viernes, octubre 7, 2022

Arroyo pide un fondo de compensación para suplir la merma del 32% de ingresos en plusvalías

publicidad

Pordría interesarte...

«Es necesario que el Estado compense a los ayuntamientos»

La alcaldesa de Cartagena, Noelia Arroyo, ha advertido de la importante merma de ingresos que va a sufrir el Ayuntamiento de Cartagena a raíz de la sentencia del Tribunal Constitucional relativa al impuesto de plusvalía y la nueva normativa que se aprobó por parte del Gobierno de la nación, que supondrá dejar de ingresar 3 millones de euros este año, por lo que ha reiterado la necesidad de que se apruebe un fondo de compensación.

En la reunión de la Junta de Gobierno de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), Arroyo ha calificado como “difícil” situación económica de los ayuntamientos con una merma en la recaudación, el incremento de los suministros, la ausencia del fondo del transporte para este año y del fondo para hacer frente a los gastos sociales del COVID. Como consecuencia de la sentencia del TC y la nueva normativa, el Ayuntamiento de Cartagena tendrá una merma del 32 por ciento del impuesto de plusvalías, 2 millones de euros menos de ingresos y 1 millón de euros más por la devolución del impuesto, tras presentarse 287 recursos que han sido admitidos en un 99% de los casos”.

El Tribunal Constitucional (TC) declaró el pasado mes de octubre nula la fórmula para calcular el impuesto de la plusvalía, por el que los ayuntamientos cobraban un porcentaje del incremento del valor de los inmuebles en caso de ventas, herencias y donaciones.

Para la alcaldesa, “es necesario que el Estado compense a los ayuntamientos por este concepto”, y sostiene que “no habríamos llegado a este grave problema si el Gobierno hubiera realizado las modificaciones que solo ha planteado después de la sentencia y que ahora nos deja en un callejón sin salida”.

“A pesar de esta situación, el Gobierno municipal ha cumplido con su compromiso de eliminar en la práctica la plusvalía mortis causa entre padres e hijos”, ha afirmado la alcaldesa.

Arroyo ha vuelto a solicitar que el Gobierno habilite para este año un nuevo fondo de compensación del transporte Covid ante el déficit de pasajeros, que en el caso de Cartagena “aún no ha recuperado las cifras pre pandemia, lo que supondrá este año más de 600.000 euros de pérdidas en la prestación del servicio que deberá cubrir el Ayuntamiento”.

Asimismo ha recordado la necesidad de disponer de fondos COVID, ya que el Ayuntamiento ha destinado 8,5 millones de euros a gasto social y a ayudas directas o exención de tasas para los sectores económicos más perjudicados por la pandemia.

Urbanismo autoriza obras en Repsol por más de tres millones de euros

La Concejalía de Urbanismo, que dirige la vicealcaldesa Ana Belén Castejón, ha autorizado la instalación de nuevas unidades en Repsol, dentro del proyecto C-46, por un importe de 3.465.940 euros.

“El Valle de Escombreras es un polo energético mundial, que sigue creciendo y mejorando, con instalaciones renovadas y con una firme apuesta por la sostenibilidad. Claro ejemplo de ello es la planta que está construyendo Repsol, y que es la primera planta de biocombustibles avanzados de España. Desde la concejalía de Urbanismo redoblamos el compromiso con el sector industrial de Cartagena, agilizando en la medida de lo posible toda la tramitación administrativa para que no sólo se puedan llevar a cabo las nuevas instalaciones industriales, sino para que puedan generar puestos de trabajo de calidad”, ha destacado la vicealcaldesa, Ana Belén Castejón.

En concreto, Urbanismo ha dado el visto bueno a la declaración responsable presentada por la empresa para la instalación de un nuevo compresor de fuel gas para la alimentación de una unidad ya existente y de otra nueva, que contribuirá a mejorar la eficiencia energética de la planta de Escombreras, reduciendo la producción neta de vapor de alta presión sin aumentar la producción de hidrógeno.

De esta forma, Repsol consumirá los excesos de producción de fuel gas en el complejo del Valle de Escombreras.

Repsol inició el pasado 7 de marzo la construcción de la primera planta de biocombustibles avanzados de España, en la que está invirtiendo 200 millones de euros.

Esta planta tendrá capacidad para producir 250.000 toneladas al año de biocombustibles avanzados como biodiésel, biojet, bionafta y biopropano, para su uso en aviones, barcos, camiones o coches, y que permitirán reducir 900.000 toneladas de CO2 al año.

Las nuevas instalaciones, que entrarán en funcionamiento en el primer semestre de 2023, forman parte del proceso de transformación que Repsol ha puesto en marcha en sus complejos industriales para descarbonizar sus procesos y fabricar productos con baja, nula o incluso negativa huella de carbono.

Si quieres puedes invitarnos a un café y así ayudarnos a mantener el periódico aquí:

Últimos artículos

publicidad