicidad

Pordría interesarte...

Considerada como autora de un delito de intento de asesinato con la agravante de parentesco

Esta noticia tampoco tendrán mucho eco en los diversos medios nacionales porque la culpable de un intento de asesinato es una mujer. Pero aquí está cuartaedicion.com para informar de ello.

Una mujer ha sido condenada a 14 años de prisión como autora de un delito de intento de asesinato con la agravante de parentesco, en concurso ideal con un delito de incendio.

Así lo ha confirmado la Sala II del Tribunal Supremo, que ve claros indicios de un intento de asesinato, prendiendo fuego a la casa de la víctima en Las Palmas de Gran Canaria allá por enero de 2020.

Además, tendrá prohibido acercarse a su madre por un período no menor a 20 años y tendrá que indemnizarla con 12.024 euros por daños a la vivienda y 10.000 por daños morales y psíquicos .

Los hechos, probados, ponen los pelos de punta. El 8 de enero de 2020, cerca de las nueve y media de la mañana, la culpable acude a casa de su madre a tomar un café. Mientras toman la bebida, ésta dice a su progenitora que le de un poco de alcohol para tratar una herida. En el momento que la víctima acude a la habitación para coger el alcohol, la hija va por detrás y le da un fuerte golpe en la nuca al tiempo que le dice que la va a encerrar en casa y la va a quemar. «Te voy a encerrar y voy a pegar fuego a la casa para que arda contigo dentro».

Por cierto, la víctima, en el momento de los hechos, tenía 78 años.

Poco después de golpear a la pobre anciana, esta mujer, su hija, cerró la habitación por dentro, dejando a su madre sin posibilidad de escapar. Instantes después, prendió fuego a un sofá por dos lados diferentes con un mechero y abandonó la vivienda cerrando con llave al salir.

Por suerte, los gritos de la mujer fueron escuchados por varios vecinos que acudieron en su auxilio y consiguieron rescatarla por una ventana al tiempo que redujeron el incendio con extintores.

Ese incendio, que se pudo propagar al resto de viviendas del edificio, quedó aparcado en un cajón para el Supremo, al considerar que como el incendio se produjo sólo en un sofá, el fuego se propagó lentamente, dando tiempo a su extinción. Ello ha evitado que la condena fuese mayor.

Si quieres puedes invitarnos a un café y así ayudarnos a mantener el periódico aquí:

Últimos artículos

publicidad