viernes, diciembre 9, 2022

Ana Patricia Botín, la banquera que más cobra del mundo

publicidad

Pordría interesarte...

Pese a la exigua renta por cápita de los españoles respecto a los países más avanzados, la banquera española es la que más cobra del mundo

España aparece en el puesto 33 de la lista del Banco Mundial de 2020 con un PIB per capita de 27.056$ y en el puesto 30 de la lista del Fondo Monetario Internacional de octubre de 2021 con un PIB per capita de 33.171$. Por otro lado, España aparece en el puesto 17 entre los países europeos con un poder adquisitivo de 14.709€ por debajo de la media europea que supera los 15.000€.

A pesar de esas cifras, Ana Patricia Botín es la banquera que más gana del mundo. Se preguntarán cómo es posible que siendo España el país 14 en PIB o el 30 en la renta per cápita, que la presidenta del Banco Santander sea la banquera que más cobra del mundo, y pensarán que seguro que los banqueros americanos o de las economías más avanzadas ganan más.

Pues no, la Sra. Botín supera a presidentes y consejeros delegados de bancos americanos como JP Morgan CHASE, Bank of America, Wells Fargo o Citigroup, los más grandes de Europa el británico HSBC y el francés BNP Paribas, u otros internacionales de Japón o Canadá, cuyos activos, tamaño, capitalización bursatil y beneficios anuales, en algunos casos, septuplica, sextuplica o quintuplica al del Santander. Se lo explicamos.

El Banco Santander declaró el año 2021 unos beneficios de 8.124 millones de euros equivalentes a unos 9.198 millones de dólares. Con esos beneficios declarados, Ana Patricia Botín, en 2021 cobró 11,4 millones de euros, equivalentes a casi 13 millones de dólares. Esos casi 13 millones de dólares representan el 0,14% de los beneficios de 9.198 millones de dólares. Es decir, que la presidenta del Santander cobra más de 1,4 millones de dólares por cada 1.000 millones de beneficios que declara el Santander.

Por su parte, el presidente y consejero delegado del banco americano más grande, JP Morgan CHASE, James Dimon, cobra 0,7 millones de dólares por cada 1.000 millones de beneficio que obtiene su banco. Es decir, que el presidente del banco más grande de los Estados Unidos cobra la mitad que Ana Botín por cada 1.000 millones de euros de beneficio de cada una de las entidades. El JP Morgan CHASE declaró en 2021 unos beneficios de 48.334 millones de dólares y James Dimon cobró 34,5 millones de dólares, es decir el 0.07% de dichos beneficios. Proporcionalmente, Ana Patricia Botín cobra el doble que James Dimon, presidente del banco más grande de los Estados Unidos cuyos beneficios quintuplican los del Santander y cuya capitalización bursátil septuplica la del banco cántabro.

Casi un millón y medio por cada mil millones de beneficio del Santander

El segundo banco más grande de los Estados Unidos es el Bank of America con unos beneficios el año 2021 de casi 32.000 millones de dólares, que triplica sobradamente los 9.198 millones del Santander y tiene una capitalización bursátil que quintuplica la del banco español. Pese a ello su presidente y CEO, Brian Thomas Moynihan, cobra 1 millón de dólares por cada 1.000 millones de beneficio que obtiene su banco (32 millones) lo que equivale al 0.10% de los beneficios; mientras que la Sra. Botín cobra el 0.14%, es decir 1,4 millones de dólares por cada 1.000 millones de beneficio del Santander. Estas cifras significan que la presidenta del Santander cobra, proporcionalmente, un 40% más que el presidente y consejero delegado del Bank of America, el segundo banco más grande de los Estados Unidos.

El banco Wells Fargo es el tercer banco más grande de los Estados Unidos con unos beneficios en el año 2021 de 21.548 millones de dólares, lo que equivale a más del doble de los beneficios del Santander, y una capitalización bursátil que casi triplica la del banco cántabro. Pese a ello, su presidente, Charles W Scharf, cobra el 0.11% sobre los beneficios del banco frente al 0.14% que cobra Ana Patricia Botín, es decir que la presidenta del Santander cobra un 30% más, proporcionalmente, que el presidente del tercer banco más grande de los Estados Unidos que duplica en beneficios al Santander y lo triplica en capitalización bursátil.

