sábado, septiembre 24, 2022

«Asustados»

publicidad

Pordría interesarte...

Artículo de opinión de Carlos León Roch

La decisión del gobierno central de instalar un CATE (Centro Temporal de Atención a Extranjeros) en la proximidad de la Algameca Chica ha “asustado “ a los  moradores de sus laderas de esa rambla, irregulares, ilegales, que se han mantenido, sin propiedad ni alquiler del terreno; sin suministros de agua corriente  ni de luz eléctrica desde hace un siglo. Comenzó como unas simples baracas para el trabajo de los pescadores de la zona, actividad que continúa realizándose ahora, con dudosas condiciones de salubridad…  Rodeada de terrenos de titularidad militar, sus accesos por tierra requieren su “vista gorda”…

 El propósito del Gobierno Central al construir el CATE es proporcionar un lugar seguro, protegido y digno para las personas que llegan a nuestras costas ilegalmente…Se les acoge, se les protege, se les atienden, en un plazo máximo de 72 horas.

A los moradores de la Algameca Chica – Shanghai es la denominación popular- están “asustados” ante la inminente llegada de esos migrantes indocumentados a la ladera NORTE del monte  Galeras; pero los criterios humanitarios más elementales nos obligan a acogerlos provisionalmente…

Pero también hay otros “sustos”…

Y es que el CETI, a diferencia del mencionado CATE, está promocionado por el Ministerio del Interior, NO TIERNE PLAZO MÁXIMO DE ACOGIDA, con el riesgo de convertir el Centro que los acoja en un verdadero gueto.

Los que hemos trabajado -Servido- en los hospitales militares de Cartagena vimos la absurda pérdida del centenario Hospital de Marina de la Muralla (feliz y brillantemente recuperado por la UPCT)  y la creación del Hospital Naval (de Defensa posteriormente) que, al cesar su actividad, tuvo varias propuestas ilusionantes, como Residencia medicalizada para las clases pasivas de las FF.AA, u Hospital Universitario para la formación de los médicos de la UCAM , u hospital para la Medicina Privada h Corporativa…

Ninguno de nosotros pensamos entonces, ni pensamos  ahora, en un final degradante. 

En los jardines del Hospital hay una placa que recuerda…

SIEMPRE LA PATRIA Y LA ESPERANZA”

Si quieres puedes invitarnos a un café y así ayudarnos a mantener el periódico aquí:

Últimos artículos

publicidad