domingo, febrero 5, 2023

La sede virtual del Ayuntamiento de Cartagena no funciona una semana por problemas en la firma electrónica

publicidad

Pordría interesarte...

Los vecinos solicitan on line trámites tan comunes como el certificado de empadronamiento y sólo les queda ahora la opción de la gestión presencial

Comunicado de prensa del Partido Cantonal de Cartagena.

Como en los viejos tiempos. La sede virtual del Ayuntamiento de Cartagena lleva inhábil para los principales trámites más de una semana por problemas con la firma electrónica. Los cartageneros siguen los diferentes pasos que obliga la Administración local en su sede on line: datos del interesado, envío de documentos, aceptación de condiciones y, cuando llegan a la penúltima pantalla de la firma digital, la página queda colgada y no avanza más.

De esta forma, cualquier vecino que antes hacía gestiones tan comunes como un certificado o un volante de empadronamiento, sólo les queda ahora la opción del desplazamiento presencial a las dependencias municipales de la calle Ronda Ciudad de La Unión. Servicio personal que también lleva en estos momentos mucho más retraso para la cita previa y una gran concentración de ciudadanos, tanto locales como extranjeros, en la sala de espera y en la puerta exterior del edificio.

“Es curioso como la alcaldesa de Cartagena, Noelia Arroyo, se le llena constantemente la boca de una ciudad volcada en las nuevas tecnologías y ahora hasta la tramitación más sencilla y usual no puede hacerse vía telemática y así durante un montón de tiempo y sin que los informáticos municipales pongan solución alguna«, denuncia el secretario de organización y candidato a la Alcaldía por el Partido Cantonal, Antonio Conesa.

De hecho, una de las alternativas que los funcionarios municipales ofrecen a los usuarios de la vía on line, cuando llaman por teléfono con la queja a la centralita del edificio de San Miguel, consiste en la transferencia de la llamada a la extensión de un informático del Ayuntamiento. La comunicación queda en espera y acaba después
de unos minutos sin contestación. Y así una vez tras otra. Sin remedio por parte de nadie y con la paciencia del afectado hasta el límite de la desesperación.

Si quieres puedes invitarnos a un café y así ayudarnos a mantener el periódico aquí:

Últimos artículos

publicidad