martes, noviembre 29, 2022

La agonizante situación del Mar Menor, culpa de las aguas residuales

publicidad

Pordría interesarte...

La agricultura no tiene nada que ver, según un estudio del grupo de Agroingenieros del Mar Menor

Una de las teorías que se ha inculcado día sí día también es que los nitratos empleados en la agricultura son los responsables de la muerte lenta y dolorosa que está sufriendo el Mar Menor.

Pero ahora resulta que un estudio de un grupo de expertos aglutinados en el colectivo Agroingenieros por el Mar Menor puede tirar por tierra dicha teoría.

Este miércoles presentan un informe, con datos, que la polución de la albufera situada en la CARM es debido a las aguas residuales.

El informe, al que ha tenido acceso en primicia The Objective, comienza destacando que entre el 50% y el 80% de las aguas residuales generadas a nivel mundial se descargan en cuerpos de agua, lo que hace que suelan ser el primer foco de contaminación.

«Sucede así en todas las lagunas costeras menos en el Mar Menor de la Región de Murcia, qué casualidad…», apuntó el ingeniero agrónomo Pedro Fernández a The Objective.

Dicho informe deja claro el alto nivel de aguas residuales en el Mar Menor. Y el mal saneamiento de la red es el culpable de los vertidos continuos de aguas residuales.

¿Consecuencias?

Peces asfixiándose porque no queda oxígeno, símbolo de colapso ecológico del Mar Menor, mayor laguna salada de toda Europa. Los culpables, el mal saneamiento de la red y de las depuradoras.

¿Solución?

«Hay que utilizar otros modelos y definir el grado de afección de las aguas residuales en la laguna a través de sus tres vías de entrada: dimensionamiento de las depuradores ribereñas, mal estado de la red de saneamiento y urbanizaciones y núcleos urbanos no conectados que vierten en pozos ciegos», como bien se ha apuntado en The Objective.

En el informe se demuestra la alta presencia de amonio, materia orgánica y fósforo. Ninguna procede de la agricultura, más bien de las aguas residuales. Y es que cuando se producen lluvias, las depuradoras tiran agua sin tratar al Mar Menor, caldo de cultivo para el fitoplancton. En, definitiva, «estamos tratando a un enfermo de cáncer con una dieta para el colesterol», apunta Fernández.

Ojo, porque con este informe no quieren dejar a la agricultura ahora como las hermanitas de la caridad, pero quieren recalcar cuál es el principal problema del Mar Menor y buscar así una solución.

Si quieres puedes invitarnos a un café y así ayudarnos a mantener el periódico aquí:

Últimos artículos

publicidad