domingo, junio 26, 2022

Cartagena, un polvorín los fines de semana por falta de policías locales en la ciudad

publicidad

Pordría interesarte...

Largas jornadas con escasos policías dejando la Trimilenaria desprotegida en muchas ocasiones

Así lo han denunciado los sindicatos policiales tras diversos incidentes ocurridos este fin de semana. Muchos de ellos no han podido ser atendidos por la falta de policías locales.

Los sindicatos denuncian que Cartagena está desprotegida los fines de semana por falta de personal. Los que trabajan tienen que llevar a cabo un esfuerzo extra para atajar los problemas que surgen los fines de semana por fiestas descontroladas y todo lo que ello conlleva.

Sin ir más lejos, el pasado fin de semana se tuvo que atender un coma etílico de un menor, varios accidentes (uno con atrapados en el interior del vehículo), peleas, arrestos y demás. Alguna que otra llamada de urgencia tuvo que quedar sin atender y eso es muy grave.

Los sindicatos policiales advierten que Cartagena está desprotegida los fines de semana especialmente debido al escaso personal con el que se puede contar. La mayoría de puestos de la Guardia Civil están cerrados y las patrullas de la Local son escasas. Cuando hay numerosos eventos, que suelen ocurrir en épocas estivales, las patrullas para poder ‘controlar’ la Trimilenaria son escasas y es un verdadero peligro, ya que hay altercados, accidentes y demás a lo que no pueden acudir.

Por poner un ejemplo, el pasado fin de semana se celebró el campeonato de triatlón. Varias patrullas fueron a controlar el evento. En un momento dado, se perdieron cerca de veinte niños por la falta de autoridad que controlase el evento. Estuvieron perdidos un buen rato y el susto fue tremendo.

También el domingo hubo un caso de violencia de género en el Algar que no pudo ser atendido por la falta de personal. En La Manga…no había policías…PREOCUPANTE.

Este lamentable suceso ya ha sido denunciado por este diario en varias ocasiones. Falta personal y nuestras autoridades no hacen nada efectivo para atajar el problema de raíz. Hasta que no pase una auténtica desgracia no se pondrá el grito en el cielo y en ese momento es cuando se buscarán culpables o se señalarán a aquellos que poco han podido hacer por la falta de efectivos.

Si quieres puedes invitarnos a un café y así ayudarnos a mantener el periódico aquí:

Últimos artículos

publicidad