El cuarto grupo financiero más grande de EEUU es CITIGROUP, cuya consejera delegada es Jane Nind Fraser. CITIBANK obtuvo en 2021 unos beneficios de casi 22.000 millones de dólares. La Sra. Fraser cobra el 0.10% del beneficio de su banco, equivalente a 1 millón de dólares por cada 1.000 millones de beneficio, es decir un total de 22,5 millones. Proporcionalmente, Ana Patricia Botín cobra casi un 40% más que la banquera americana CEO del cuarto mayor conglomerado financiero de los Estados Unidos, CITIGROUP.

En cuanto a los bancos europeos más grandes destacan el británico HSBC y el francés BNP Paribas. Veamos cuánto cobran sus máximos administradores.

El HSBC en 2021 alcanzó unos beneficios de 14.700 millones de dólares y una capitalización bursátil dos veces y media superior a la del Santander. Aun así su consejero delegado, Noel Paul Quinn, cobró 12,1 millones de euros, lo que equivale al 0.8% de los beneficios, es decir que cobra 800.000 euros por cada 1.000 millones de beneficios del HSBC, mientras que, recordemos una vez más, la Sra. Botín cobró 1,4 millones de dólares por cada 1.000 millones de beneficio del Santander. Por tanto, Ana Patricia Botín cobra, proporcionalmente, un 60% más que el CEO del HSBC.

Si examinamos las cuentas del banco más grande de la zona euro, el francés BNP Paribas comprobamos que en 2021 llegó hasta los 10.743 millones de dólares de beneficio y tiene una capitalización bursátil 10.000 millones superior a la del Santander. Pese a todo, su consejero delegado, Jean Laurent Bonnafe, cobró en 2021 4,6 millones de dólares, que equivale al 0.04% de los beneficios. Así pues, el CEO de la BNP cobra 400.000 dólares por cada 1.000 millones que obtiene su banco de beneficio, mientras que Ana Botín cobra 1,4 millones de dólares por cada 1.000 millones de beneficios del Santander. Luego, la presidenta del Santander cobra más del triple que el CEO de la BNP el banco más grande de la zona euro y pese a que obtiene unos beneficios superiores a los del Santander y tiene una capitalización bursátil superior.

Lo mismo podríamos decir haciendo la comparativa con otros muchos bancos como los mayores de Japón o Canadá, Mitsubishi y Royal Bank of Canada, de países con economías mucho más grandes y poderosas que la española y cuyos presidentes, David McKay y Kanetsugu Mike, cobran menos que Ana Patricia Botín.

Cobrando más siendo inferior a otros países

Concluyan ustedes mismos. ¿Es normal que en España, con una renta per capita y poder adquisitivo inferior al de los países más avanzados como los Estados Unidos, el Reino Unido, Francia, Japón o Canadá, sus directivos de banca, cobren más que los de los países más desarrollados económicamente, cuando el Santander sería el 29 banco del mundo y obtiene beneficios inferiores y tiene capitalización inferior? ¿Es esto otra muestra más de la desvergüenza de la banca española, que ya se puso de manifiesto en 2002 con las desproporcionadas indemnizaciones de Amusátegui y Corcóstegui que todavía le cuestan más de 7 millones de euros anuales a los accionistas del Santander?

Resulta evidente que el control por los accionistas minoritarios de estos sueldos abusivos es inexistente y se maneja todo desde la manipulación de la junta de accionistas del Santander, con una política retributiva que dista mucho de ser comprensible y transparente como exigen sus propios estatutos. El escándalo sería mayor si se tuviesen en cuenta los ingresos que obtendría la Sra. Botín con los negocios paralelos a la sombra del banco y si consideramos que Ana Patricia Botín fue nombrada presidenta del Santander por ser hija del expresidente, Emilio Botín, que la hizo ingresar en el consejo de administración del Banco Santander en 1989 con 28 años y una licenciatura en “Arts & Science”. ¿Ustedes qué opinan?

Si quieres puedes invitarnos a un café y así ayudarnos a mantener el periódico aquí:

Últimos artículos

publicidad