martes, diciembre 6, 2022

Saltan las alarmas en los centros de salud de la CARM: Faltan sustitutos de cara al verano, doble carga de trabajo y pacientes sin atender

publicidad

Pordría interesarte...

Abandono presupuestario y retrasos en Atención Primaria

Hasta 77 coordinadores de centros de salud de la CARM se reunieron ayer para exponer la situación límite y buscar soluciones a la Atención Primaria en la Región de Murcia.

Precariedad y abandono presupuestario que conlleva que los profesionales no puedan atender a sus pacientes de la mejor manera. «El grave déficit de profesionales no sustituidos y las sobrecargas derivadas de la pandemia han llevado a nuestro nivel asistencial a una situación límite», destacan los coordinadores.

Los coordinadores ya han mantenido varias reuniones con los máximos responsables del SMS y esperan acercar posturas y buscar soluciones de inmediato.

Por desgracia, parece que las condiciones para este veranos van a ser más que precarias, especialmente en Medicina de Familia. Y es que la gran mayoría de centros de salud no van a disponer de sustitutos para cubrir las vacaciones de hasta veinte médicos de familia.

Esta alarma desatada de que no hay suficientes profesionales para sustituir a los médicos, ‘obliga’ que los trabajadores tengan que hacer el doble de consultas todo el verano, lo que conlleva a que no se pueda atender al doble de pacientes.

Ojo, porque a esta vergonzosa situación hay que sumarle las posibles bajas por enfermedad que puedan tener los médicos. En muchas ocasiones se ha dado la circunstancia de que varios ‘profesionales de un mismo centro han estado de baja por el dichoso Covid… y estamos en plena nueva ola, supuestamente.

A pesar de ello, los coordinadores afirman que «ningún paciente se quedará sin atención, sobre todo ante urgencia de salud». Lógicamente, habrá demora en muchos casos y el malestar será generalizado. Sinceramente, es lamentable que se de dicha situación con el tiempo que llevamos ya aguantando la dichosa pandemia.

Juegan con los profesionales, contratos basura y demás, y, claro está, muchos de ellos no están dispuestos a trabajar en verano para ser ‘usados’ una vez más.

El problema, el de siempre, el déficit presupuestario. ¿Quién paga el pato? El de siempre, el ciudadano de a pie.

Si quieres puedes invitarnos a un café y así ayudarnos a mantener el periódico aquí:

Últimos artículos

publicidad