jueves, agosto 11, 2022

Más de dos mil regantes muestran su indignación sobre la imposición del Gobierno de medidas cautelares para sus explotaciones agrícolas

publicidad

Pordría interesarte...

La Comunidad de Regantes del Campo de Cartagena mostró su total desacuerdo a las medidas impuestas por el Gobierno central a través de la Confederación Hidrográfica del Segura

Más de dos mil regantes se reunieron ayer en los jardines del centro de reuniones Aquario, Torre Pacheco (Murcia) para debatir sobre la imposición del Gobierno central de medidas cautelares para sus explotaciones agrícolas con las que no están, para nada conformes.

La Comunidad de Regantes del Campo de Cartagena, encargada de convocar la reunión, mostró su total desacuerdo a las medidas impuestas desde Madrid a través de la Confederación Hidrográfica del Segura.

Los regantes, en un estado de bastante crispación, mostraron su total repulsa a dichas medidas, interviniendo para dejar constancia de que se sienten «asfixiados y condicionados desde Madrid».

También mostraron su preocupación por el crecimiento desorbitado de instalaciones de paneles solares procedentes de inversores de fondos de inversiones americanos en tierras agrícolas anteriormente dedicadas al cultivo. Pero de ese tema ya hablaremos otro día.

Al mismo tiempo, destacaron que desde el Gobierno están poniendo muy difícil las condiciones de trabajo, a la vez que están comprometiendo la solvencia económica de sus explotaciones.

La Comunidad de Regantes informó que se le están negando cupos de agua a los que tiene derecho. Un total de veinte hectómetros cúbicos que han sido negados hasta en cuatro ocasiones. Cupos de agua necesarios para el riego. Todo ello, bajo amenazas de cortes de suministro de aguas para los regantes desde la Confederación Hidrográfica por órdenes del Gobierno central de Madrid.

Las medidas cautelares que imponen, que ya han sido modificadas dos veces desde el 6 de junio, dan un plazo de tiempo hasta el 1 de agosto. Plazo insuficiente para que los miles de regantes que hay en el Campo de Cartagena puedan ejecutar dichas medidas, ya que tienen que contratar técnicos especializados para ello y éstos están desbordados.

Además, ahora vienen las vacaciones de verano y no hay tiempo material para preparar los informes y que estén listos antes del 6 de agosto, como exige la Confederación.

La Comunidad de Regantes ha pedido una prórroga a la que se han unido los propios regantes, ya que no hay tiempo material para hacerlo.

Para más inri, el Gobierno central está exigiendo cosas muy costosas, que escapan, ojo, a la competencia de la Confederación Hidrográfica del Segura. Y es que son temas agrícolas y, como su propio nombre indica, la Confederación Hidrográfica del Segura lleva temas hidrológicos y no temas agrícolas. No tiene que controlar, por ejemplo, la cantidad de nitrógeno que usan los agricultores, ni el abonado…ni un largo etcétera porque simplemente se escapa de su conocimiento.

En definitiva, crispación máxima de los más de dos mil regantes que acudieron a la reunión, otra vez, por las medidas impuestas desde el Gobierno central.

Si quieres puedes invitarnos a un café y así ayudarnos a mantener el periódico aquí:

Últimos artículos

publicidad